null: nullpx
Deportaciones

Una madre llora la muerte de su hijo asesinado en México a días de ser deportado

El cuerpo de Francisco Inzunza, de 18 años, regresó este viernes a su hogar en Arizona para su despedida. El joven fue deportado a México hace tres semanas y murió el domingo acribillado a balazos.
16 Jun 2018 – 6:29 PM EDT

TUCSON, Arizona - Raquel Inzunza llora desconsolada, todavía no puede creer que su hijo Francisco Inzunza regresara a su hogar en el sur de Tucson dentro de un ataúd, tras ser asesinado en Nogales, Sonora, a tres semanas de haber sido deportado.

Inzunza emigró a Estados Unidos hace 18 años, cuando su hijo tan solo tenía 9 meses de nacido. Hace 20 días fue deportado, de México no conocía nada y hablaba poco español. El joven había violado su libertad condicional tras haber estado involucrado en un robo.

“Me dijo ‘voy a ir a buscar trabajo el lunes, me ando portando bien…que me amaba y que quería estar aquí”, contó Ia madre sobre la última conversación que tuvieron el sábado pasado. El domingo fue hallado sin vida en un área desolada en Nogales, Sonora.

Cuando lo arrestaron, la policía lo transfirió a las autoridades migratorias porque no tenía documentos legales para estar en el país, de allí fue llevado al centro de detención de Eloy y deportado a México. Nunca solicitó la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

De acuerdo con su familia, el reporte de las autoridades mexicanas indica que el joven fue torturado y acribillado a balazos.

“Lo agarraron, lo corretearon, le pusieron una cobija y lo subieron a un carro, le dieron un balazo en la nuca y dos en la espalda”, dijo Inzunza.

Según su relato, un pleito por cigarrillos pudo ser el causante de que cuatro hombres acabaran con su vida.


El cuerpo del joven regresó este viernes a Estados Unidos, su familia lo vela a las afueras de su hogar antes de incinerarlo.

“Estoy destrozada, no puedo creer que haya pasado esto”, dijo Michelle Peralta, la novia de Inzunza, acompañada por amigos y familiares que llegaron a la vivienda para darle la despedida.

La familia es de escasos recursos y solicitó la ayuda de la comunidad para pagar los servicios fúnebres.

“Lo voy a tener en mi casa porque no tengo recursos para pagar una funeraria...aquí creció”, dijo Inzunza.



Protesta contra la separación de familias

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés