null: nullpx
Leyes y Prohibiciones

En la guerra entre la alcaldía de Dallas y Jim´'s Car Wash el abogado del negocio muestra 414 páginas de llamadas al 911

El controversial caso ha enfrentado a políticos y residentes. Algunos creen que el local era una fuente de crimen, otros de empleo. ¿Tú que crees?
14 Ene 2020 – 3:13 PM EST

Por más de quince años, Jim's Car Wash, un local para lavar autos en Dallas, ha sido objetivo de investigaciones, movilizaciones policiales y políticas interminables del ayuntamiento de la ciudad que, incansablemente, ha tratado de cerrarlo acusándolo de ser un imán para el crimen de la ciudad.

Vez tras vez su propietario por 26 años, Dale Davenport, se ha defendido asegurando que, lejos de promover el crimen, él les ha dado trabajo a muchas personas pobres y, de paso, ha estado reportando la actividad criminal que sucede alrededor de su local. Y esta semana presentó una prueba a su favor.

Su abogado, Warren Norred, obligó al ayuntamiento a revelar el registro oficial de llamadas al 911 que Davenport ha estado haciendo constantemente. Se trata de una colección de 411 páginas describiendo sus llamadas al Servicio de Emergencia.



“Estos informes, a veces atemorizantes, a veces cómicos, pintan la imagen de un pequeño empresario que lucha por mantener su nariz fuera del agua en un mar de crímenes”, informó el Dallas Observer.

Ese mismo medio describió a Davenport, como “un hombre blanco que es dueño de Jim´s Car Wash en Martin Luther King Jr. Boulevard, la principal arteria comercial a través del vecindario negro cerca de Fair Park llamado South Dallas”.

Muchos vecinos se han quejado de que Jim´'s Car Wash es un imán para el crimen y vagabundos. Por su parte, el alcalde de la ciudad, Mike Rawlings, considera que la propiedad podría tener un mejor uso por lo que ha cabildeado para encontrar un nuevo propietario, a pesar que el actual ha dicho que no tiene la intención de vender.

El año pasado, el negocio fue marco para una balacera en la que 4 personas resultaron heridas y hubo un muerto. El incidente disparó nuevas acusaciones contra su propietario, quien se defendió diciendo que la culpa de este crimen, como de otros en la zona, no es de su local, sino de las autoridades.

“Necesitamos que la Policía de Dallas aparezca. Que vengan cuando los llamemos. Necesitamos que nos ayuden con el tráfico. Necesitamos que nos ayuden con los problemas que hemos tenido”.

Las autoridades forzaron su cierre el año pasado argumentando que era una molestia pública y con estaba de acuerdo con las nuevas reglas de zonificación.

A pesar de toda esta controversia, muchos otros vecinos defienden a Davenport diciendo que él ofrece una fuente de trabajo a muchas personas, y él sigue apelando para volver a abrir su negocio.

Mientras tanto todavía paga sus impuestos y sigue en pie la pregunta ¿quién tiene la razón?.

Más contenido de tu interés