null: nullpx
Juicios

Un juez en Texas declara no culpable a una mujer que padecía psicosis y asfixió a sus dos hijas pequeñas

Sofya Tsygankova podría pasar el resto de sus días en una institución de salud mental tras el inusual veredicto por la muerte de Nika y Michaela, de 1 y 5 años. Expertos de la defensa y la fiscalía encontraron que la expareja del premiado pianista Vadym Kholodenko entró en un estado psicótico severo en el que creyó que un demonio había poseído el alma de sus hijas.
17 Jul 2018 – 8:14 PM EDT

DALLAS, Texas.- Sofya Tsygankova cayó en un estado tan severo de depresión que empezó a tener alucinaciones y se convenció de que matar a sus hijas y suicidarse era lo mejor para ellas, coincidieron expertos en el juicio que enfrentó la exesposa del afamado pianista Vadym Kholodenko.

Un juez en el condado Tarrant declaró el lunes a Tsygankova no culpable debido a insania mental por la muerte de sus hijas Nika y Michaela, de 1 y 5 años, respectivamente.

Dos expertos de la defensa y uno de la fiscalía concluyeron que cuando le quitó la vida a las pequeñas, asfixiándolas con almohadas, estaba tan enferma mentalmente que pensaba que hacía lo correcto para liberarlas del demonio. Creía que sus almas habían sido robadas por satanás.

“En Texas no puedes simplemente estar enfermo mentalmente y decir 'tengo una enfermedad mental' y quedar libre, tiene que estar sufriendo a tal punto, y pasa muy muy rara vez, que no crees que tu conducta está mal”, explicó a reporteros la abogada defensora Joetta Keene tras conocerse el inusual veredicto.

En un caso que conmocionó al norte de Texas, Tsygankova fue imputada luego de que la encontraran cubierta de sangre, tras apuñalarse, en su casa de Benbrook. Aquel 17 de marzo del 2016, Michaela fue hallada acostada en la cama boca arriba, su piel de color cenizo. A Nika la encontraron en otra habitación sin pulso.

La familia se había mudado al norte de Texas en el 2013 cuando Kholodenko, oriundo de Ucrania, ganó la prestigiosa competencia de piano Van Cliburn, que se realiza en Fort Worth cada cuatro años. Tsygankova, nativa de Rusia, también estudió música y era pianista de profesión, de acuerdo con el Star-Telegram.

Problemas mentales severos

Durante el juicio se conoció que Tsygankova había empezado a sufrir de depresión desde los 18 años, cuando una separación sentimental habría detonado el episodio. Luego, sufrió depresión postparto tras dar a luz a su segunda hija.

En julio del 2015 su esposo se separó de ella porque sostenía una relación sentimental con otra mujer, lo que habría contribuido a deteriorar su salud mental. En ese año reportó tener ataques de pánico, visiones y mareos.


Ya para el 2016 empezó a sentir que estaba poseída y que su esposo la podía controlar mentalmente. También tuvo pensamientos suicidas y en un momento dado descontinuó su tratamiento.

Keen aseguró que Tsygankova siempre quiso ser madre y cuidó con cariño de sus hijas hasta que entró en un profundo estado de inestabilidad mental.

"Es la razón por la que una hermosa madre que amaba a sus hijas hizo algo así", señaló. "Ella creía que sus acciones eran necesarias para salvar a sus hijas y por eso es tan triste que por su enfermedad mental estamos hoy aquí".

Keene señaló que el estado había mostrado compasión hacia alguien que padece una enfermedad. Tsygankova estará el resto de su vida bajo supervisión. Podría salir de la institución mental si los médicos determinan que es lo apropiado, pero es posible que esté recluida hasta su muerte, indicó la abogada.

La mamá y la hermana de Tsygankova estuvieron presentes en la audiencia. La defensa destacó que el estado había mostrado compasión.

Tras el juicio, la fiscal del condado Tarrant, Sharen Wilson, indicó en un comunicado que el sistema de justicia no permite condenar a alguien que legalmente no era competente mentalmente al momento del crimen debido a una enfermedad mental severa.

"En este caso, el veredicto de no culpabilidad debido a un estado de demencia al momento del crimen es correcto de acuerdo con los hechos, esto es lo que la justicia ameritaba", señaló.

Keene afirmó que Tsygankova por momentos sale de su estado psicótico y se da cuenta de lo que ha hecho, pero luego vuelve a empeorar.

“Independientenemnte de lo que hubiese decidido hacer el estado de Texas o no, Sofya tendrá que vivir con sus acciones aunque no haya podido controlarlas en ese momento”, dijo.

Si estás deprimido o tienes pensamientos suicidas busca ayuda. Contacta de inmediato a la National Suicide Prevention Lifeline por el teléfono: 1-800-273-8255.

Con información de Karen Falla, reportera de Noticias 23.

Ve también:


“Yo intenté quitarme la vida”

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés