null: nullpx
Inmigración

Advierten sobre nueva crisis en la frontera ante los cambios en la política migratoria de la administración Biden

En los últimos días, las autoridades estadounidenses han visto el ingreso de grandes grupos familiares cruzando la frontera, la misma escena que se vivió en la ola migratoria de 2018 y 2019 en Texas, Arizona y California.
9 Feb 2021 – 08:04 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

El mensaje del presidente Joe Biden a los inmigrantes en sus primeros días de mandato generó esperanzas para los indocumentados y un nuevo desafio para el mandatario, a lo largo de la frontera con México cientos de familias centroamericanos esperan una luz verde para cruzar.

En los últimos días, las autoridades estadounidenses han visto grandes grupos de padres e hijos cruzando la frontera, la misma escena que se vivió en la ola migratoria de 2018 y 2019 que llenaron los refugios en Texas, Arizona y California, al igual que las estaciones de la Patrulla Fronteriza.

Activistas fronterizos reconocen del incremento en el cruce de indocumentados, la mayor parte por Texas, pero se espera que pronto empiecen a subir los números en Arizona y otras áreas de la frontera.

“Aquí en el sector de Tucson también estamos viendo que están subiendo los números pero en parte esto está sucediendo porque en los últimos dos años las familias no pudieron encontrar ayuda relacionada al asilo”, dijo a Univision Arizona Juanita Molina, directora ejecutiva de la Red de Acción Fronteriza. “Ahora vamos a ver más personas cruzando y a medida que van cambiando las políticas migratorias veremos los cambios en la comunidad”.

Molina dijo que esperan que en el próximo mes las autoridades migratorias empiecen a liberar familias: “entonces veremos números similares al 2018, un incremento de más del 100%”.

Una nueva crisis que se había previsto

Los críticos republicanos de Biden señalan que la nueva ola es el comienzo de la crisis que se predijo por mucho tiempo, la cual estuvo rezagada ante los esfuerzos disuasivos de la administración Trump.

A fines del mes pasado, las autoridades mexicanas en algunas áreas de la frontera dejaron de recibir a las familias que habían sido regresadas por Estados Unidos bajo las medidas de emergencia de salud por la pandemia de Covid-19 implementadas en marzo pasado.

Debido a la poca capacidad para albergar familias las autoridades fronterizas comenzaron a liberar familias en estaciones de autobuses y refugios la semana pasada.

Un grupo de 166 adultos y niños llegó al Valle del Río Grande el jueves por la noche, seguido por menos de una hora de otro grupo de 87, según CBP. Desde entonces, grupos adicionales de más de 100 personas han sido detenidos en la misma área, según dijo un funcionario de CBP que no estaba autorizado para discutir los incidentes al Washigton Post.

Los administradores de refugios en Laredo, Del Río y San Diego, repotaron un aumento repentino en la cantidad de personas liberadas por CBP que necesitan atención.

No dan asilo por delincuencia o pobreza

El abogado de inmigración Fernando Romo dijo que no todo es color de rosa para los nuevos inmigrantes que consideran iniciar la travesía, muchas de estas familias llegan solicitando asilo y no califican para ese amparo migratorio.

“El problema es que eventualmente estas personas van a tener que presentarse frente a un juez de inmigración y mostrar evidencias de que tienen miedo de regresar a su país por razones de religión, opinión política, membresía en un grupo social, nacionalidad o raza”, explicó Romo a Univision Arizona. “Y la mayoría de estas personas están aplicando para el asilo por la delincuencia o pobreza en sus países, así es muy difícil que puedan obtener un estatus legal en Estados Unidos y desafortunadamente la mayoría de estos casos terminan en una orden de deportación”.

La tolerancia cero de Trump

La administración Trump intentó disuadir a las familias con su represión de tolerancia cero en 2018, que separó a más de 3,000 niños de sus padres antes de que se detuviera en medio del rechazo público.

Los cruces fronterizos se dispararon después de eso, hasta que Trump utilizó amenazas arancelarias para obligar a México a ayudar a Estados Unidos a tomar medidas enérgicas.

México comenzó a aceptar familias centroamericanas regresadas por las autoridades estadounidenses y obligadas a esperar fuera del territorio de EEUU mientras las cortes procesaban sus reclamos humanitarios. Ese programa, conocido como los Protocolos de Protección al Migrante, dejó a miles de familias viviendo en campamentos de tiendas a lo largo del Río Grande. Biden lo está suspendiendo.

Desde marzo pasado, la administración Trump utilizó el Título 42, que permitió a los agentes estadounidenses "deportar" inmediatamente a los que cruzaban la frontera más recientemente hacia México. Pero después de apenas una semana de la presidencia de Biden, México ha comenzado a rechazar el regreso de algunas familias, citando una nueva ley que entró en vigencia el mes pasado que requiere que los niños vayan a refugios apropiados para familias.

El gobierno mexicano emitió un comunicado el sábado reconociendo que "hizo algunos ajustes en los últimos días" debido a la implementación de su nueva ley, pero dijo que no tenían un cambio de política más amplio, reportó Washigton Post.

Esto te puede interesar:

Reacciona
Comparte

TELEVISIÓN DE PRIMERA SIN LÍMITES, GRATIS Y EN ESPAÑOL

Más contenido de tu interés