Política de Salud

Hospitales del norte de Texas tendrían que reintegrar 27 millones de dólares al gobierno federal

Gobierno de Obama reclama la devolución del dinero por concepto de Medicaid porque algunos hospitales privados y organizaciones han hecho retiros 'incorrectos'.
7 Sep 2016 – 3:06 PM EDT

DALLAS, Texas - Un nuevo 'desacuerdo' entre el gobierno federal y el el estado de Texas fue dado a conocer en un artículo publicado por el portal noticioso The Texas Tribune. Esta vez se trata de una disputa relacionada con la obtención de fondos federales por parte de hospitales privados del norte de Texas, que al parecer lo han estado haciendo de forma inapropiada con el visto bueno de autoridades estatales.

El medio cita una orden de la administración de Obama, según la cual varios hospitales del área de Dallas y Fort Worth habrían recibido sobrepagos por valor de 27 millones de dólares por concepto de servicios de salud suministrados a personas que carecen de seguro médico. El gobierno federal amenaza con pedir que el dinero sea reintegrado.

Las autoridades federales de salud alegan que el gobierno estatal de Texas ha permitido a hospitales privados aprovecharse de donaciones hechas a gobiernos locales para así lograr obtener, de forma inapropiada, fondos federales.

Según el artículo del TexasTribune.org, este es el último encontrón en una vieja disputa relacionada con los fondos que el estado obtiene de la exención 1115. Dicha exención permite a los estados obtener fondos federal, principalmente del Medicaid, para cubrir los costos de ofrecer cobertura de salud a las personas que carecen de seguro médico. Texas depende ampliamente de estos fondos ya que tiene el indice más alto de personas sin seguro médico. Una de cada cinco personas en el estado no tiene cobertura de salud.

En mayo, Texas y el gobierno federal acordó una renovación de 15 meses de la línea de financiación, a pesar de que la administración de Obama hubiera preferido que parte del dinero se utilizará para comprar un seguro de salud para los tejanos de bajos ingresos bajo la ley de protección asequible.

La exención 1115, que expira en diciembre de 2017, permite a los gobiernos locales en Texas recolectar fondos (tales como los ingresos tributarios de propiedad recaudados por hospitales del condado) que el gobierno federal complementa. Ambos ingresos (60% proviene del gobierno federal) se usan para reembolsar a los hospitales por atención médica no compensada y para pagar por programas de salud innovadores y rentables.


Pero la autoridad federal ha descubierto 'recaudaciones incorrectas' y ahora quieren que antes de que termine el financiamiento federal por este rubro al estado de Texas, se corrijan estas deficiencias.

Acorde con la investgación del TexasTribune.org desde el 2014 se ha mantenido una intercambio de correos electrónicos entre ambas entidades, pero sin dejar clara la postura de que se regresará el dinero o no.

Más contenido de tu interés