null: nullpx
Asesinatos

Detienen a dos personas relacionadas con el asesinato de la familia mexicana en Gage Park

Los acusados serían Diego Uribe Cruz de 22 años y su novia Jafeth Ramos. Uribe era sobrino político de María Herminia.
19 May 2016 – 4:27 PM EDT

CHICAGO, Illinois. Diego Uribe Cruz, de 22 años, y Jafeth Ramos, de 19, han sido acusados de asesinato en primer grado de los seis miembros de la familia mexicana en Gage Park ocurrido en febrero pasado.

Según la policía, evidencia de ADN recuperada en la escena ligaron a Uribe Cruz con el asesinato así como registros de su teléfono celular. La policía dice que la evidencia también reveló que Ramos estuvo presente con Uribe en la escena. Ambos hicieron declaraciones admitiendo su papel en el crimen.

"Uribe, quien es un sobrino de María Martínez, había intentado originalmente robar a su familia por el dinero antes de que se convirtiera en un homicidio múltiple. Ramos estaba presente en la casa en el momento de los asesinatos y fue cómplice de esta acto atroz", dijo Eddie Johnson, superintendente de la policía de Chicago.

Uribe es sobrino político de María Martínez, de 32 años, quien fue la primera en ser asesinada tras una discusión con Uribe. Noé Jr. de 38 años, fue la segunda víctima.

La policía dice que luego Uribe bajó las escaleras y sistemáticamente asesinó a los demás miembros de la familia a Noé Martínez Sr, de 62 años y su esposa Rosaura de 58 años, y a los hijos de María Herminia, Alexis y Leonardo, de 10 y 13 años respectivamente.


Los investigadores habrían llegado a la conclusión de que había varios homicidas luego de que los cuerpos fueron encontrados en diferentes habitaciones de la casa localizada en el 5700 South California.

Informes de la autopsia de la familia revelaron detalles escalofriantes de la forma en que fueron asesinados.

La policía encontró la puerta de la casa cerrada. Dos oficiales fueron a la parte posterior de la vivienda, donde vieron a Rosaura de Martínez, de 58 años, en un charco de sangre en el porche de la casa.


De acuerdo con la autopsia citada por el Sun Times, la mujer había sido apuñalada en el abdomen cinco veces, tenía cortes en la cara y le habrían cortado las arterias del cuello. De acuerdo con el informe, Rosaura, quien llevaba puesta su pijama, también tenía cortes en las manos y su muñeca izquierda estaba dislocada.

Cerca de la puerta, encontraron el cuerpo de su marido, Noe Martínez Sr; un refrigerador lleno de tamales que estaba cerca de la puerta y una bandeja con tazas de café. Leonardo Cruz, de 13 años, yacía en el piso de la sala de estar junto a un libro de texto, una regla y un lápiz. Ambos habrían sido golpeados y apuñalados.

En el sótano, Alexis Cruz, de 10 años, habría sido apuñalado en varias ocasiones, le habrían atravesado el corazón tres veces, así como un pulmón y el hígado. Lo dejaron morir en una alfombra, no muy lejos de una bolsa de libros que sostenía una carpeta de dibujos.

En la parte superior de la casa, encontraron el cuerpo de Noé Jr., quien tenía heridas punzocortantes y habría sido golpeado en la cabeza hasta que murió.


A pocos pies de distancia, estaba María Herminia, de 32 años, la madre de los niños, se dejó caer de rodillas, con la cabeza inclinada sobre una mesa. Herminia recibió múltiples heridas de bala. La policía ha informado que la madre de los pequeños era el único miembro de la familia que recibió disparos.

Los investigadores no encontraron antecedentes penales significativos de ninguna de las víctimas, y no creían que ninguno de ellos hubiera estado involucrados en actividades criminales.

Las puertas de la casa estaban cerradas y no había señales de que se hubiera forzado la entrada. Tampoco había señales de robo.

Tres diferentes armas punzocortantes fueron empleadas en el asesinato.

El Departamento de Policía dijo en su momento que la familia fue blanco de un ataque premeditado.

Lea también:

Publicidad