null: nullpx
Asesinatos

"Que me vea a los ojos y me diga fui yo”, pide padre de niños asesinados en Gage Park

Armando Cruz está tratando de conseguir una visa para poder asistir al juicio de los presuntos asesinos su familia.
23 May 2016 – 8:08 AM EDT

CHICAGO, Illinois. En estado de shock y sin poder creerlo, así se encuentra Armando Cruz, el padre de los dos niños asesinados en Gage Park en febrero pasado.

Y es que la fiscalía reveló que los presuntos homicidas de tres generaciones de una familia mexicana, entre ellos sus dos hijos, Alexis de 10 años y Leonardo de 13, son Diego Uribe Cruz, de 22 años de edad y su novia Jafeth Ramos, de 19 años.

Diego Uribe Cruz era primo de los pequeños.


De acuerdo con Armando Cruz, Diego --quien es su sobrino--, era como un hermano para los niños. Era amable y compartía mucho tiempo con ellos.

“Cómo es posible que los haya matado. No puedo (creerlo), no me cabe en la cabeza”, dijo Cruz vía telefónica desde Morelos, México a Univision Chicago.

Al momento de los asesinatos, Armando estaba en México arreglando su situación migratoria, pero Diego seguía visitando a sus primos.

“No puedo creer que sea él. Le pido a Dios que haya un error”, dijo Cruz.


Las otras víctimas del asesinato son María Herminia Martínez de 32 años de edad, madre de los niños; su hermano Noé Martínez Jr de 38; y los padres de estos, Rosaura, de 58 y Noé Martínez Senior, de 62 años.

Armando dice estar devastado de que algunas personas insinúen que él tuvo algo que ver con el homicidio de sus familiares y de que hagan comentarios críticos contra su hermana, la madre de Diego.

“Ella pobrecita está más mal que yo. A ella le tocó sufrir la muerte de mi familia allá sola, sin saber que tenía al asesino en su casa. Está más mal que yo”, dice Cruz, quien cuenta que la acusación de su sobrino ha hundido a su hermana en una profunda depresión.

El viernes pasado, la policía informó que el motivo de los asesinatos fue un robo, pero que además Uribe Cruz habría dicho a los detectives que tenía mucho coraje contra María Herminia, por la manera en que ella había tratado a su tío.


María Herminia y Armando estaban separados, pero no se divorciaron para no ponerle fin a los trámites migratorios de Armando.

Cruz quiere ahora regresar a Chicago para ver a su sobrino cara a cara.

“Yo necesito que él me vea a los ojos y me diga fui yo”, dice Cruz, quien está trabajando con el consulado de México para obtener una visa que le permita viajar a Chicago y poder estar presente en el juicio.

Un portavoz del consulado dijo a Univision Chicago que están haciendo todo lo posible para ayudarlo. Armando pudo asistir al funeral de su familia gracias a una visa humanitaria.

La próxima comparecencia en corte de Uribe Cruz y Ramos es el 26 de mayo.

Lea también:

Publicidad