null: nullpx
Rescates

Joven de Fresno sobrevive 30 horas en las montañas de Utah en medio de una cueva de nieve

"Si me dormía, sabía que moriría" dice el estudiante de preparatoria. Por eso programó la alarma de su celular cada 30 minutos para no quedarse dormido, y además puso en práctica otras tácticas de supervivencia que hoy le permiten contar su historia.
10 Ene 2020 – 01:33 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Nicolas Stay-Alcantara, de 17 años, cuenta que debió construir una cueva de nieve bajo un árbol para refugiarse y frotó sus brazos contra el pecho para mantener su sangre circulando y con ello, evitar el congelamiento.

"Metí los brazos dentro de mi chaqueta, metí la cabeza y me aseguré de que no hubiera aire adentro" dijo el muchacho a la cadena CNN. No obstante, lo que no pudo mantener a salvo del frío fueron sus pies, que terminaron con ampollas y heridas producto de las temperaturas congelantes.

Nicolas había decidido hacer senderismo y por eso el pasado jueves 2 de enero tomó un Uber que lo llevó al sector este de Salt Lake City, en el estado de Utah. Se llevó seis sandwiches de mantequilla de maní y mermelada, además de 40 onzas de agua, pensando volver a tiempo para cenar con su ex novia en Park City.

Cargando Video...
La primera medición de nieve del año anticipa que los ríos tendrán mas agua esta primavera


Lo que era una aventura, terminó en una agonía donde pasó 30 horas con nieve hasta la cintura, luchando por sobrevivir. Sabía que si se dormía, moriría. Por eso, programó la alarma de su celular cada 30 minutos para no desfallecer.

Cuando Stay-Alcantara no llegó a la cita que tenía, tanto su madre como su exnovia dieron aviso a las autoridades, pero debían esperar hasta la mañana siguiente para iniciar cualquier tipo de búsqueda.

El joven, en tanto, apenas amaneció salió de su refugio para pedir ayuda. Encontró a unos excursionistas que tenían un teléfono satelital, con el cual pudieron comunicarse con los rescatistas.

Stacy-Alcántara fue sacado del cañón en helicóptero y trasladado al Hospital de la Universidad de Utah, donde recibió tratamiento por la congelación de sus pies. Aunque dijo que todavía está entumecido y con dolor, no se espera que necesite ninguna amputación.

“Soy muy afortunado”, dijo el joven. “Ni siquiera debería estar vivo”.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

TELEVISIÓN DE PRIMERA SIN LÍMITES, GRATIS Y EN ESPAÑOL

Más contenido de tu interés