null: nullpx
Coronavirus

Indocumentada hispana refugiada en una iglesia para evitar su deportación fabrica mascarillas para indigentes

“Estoy haciendo mascarillas para la gente que vive en la calle", dice Hilda Ramírez, quien vive junto a su hijo de 13 años en una iglesia de Austin desde febrero de 2016. "Estar en un santuario es difícil. Es como ahora está la gente por el coronavirus. Yo llevo cuatro años sin poder salir de aquí", explica.
20 Abr 2020 – 03:28 PM EDT

AUSTIN, Texas- Una madre inmigrante que se encuentra refugiada en una iglesia santuario en Austin ahora confecciona mascarillas de tela para personas que se encuentran sin hogar para protegerlos del coronavirus.

A su llegada, buscó obtener el asilo, sin embargo, las autoridades de la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas estadounidense (ICE) le negaron este recurso. Tras la negativa, las autoridades la ingresaron al centro de detención de Karnes County, ubicado al sur de San Antonio, y le impusieron una fianza de 10,000 dólares para salir.

Debido a que no contaba con esta cantidad de dinero, Ramírez y su hijo pasaron 11 meses ahí antes de que ser liberados con la condición de que la guatemalteca llevara un grillete en el tobillo. Asustada por una posible deportación, contactó a la organización Grasroots Leadership que le recomendó que se escondiera con su hijo en la iglesia Saint Andrew’s, en donde vive desde el 9 de febrero de 2016.

Con la situación del coronavirus en el estado, Ramírez decidió que tenía que ayudar a la comunidad indigente y a quienes no tienen los recursos necesarios para comprar un tapabocas. La mujer agarró una máquina de coser y se puso a confeccionar más de cien mascarillas que serían repartidas por la iglesia, ya que no puede salir del santuario por miedo a ser detenida por ICE.

“Estoy haciendo mascarillas para la gente que vive en la calle, para la gente que no tienen hogar. Estar en santuario es difícil. Es como ahora está la gente por el coronavirus... de estar encerrados. Yo llevo cuatro años sin poder salir y tener mucho miedo de inmigración y que me vayan agarrar”, indicó Ramírez.

La mujer indicó que está esperando que se detenga su proceso de deportación. Desde que se encuentra refugiada en la iglesia, ICE le ha enviado cartas indicando sobre su deportación. En verano de 2019, la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos le envió una carta indicándole que la multarla con 303,620 dólares si no se iba del país.

Desde entonces, ICE se retractó de las multas y aunque Ramírez ya no está sujeto a esta penalidad, todavía está luchando contra su orden de deportación. Su hijo Iván tiene una petición pendiente de estatus especial de inmigrante juvenil.

Ramírez dijo que a pesar de ser madre soltera y no tener familia en este país no pierde la esperanza de que pronto ella y su hijo puedan tener una resolución migratoria o regresar a Guatemala con su familia.

Información importante sobre el coronavirus en nuestra área:

Estas son las medidas que ha tomado el gobierno estatal para disminuir los casos de coronavirus:

“¿Qué tela debo usar para crear mascarillas?”, funcionarios de salud ofrecen recomendaciones

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:CoronavirusInmigraciónAustinTexas

Más contenido de tu interés