null: nullpx
Acoso Cibernético

Texas le dio más poder a las escuelas para detener el acoso cibernético, conozca la nueva ley

Entérese de los detalles de una nueva legislación que da más autoridad a las escuelas para intervenir cuando estudiantes usen las redes sociales para acosar dentro y fuera de sus instalaciones.
30 Oct 2017 – 6:25 PM EDT

DALLAS, Texas.- David Molak, el menor de tres hermanos, se quitó la vida luego de que lo atacaran en redes sociales y por mensajes de texto durante meses. Compañeros de escuela estuvieron en el centro del bullying pero éste no se restringió a los límites de la preparatoria Álamo Heights en San Antonio.

De hecho, ya Molak, de 16 años, acudía a otro instituto cuando se suicidó en enero del 2016.


“Actualmente, los bullies no te lanzan en un casillero, no le dicen a sus víctimas que los encontrarán en los basureros de la escuela después de clases, se esconden cobardemente detrás de nombres de usuario y perfiles falsos, a millas de distancia, constantemente recriminando y maltratando a gente buena e inocente”, escribió en un mensaje de Facebook, Cliff Molak, uno de los hermanos de David, tras su muerte.

La familia, a través de la fundación David’s Legacy, impulsó la ley SB179 en la Legislatura texana, que eleva las penas contra los acosadores y le otorga más poder a las escuelas para intervenir en incidentes de acoso dentro y fuera de sus planteles cuando afecte el desempeño del estudiante.

La legislación, que se debe implementar en escuelas públicas y chárter, entró en efecto en septiembre.

Texas ya había incluido el acoso cibernético en el código de educación en el 2011, pero con esta ley se incrementan las consecuencias legales específicas para este tipo de hostigamiento y se le da más autorización a los planteles.


Por su parte, la profesora de ciencias psicológicas de la Universidad de Texas en Dallas, Marion Underwood, apuntó que cada distrito escolar debe tener su propio plan para atender los casos de hostigamiento digital e intervenir cuando se reporten.

“Creo que es una ley realmente sólida”, señaló la experta en cyberbullying.

Los críticos del proyecto de ley abogaron por más prevención en lugar de penas más duras contra adolescentes agresores. Expertos también advierten que es complicado establecer una relación directa entre el acoso y el suicidio.

“Como cualquier política nueva siempre toma tiempo ajustarla”, señaló Underwood. “Una de las áreas que las escuelas y las comunidades van a tener que determinar es cómo definen agresión cibernética y dónde ponen límites”.

Estos son los aspectos más destacados de la ley David:

  • Le da autoridad a las escuelas para intervenir en incidentes de acoso cibernético que ocurren dentro pero también fuera de sus instalaciones.
  • Modifica el sistema de notificación de incidentes de acoso escolar. Ahora, los padres de la víctima deben ser notificados en los tres días siguientes al reporte. También se deben comunicar con los representantes del agresor “en un tiempo prudencial”.
  • Se debe permitir que estudiantes reporten incidentes de forma anónima.
  • Las escuelas pueden reportar ciertos incidentes graves de acoso cibernético a las agencias del orden. Los distritos pueden expulsar a estudiantes que cometan actos graves de acoso, lo que incluye impulsar a un compañero a que se suicide, incitar a actos violentos contra otro estudiante o amenazar con distribuir fotos “indecentes” de un alumno.
  • Si la víctima es menor de 18 años, se puede pedir una orden de restricción u otro tipo de alivio legal ante una corte, tanto en contra del acosador como sus padres. La corte puede requerirles que tomen acción para detener a su hijo.
  • Se elevan las penas por acoso de un delito de Clase B, con multas de 2,000 dólares y 180 días de cárcel, a uno de Clase A, con multas de 4,000 dólares y un año de cárcel, para quienes tengan condenas previas por este delito, hayan violado anteriormente una orden de restricción emitida por un juez o busquen que un menor se suicide o sufra lesiones graves.
  • Se protege de posibles demandas a las escuelas o empleados que reporten incidentes de acoso.
  • Se pide a la Agencia de Educación que cree un portal con recursos de salud mental para consejeros.

Consejos para padres


La legislación define bullying como un patrón de actos o un acto significativo que se comete a través de un medio de comunicación electrónico, incluyendo un celular u otro tipo de teléfono, una computadora, correo electrónico, mensajes de texto, aplicaciones de redes sociales, portales, u otras herramientos de internet.

La directora del Centro de Seguridad Escolar de Texas destaca que el bullying implica actos en los cuales hay un desequilibrio de poder que puede ser físico, social o de otra naturaleza. Depende del contexto y cada caso debe ser evaluado individualmente.

Ambas especialistas consideran que la legislación impulsa a que la comunidad discuta sobre las consecuencias del acoso cibernético y cómo prevenirlo.

“Respalda que más jóvenes le cuenten a los adultos sobre las cosas dolorosas que les pasan en línea” y penaliza los casos “en los que algo realmente terrible ocurre”, señaló Underwood de UT Dallas.

Martínez-Prather enfatizó asimismo que los padres deben estar pendientes de las políticas del distrito al que asisten sus hijos y conocer las redes sociales en las que participan.

Recomendó preguntar a sus distritos sobre el proceso para reportar incidentes de hostigamiento, así como por los servicios de salud mental disponibles.

También aconseja asegurarse de que se haga un seguimiento a los casos de acoso que reporten para evitar que la víctima se sienta indefensa.

“Hable con el maestro, con el consejero, con el director, con el superintendente” si es necesario, señaló.

Vea también:

SB4, texting y más: te presentamos algunas de las nuevas leyes de Texas

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés