null: nullpx
Deportaciones

Inmigrante detenido en una corte de Texas fue asesinado en México tras su deportación

La expulsión de Juan Coronilla Guerrero, de 28 años de edad, fue una “sentencia de muerte”, le dijo su abogado al American-Statesman. El caso generó alarma porque fue detenido cuando se presentaba en una corte criminal en Austin.
20 Sep 2017 – 05:00 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Tres meses después de su deportación a Guanajuato, Juan Coronilla Guerrero fue asesinado a tiros luego de ser secuestrado en la mitad de la noche, según relató su esposa al American-Statesman.

El cuerpo del inmigrante de 28 años de edad fue encontrado en una calle en San Luis de la Paz, a unos 40 minutos de donde vivía con familiares de su esposa, quien le pidió al diario no ser identificada por temor a represalias.

“Yo lo sabía, sabía que si regresaba aquí lo iban a matar y, mira, eso es lo que pasó. Eso es lo que pasó”, señaló la mujer, quien está de vuelta en México.


La esposa de Coronilla Guerrero, quien había advertido que su esposo correría peligro, sospecha que murió a manos de las misma pandillas que provocaron que la familia emigrara a Texas.

"Esta es una verdadera tragedia para él y su familia. La deportación nunca debería ser una sentencia de muerte", señaló David Peterson, quien representó al inmigrante en una corte federal.

El American-Statesman obtuvo una copia de la autopsia de Coronilla Guerrero en la que se registra que murió herido de bala en un homicidio.



Ni el consulado en Austin ni la policía en México le dieron a la publicación más detalles de la muerte del inmigrante.

El caso de Coronilla Guerrero disparó las alarmas en marzo porque se reportó que fue detenido por agentes vestidos de civiles cuando acudía a una audiencia en una corte criminal. Estaba acusado de dos delitos menores por violencia doméstica y posesión de marihuana.

Su esposa le aseguró al periódico que hubo una confusión y que éste nunca le pegó.

Coronilla Guerrera había sido deportado en el 2008 y retornado a Estados Unidos sin papeles.

La detención también llamó la atención porque fue uno de los inmigrantes a los que la oficina de la sheriff del condado de Travis, Sally Hernández, se negó a retener para que fuese recogido por las autoridades migratorias.

Tras su elección, Hernández cambió la política y prometió solo mantener detenidos a los sospechosos de ser indocumentados que enfrentaran cargos por crímenes graves, como homicidio o tráfico de persona.

“El arresto parece ser diseñado para evadir la política de la Oficina del Alguacil del condado Travis, que se rehúsa a reportar sobre indocumentados que no poseen una orden de arresto por parte de ICE”, señaló el grupo Grassroots Leadership tras la detención.

La ley antisantuario SB4, en parte frenada por una corte, fue en parte una respuesta a la decisión de Hernández de no cumplir con los pedidos de ICE.

Vea también:

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés