null: nullpx
Selección México

La carrera de los 5,000 tramposos: fraude descontrolado en el maratón de la Ciudad de México

Más del 15% de los corredores que cruzaron la línea de meta en el maratón anual del mes pasado no corrieron la totalidad del trayecto de 26.2 millas, ni siquiera la mayor parte de este.
21 Oct 2017 – 12:51 PM EDT

CIUDAD DE MÉXICO.- Los maratones han tenido siempre unos cuantos tramposos. Pero casi 5,000 tramposos en un maratón... eso sí parece increíble.

Autoridades de la Ciudad de México enfrentan ahora el desagradable hecho de que más del 15% de los corredores que cruzaron la línea de meta en el maratón anual del mes pasado no corrieron la totalidad del trayecto de 26.2 millas, ni siquiera la mayor parte de éste.

"Se unieron a la carrera entre la mitad y los últimos 5 kilómetros", dijo Javier Carvallo, director del maratón. Hicieron trampa "solo para cruzar la línea de meta y conseguir una medalla. Es una locura".

En total, la carrera descalificó a 5,806 personas de las 28,000 personas que lo terminaron. De ellas, alrededor de 1,000 empezaron la carrera, pero no la terminaron, dijo Carvallo. El resto de ellas tomó un atajo.

El escándalo eclipsa las denuncias de fraude en otros maratones.

"No he visto nada que se acerque a estos números antes", dijo Derek Murphy, fundador de la página web Marathon Investigation, en un mensaje de correo electrónico. "Calculé que aproximadamente 400 corredores tomaron un atajo en el Maratón de Honolulu en 2016. Esto fue mucho peor".

El engaño recibió atención por parte de los lugareños, quienes iniciaron una página de Facebook dedicada a denunciarlo. Además de los corredores que comenzaron la carrera desde mitad de camino, la página de Facebook denunció que los corredores intercambiaron pecheras y utilizaron el transporte público entre los puestos de control.


Cuando Murphy se enteró de las denuncias, comenzó a analizar los resultados. Dijo que inicialmente pensó que los funcionarios del maratón habían cometido un error y habían descalificado a algunos corredores injustamente. "Pero después de un exhaustivo análisis, creo que la gran mayoría de los que fueron descalificados no corrieron todo el trayecto", dijo Murphy, quien dio a conocer los resultados en su sitio web.

La maratón de la Ciudad de México tenía 11 puntos de control: uno en la línea de salida, uno en la línea de meta y nueve a lo largo de toda la ruta. Si el corredor no registraba su paso en tres o más puntos de control, era descalificado, dijo Carvallo. Y si el corredor no registraba su paso en uno o dos puntos de control, los jueces revisaban sus tiempos para ver si eran razonablemente posibles.

Parte de la razón por la cual el engaño recibió tanta atención fue porque los funcionarios del maratón incluyeron inicialmente a todas las personas que cruzaron la línea de meta en los resultados oficiales, en lugar de descalificar primero a los corredores sospechosos y luego publicar los resultados. Los corredores descalificados ya no están incluidos en el conteo oficial.

De aquéllos que fueron descalificados, 1,300 lograron tiempos lo suficientemente rápidos como para calificar para correr en el prestigioso Maratón de Boston. La Boston Athletic Association dijo que no aceptaría corredores descalificados y "comprobaría minuciosamente" los tiempos de los corredores que sí calificaron.


¿Por qué hacerse trampas a uno mismo?

La clasificación para el Maratón de Boston puede ser el motivo de algunos de los tramposos. En cuanto a los otros, los psicólogos atribuyen la motivación al deseo de afirmación social, la emoción de hacer trampa, y la falta de sanción en caso de que los sorprendan, entre otras explicaciones. Hasta este momento, aquellas personas que fueron descalificadas todavía pueden correr en el próximo maratón de la Ciudad de México.

"Probablemente existe este proceso de riesgo contra recompensa", dijo Adrienne Langelier, una consultora de psicología deportiva. "Probablemente lo que están pensando es, '¿cuáles son las probabilidades de que me atrapen?".

Aunque es difícil saber qué pasa por la cabeza de aquellos que hacen trampa, como por ejemplo el ex candidato presidencial mexicano Roberto Madrazo, quien ganó el Maratón de Berlín en su categoría de edad en el año 2007 y quedó expuesto cuando se comprobó que había tomado un atajo.

Carvallo atribuyó el fraude masivo a una estrategia de mercadotecnia que el maratón comenzó en 2013. Durante seis años consecutivos, los corredores que completen la carrera recibirán medallas que deletrean la palabra "México". En 2013, la medalla tuvo la letra M, en 2014 la medalla tuvo la letra E, y así sucesivamente. Este año, la medalla tuvo la letra "C".

Carvallo dijo que la idea era que inspiraría a los corredores a correr el maratón durante seis años consecutivos. El problema fue que, en algún momento, la gente quería la medalla pero no quería correr la carrera completa.

"Pensamos que estábamos creando una buena estrategia de mercadotecnia, o sea, que es bueno para todos los corredores correr el maratón y obtener las seis medallas que deletrean la palabra 'México'", dijo. "Sin saber, sin querer, creamos un monstruo".

RELACIONADOS:Selección México
Publicidad