null: nullpx
Fracking

¿Cuál es la verdad sobre los temblores en el norte de Texas?

Un estudio reciente determinó que los temblores no son provocados por el fracking, pero otro si los relaciona.
19 May 2016 – 5:50 PM EDT

Dallas, TEXAS - La actividad de los seres humanos ha provocado temblores en todo Texas desde hace casi 100 años, mucho antes de que se usara la técnica del fracking o fracturación hidráulica para la explotación de gas y petróleo, reveló hoy una investigación. Sin embargo, para residentes de varias ciudades del norte de Texas, estos estudios ocultan la verdad.

“El público piensa que éstos (los temblores) se iniciaron en 2008 (con el fracking), pero nada podría estar más lejos de la verdad", dijo Cliff Frohlich, director del Instituto de Geofísica de la Universidad de Texas en Austin y autor principal de la investigación.

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Texas en Austin y la Universidad Metodista del Sur ( SMU), mostró que un examen de datos históricos determinó que un número desproporcionado de terremotos se ha registrado en Texas desde 1925, pese a que la entidad se encuentra fuera de la zona sísmica activa en Estados Unidos.

Pero otro estudio de SMU a finales del 2015 relacionó los pozos de inyección de aguas residuales a alta presión con una serie de pequeños sismos en la zona noroeste de Fort Worth, entre noviembre de 2013 y enero de 2014. El dictamen concluyó que unos 30 sismos fueron causados muy probablemente por los altos volúmenes de aguas residuales inyectadas profundamente en la tierra, conforme se extraía el gas natural hacia el exterior, con el fracking.



Pero la revista Seismological Research Letters, concluyó que las actividades asociadas con la producción de petróleo “casi con seguridad” provocaron el 59% de los sismos en todo Texas entre 1975 y 2015, incluyendo los recientes terremotos en el norte de la entidad.

Otro 28% fue “posiblemente” provocado por las actividades de petróleo y gas y los científicos consideran que solo el 13% de los sismos registrados en Texas en las ultimas décadas fueron por causa natural. Y desde 2008, el uso de la técnica de fracturación hidráulica, conocida como fracking, ha dado lugar a un aumento del 600 % en los terremotos en Texas, según Frohlich.

El estudio destaca que ningún sismo de tres grados de magnitud o más ha sido relacionado aún con el proceso real de la fracturación hidráulica en Texas, como ya se ha descubierto en Canadá. Además encontró que el cambio de las prácticas de extracción han tenido un efecto importante en el tipo de terremotos que se han registrado en los últimos años.



11 temblores en un sólo día

Para Norma Medina quien lleva más de tres décadas viviendo en la ciudad de Irving, ciudad limítrofe al oeste de Dallas, los temblores empezaron justo cuando un equipo de perforación se instaló cerca del terreno donde estaba al antiguo estadio de los Vaqueros de Dallas.

''De pronto sucedió, yo llevo muchos años viviendo aquí y nunca había sucedido un temblor que yo recuerde. Todo se sacudió y después a la siguiente semana otro, y otro, y las autoridad nos ocultan la verdad para no tener que pagar daños a las propiedades'', precisó.

Lo cierto, es que se registraron 21 temblores en el 2014 en esta ciudad, y otro números similar en las ciudades de Azle y Denton, en donde la población cansada de los temblores, culparon a las compañías de perforación y lograron que el concejo municipal incluyera en la boleta electoral que el pueblo decidiera si deberían detener el fracking.

Para Rick García, residente de Azle, el problema es que muchas casas viejas en sus vecindarios han sufrido daños estructurales. ''Los cimientos se han hundido, las puertas se han desnivelados y algunas paredes ya tienen rajaduras, y quién nos va a compensar por eso''.

Él y otro grupo de vecinos viajaron hasta Denton varias veces donde la gente se había organizado mucho mejor y reclamaban que se les informara la verdad sobre los temblores.



Denton votó en contra del fracking en noviembre del 2015. Lamentablemente a inicios del 2015, el gobernador de Texas, Greg Abbott, promulgó una ley que impide a gobiernos municipales y de condados prohibir el uso de la técnica de fracturación hidráulica (fracking) para la explotación de gas y petróleo. Esto fue considerado como una victoria para la industria energética de la entidad.

Abbott firmó la iniciativa y argumentó que Texas necesita evitar la posibilidad de contar con un “mosaico de regulaciones locales” que amenazan la producción de petróleo y gas. La nueva ley entró en vigor de inmediato debido a que fue aprobada en ambas cámaras por un margen de más de dos tercios.

Lea también:

RELACIONADOS:FrackingLocal

Más contenido de tu interés