null: nullpx
Crímenes

La historia de la sonrisa de Isabel Martínez, la mujer que asesinó a cuchilladas a 4 de sus hijos y su esposo

Mató a sus hijos de 10, 7, 4 y 2 años y a su marido de 33 con un cuchillo de cocina, después llamó a la Policía para avisar de lo sucedido. La mujer fue detenida y su aparición en corte sonriendo añadió más sombras y consternación al crimen.
31 Jul 2017 – 10:48 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

La sonrisa de Isabel Martínez es quizás lo más inquietante de esta historia que comenzó el 5 de julio. Ese día Martín Romero llamó a su primo Adalberto Romero para decirle que ya habían vuelto de sus vacaciones y que ese día iba a trabajar. Su esposa y sus 5 hijos habían celebrado el 4 de julio en unas cabañas. Un día después de esas vacaciones, en la madrugada del 5 de julio, Isabel Martínez llamó a la policía. La mujer, natural de Michoacán, hablaba en español y al principio la policía no entendió bien, pero después la mujer les dijo que había matado a su marido y a sus hijos. Al llegar a la casa encontraron a su marido muerto en el salón y 4 de sus hijos muertos en su habitación. Diana, la hija de 9 años, aún respiraba. Junto a los cuerpos la policía encontró una biblia e imágenes religiosas.

Isabel Martínez fue detenida por la policía de Loganville, Atlanta, acusada de asesinar con un cuchillo de cocina a su marido, Martín Romero, de 33 años, y a sus 4 hijos, Isabel, de 10 años, Dakota, de 7, Dylan, de 4 y Alex, de 2. Diana, de 9 años, sobrevivió al ataque de su madre y fue trasladada al hospital pediátrico Children's Healthcare of Atlanta donde permaneció casi tres semanas, con una salida fugaz el día 12 de julio para asistir al funeral de sus hermanos y de su padre que se celebró en Atlanta. Los cuerpos fueron después trasladados a Michoacán.

La niña ya había sido informada en el hospital de que era la única superviviente de su familia. Ella vio cómo su madre mataba a sus hermanos, a su padre y trataba de asesinarle a ella también. Estos días vive con su tío, Antonio Romero, y su familia. En una entrevista después de abandonar el hospital dice que le gusta estar con su tío "me hace pensar en la sonrisa de mi papá". Sus tíos tratan de distraerla con las cosas que le gustan, jugar con muñecas y hacer pulseras. Diana luce muchas en la muñeca, una se la regaló un policía. Otra, de cuentas con letras, lleva escrito el nombre de María "es el nombre de mi mamá".

María Isabel Martínez tiene 33 años y nació en Michoacán. Según cuenta Sandra Romero, esposa de un primo de Martín Romero, Isabel y Martín, su esposo, se conocieron en Atlanta. Ella ya tenía una hija de una relación anterior. Eran una familia normal que hacía las cosas típicas de las familias normales: celebrar fiestas, pasear, pasar días con amigos y familiares.

El mes pasado el padre de Isabel Martínez falleció en México. Ella no pudo salir del país para ir a su entierro, según explican en Aquí y Ahora, por ser inmigrante indocumentada. Según los testimonios recogidos por Univision esto la sumió en una depresión. Sandra Romero, confidente de Isabel, asegura que Martín la llevó al médico y este le recetó pastillas, una para la mañana y otra para la noche. Su familia asegura que a pesar de la tristeza hacía vida normal y planes con sus hijos.

La madre de Isabel Martínez, María Elena Martínez, se enteró por las redes sociales de que su hija había asesinado a su familia. Según sus palabras tanto ella misma como dos de las hermanas de Isabel padecen o han padecido enfermedades mentales "es una enfermedad nerviosa", dijo María Elena. Eso es a lo que ella se aferra, a que su hija estuviera trastornada cuando cometió los crímenes. Quizás esto podría explicar las palabras de Diana, hija superviviente de Isabel Martínez, que cuenta que su madre le pidió perdón antes de apuñalarla y que le dijo "vas a ir al cielo a ver a Jesús".

