Juicios

Está acusado de matar a una niña a golpes porque se tomó el jugo del hermanito y ahora podrían sentenciarlo a cadena perpetua

La fiscalía sostiene que Charles Phifer asesinó a Leiliana Wright, de 4 años, al pegarle con un palo de bambú, caerle a correazos y lanzarla contra una pared en marzo del 2016, cuando él y la madre de la niña se drogaban. Los abuelos de la niña habían alertado al servicio de protección al menor de Texas del abuso que sufría, pero no reaccionó a tiempo. El caso causó indignación por las fallas de la agencia estatal.
11 Oct 2018 – 8:51 PM EDT

DALLAS, Texas.- Su muerte puso los reflectores sobre las graves fallas del servicio de protección al menor.

El 12 de marzo del 2016, un equipo de emergencia halló a Leiliana Wright, de 4 años, inconciente y llena de morados, luego de que su madre reportara que tenía problemas para respirar. Fue declarada muerte poco después en el hospital.

La investigación posterior alega que tanto ella como su novio golpearon por horas a la niña con un palo de bambú y una correa porque se había tomado el jugo de su hermanito de 18 meses. También señala que fue lanzada contra una pared y amarrada. La pareja se estaba drogando con heroína en un baño.


En julio del 2017, la madre de la niña, Jeri Quezada, se declaró culpable de haberle hecho daño a la niña y, como parte de un acuerdo con la fiscalía de Dallas, aceptó declarar en contra de Charles Phifer. El juicio del exnovio, acusado de asesinar a Leiliana, arrancó ese miércoles.

Quezada, quien fue condenada a 50 años de cárcel, tuvo a Leiliana cuando estaba en la cárcel por robo. Durante sus primeros dos años, la niña vivió con sus abuelos paternos, pero cuando la madre quedó libre fue puesta bajo su custodia.

Los abuelos denunciaron que la niña estaba siendo maltratada, pero los Servicios de Protección al Menor (CPS) no intervinieron a tiempo.

"Quizá si hubiesen tomado más en serio lo que estaba pasando, mi nieta no estuviera muerta'' expresó Alisa Clakley, abuela de Leiliana, tras su muerte. Aseveró que tomaron fotos de cómo la madre la maltrataba e intentaron recuperar la custodia, pero Leiliana siguió viviendo con la madre.


Un investigación de The Dallas Morning News encontró que dos meses antes de la tragedia, funcionarios de CPS sabían que la niña estaba en peligro, pero no actuaron a tiempo.

Su trabajador social la dejó bajo el mismo techo que la madre y el novio a pesar de que el Centro de Defensoría Infantil había determinado que la pequeña sufría maltratos físicos. El funcionario tenía 70 casos, casi seis veces más que lo recomendado, indicó el medio.

Luego de la muerte de la niña de Grand Prairie, una ciudad del norte de Texas, dos funcionarios de CPS fueron despedidos y el investigador renunció.

Si Phifer es hallado culpable sería sentenciado automáticamente a cárcel de por vida, sin la posibilidad de salir bajo libertad condicional.

Ve también:


Tras una intensa búsqueda, Sherin Mathews fue hallada sin vida

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Juicios LocalAsesinatosTexas

Más contenido de tu interés