Sobornos

Declaran culpable a un exagente que cobraba para ingresar inmigrantes indocumentados en Texas

El exagente de Aduanas y Protección Fronteriza Lawrence Madrid cobraba hasta $2,500 dólares por cada inmigrante, de acuerdo a los argumentos de la Fiscalía.
26 May 2016 – 6:32 PM EDT

EL PASO, Texas - El exagente de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) Lawrence Madrid, acusado de cobrar sobornos a inmigrantes indocumentados para permitirles entrar en forma irregular a Estados Unidos, fue declarado culpable de ese delito este jueves.

Madrid, de 53 años, había sido acusado en agosto de 2015 de siete cargos de asociación delictiva para contrabandear personas, un cargo de tráfico de personas y dos de cobro de sobornos junto a su esposa, Odet Madrid Corchado, de 38 años, y otra cómplice identificada como María Guadalupe Jaime Hernández, de 46.

Odet Madrid no se presentó al tribunal, por lo que fue emitida una orden de captura en su contra. Por su parte, María Guadalupe Jaime se declaró culpable y cooperó como informante de la Fiscalía a cambio de recibir una pena más leve, de acuerdo con los informes de la Corte Federal de El Paso.

Lawrence Madrid cobraba hasta $2,500 por permitir que un inmigrate indocumentado atravesara los puertos de entrada Puente de las Americas y el Paso del Norte, en la ciudad de El Paso.


Los testigos en este caso argumentaron que los pagos se hacían a través de envíos de dinero usando la compañía MoneyGram.

En su decisión, el Jurado determinó que el exagente Madrid era culpable de todos los cargos, por lo que quedó a la espera de que el juez federal de la Corte del Distrito Oeste de Texas David Briones decida su sentencia, programada para agosto.

Durante el juicio, desarrollado esta semana, los fiscales alegaron que las evidencias presentadas eran contundentes para determinar la participación de Madrid en la red de contrabando de extranjeros sin documentos legales.

Según los fiscales, la participación del entonces agente de CBP era crucial para el ingreso irregular de estas personas a Estados Unidos y que sin ella ninguno de los indocumentados hubiese podido entrar al país.

Su supervisor explicó que cada agente de CBP debe revisar que los documentos migratorios estén completamente en regla. Pero Madrid no los revisaba apropiadamente.

La defensa de Madrid alegó que las pruebas presentadas por los fiscales en ningún momento demostraron que su cliente hubiese conspirado para ingresar al país inmigrantes en forma irregular o que hubiese recibido dinero para permitirlo.

Más contenido de tu interés