Quizás también la enfermedad mental explique la aparición en corte de Isabel Martínez. Y su sonrisa. Gesticulando ante las cámaras, como puede verse en este video. Cuando el juez le pregunta si tiene abogado ella dice que no lo necesita. El juez insiste. Le informa de que tiene derecho a un abogado aunque no pueda pagarlo y entonces Isabel comienza a hablar en español: "Mis abogados son la gente por la que estamos luchando. Es la esperanza de todos los pueblos. Siempre va a ser la esperanza porque es lo último que muere. Yo estoy representando a la gente humilde, a la gente trabajadora, a la gente que sufre, a la gente que tiene muchos cargos para que vean que todo es posible con la ayuda de Dios".

El crimen dejó a la propia policía que acudió a la casa consternada. Allí vieron con horror los cuerpos ensangrentados de las víctimas. Horas más tarde la policía de Loganesville, la localidad donde vivían Isabel Martínez, Martín Romero y sus hijos, cuestionó en un comunicado: “Qué es lo que lleva a una persona a llevarse la vida de niños tan pequeños y su marido es algo que nunca comprenderemos. Este es un crimen horrendo no solo para las víctimas, sino también para la familia en general, los vecinos y la comunidad. Tenemos la esperanza y oramos por que la víctima restante sobreviva sus heridas y se recupere completamente”, recogió la revista People.

¿Por qué una madre asesina a sus hijos?

Según un estudio en infanticidio y locura y sus implicaciones en la psiquiatría forense publicado en el Diario de la Academia Americana de Psiquiatría y Leyes: "Los pensamientos de agredir al propio hijo son más comunes de lo que los psiquiatras a menudo son conscientes. Un estudio entre madres de niños menores de 3 años encontraton que el 41% de las madres deprimidas habían tenido esos pensaientos, igual que el 7% del grupo de control".

La perito judicial especializada en infanticidio y salud mental femenina, Dra. Diana Barnes, explica a Univision que según el video que ha podido ver de la aparición de Isabel Martínez en corte parece que está sufriendo algún episodio psicótico o desorden psiquiátrico. "Su comportamieto no es normal. Su sonrisa no es normal". Por supuesto, no puede dar un diagnóstico pues para ello, tal y como hace un perito en corte, necesitaría todos sus informes médicos tanto de la cárcel como de sus años anteriores, la historia mental de la familia y todos los reportes del crimen.

Aun así explica que en la mayoría de los casos en que una madre asesina a sus hijos hay un desorden psiquiátrico grave, "las familias tienen alta tolerancia con el comportamiento irracional de sus miembros, lo minimizan, no son especialistas, no saben detectar las señales". Una de cada 1,000 mujeres sufre depresión postparto, algo que si no se trata se revive en sucesivos embarazos. La mayor parte de los infanticidios suceden en el primer año de vida del niño (8/100,000 según cifras de 2007), 2,5 de cada 100,000 niños mueren a manos de sus madres en edad preescolar y el 1,5 de 100,000 son asesinados en edad escolar. Los desordenes psiquiátricos son una razón, pero hay otras importantes, como el maltrato, y otras menos frecuentes, como la venganza hacia la pareja.

Por norma general, explica la Dra. Barnes, una mujer que cree que asesina a sus hijos por mandato de Dios suele encajar en el tipo de "filicidio psicótico" o de "filicidio altruista", en el que la madre cree que su hijo estará mejor muerto que en este mundo. Estos desórdenes, perfectamente tipificados por la comunidad médica, son sin embargo muy difíciles de demostrar en un juicio. "Es raro que se reduzca la pena a una mujer que asesina a sus hijos porque la ley de Estados Unidos describe la locura como la incapacidad de distinguir entre el bien y el mal, algo difícil de demostrar en una persona psicótica, pues aunque resulte paradójico ellos tienen su propia lógica".

Isabel Martínez se enfrenta a 5 cargos de asesinato, uno de intento de asesinato y 6 de asalto agravado. Su estatus migratorio podría condicionar el juicio ya que cabría la posibilidad de que fuera condenada a una pena menor para después ser deportada, según explica Douglas Rohan, abogado criminalista. Lo normal, sin embargo es que cumpla su condena y sea deportada después. El desenlace más habitual en estos casos, en palabras de la Dra. Barnes, "es una condena de entre 25 años a cadena perpetua".

Vea también:

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:CrímenesAtlantaAsesinatosLocal

Más contenido de tu interés