null: nullpx
Inmigración

Chicago aprueba emisión de tarjetas de identificación a la que podrán aplicar inmigrantes indocumentados

La polémica medida fue votada a favor a pesar de las dudas que genera el hecho de que los datos de los solicitantes puedan ser compartidos y enviados al gobierno federal. La secretaria municipal aseguró que la ciudad no preguntará el estatus migratorio de las personas que la tramiten.
20 Abr 2017 – 1:42 PM EDT

CHICAGO, Illinois. El ayuntamiento de Chicago aprobó este miércoles la emisión de tarjetas de identidad que podrán ser solicitadas por todos sus habitantes, incluidos los inmigrantes indocumentados, una decisión que no estuvo exenta de controversia por lo que podría suceder con los datos registrados.

Incluso los concejales que votaron a favor de la medida, que fue aprobada con 44 votos a favor y cuatro en contra, manifestaron su preocupación sobre lo que la administración Trump pudiera hacer con la información de las personas que la soliciten.

A Roberto Maldonado, concejal por el distrito 26, le preocupa que en algún momento se exija que los datos de los solicitantes sean compartidos y enviados al gobierno federal, pero no puede asegurar si esto es o no posible.

La otra inquietud es que aún no se determina qué tipo de documentos se deberán presentar para obtener la identificación y cómo serán verificados.

"Le digo a la gente que tenga cuidado, que analicen bien si esto les va a servir, que lo piensen", advirtió George Cárdenas, concejal por el distrito 12.

De acuerdo con Anna Valencia, secretaria municipal, la tarjeta de identificación de Chicago seguirá el modelo usado por San Francisco y protegerá la confidencialidad de los datos de las personas que lo obtengan, para evitar que caigan en manos de autoridades de inmigración.

"Nuestra base de datos solo tendrá el primer nombre, apellido y fecha de nacimiento. La seguridad es nuestra prioridad y por eso usaremos el modelo de San Francisco", dijo Valencia.


La funcionaria aseguró que la ciudad no preguntará el estatus migratorio de los solicitantes y será un ejemplo, "en momentos en que muchas comunidades son amenazadas y atacadas", por las órdenes ejecutivas del presidente Donald Trump, que buscan aumentar y acelerar las deportaciones de indocumentados.

"Esto es más que una identificación, es un comienzo para las personas que a menudo no reciben mucha ayuda del gobierno", dijo el concejal Raymond López, del distrito 15 al Chicago Tribune.

"Las identificaciones no son un lujo, sino una necesidad”, comentó Brendan Reilly, concejal por el distrito 42 al mismo medio.

La tarjeta de identificación, que podrá ser solicitada también por desamparados, discapacitados, exreclusos, ancianos y personas transgénero, será aceptada en edificios gubernamentales y permitirá a quienes la tengan obtener descuentos y abrir cuentas de banco, entre otros.

Por su parte, la Coalición de Illinois para los Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR) calificó al programa como una "victoria para los inmigrantes".

Según Fred Tsao, asesor político de la ICIRR, el próximo paso debería ser el fortalecimiento de la ordenanza de ciudad santuario que rige desde hace 33 años en Chicago, que prohíbe la colaboración policial con autoridades de inmigración.

Grupos de activistas han pedido también varias enmiendas para prohibir la existencia de los registros de musulmanes sugeridos por Trump, o de personas pertenecientes a otras religiones o nacionalidades.

Se estima que las tarjetas de identificación se empiecen a emitir antes de que termine el año y el ayuntamiento ha destinado un presupuesto de un millón de dólares para iniciar este programa, que ya existe en otras ciudades como Nueva York, San Francisco, Denver y Detroit.

New Haven, San Francisco y Nueva York emiten este tipo de identificaciones municipales desde el 2007.

Lea también:


Más contenido de tu interés