null: nullpx
Logo image
ViX

Que empiece el matriarcado: así es Mosuo, el pueblo donde las que mandan son las mujeres

Publicado 19 Abr 2018 – 02:12 PM EDT | Actualizado 25 Abr 2018 – 05:02 PM EDT
Reacciona
Comparte

En China, muy cerca de la frontera con el Tíbet, entre las provincias de Sichuan y Yunnan alrededor del lago Lugu, existe una de las sociedades más matriarcales de todo el mundo: los Mosuo.

Son una civilización de unas 30 mil personas que se denominan a sí mismos «Na». Su lengua pertenece a la familia tibeto-birmano, practican el budismo tibetano y su religión tradicional es conservada por un tipo de chamanes que ponderan los cultos a la naturaleza y la armonía entre las personas y los espíritus.

¿Por qué es una sociedad matriarcal?

Las mujeres son la cabeza de cada familia. A una de ellas se la conoce como matriarca (a diferencia del patriarca en los hombres) que es la figura de más alto nivel dentro de cada clan. En contraposición a la mayoría de las sociedades del mundo, el linaje familiar es a través de la línea materna (matrilinaje), por lo que el apellido de la mujer es el que identifica los lazos de sangre.

De esta manera, las mujeres son las propietarias de las tierras, los bienes familiares y las encargadas de administrar la casa, las tierras y la agricultura. La herencia también se transmite de madre a hija. Cuando muere una matriarca, el resto de la familia elige a otra mujer para ser la nueva cabeza de familia, quien habitualmente suele ser la mayor de las hermanas.

¿Y los hombres?

Los hombres viven en la casa de su madre y sus hermanas, se encargan de la ganadería y de la pesca, pero lo que gana y produce, le pertenece a su familia y la decisión de qué hacer con lo recaudado, la toma la matriarca.

Organización política y económica de los Mosuo

Los Mosuo practican tradicionalmente una economía de subsistencia, basada en la agricultura, la ganadería y realizan intercambios comerciales locales, aunque el éxodo del turismo del último tiempo atraído por su civilización única y sus hermosos paisajes, ha traído cambios significativos en su cultura y economía.

Las mujeres no tienen autoridad política, sino solo autoridad familiar, por lo que delegan las responsabilidades en un hombre, a quienes ellas eligen anualmente.

Familia y matrimonio

Cuando una adolescente mosuo cumple 13 años, la tradición es que se celebre una fiesta donde recibe su propio espacio dentro de su casa, y a partir de ese momento, tiene la libertar para invitar a quien desee a pasar la noche. Eso sí, si a la matriarca no le agrada el hombre, ella puede echarlo sin consultar a nadie.

Las relaciones sexuales solo ocurren con el consentimiento de la mujer y tiene que ser durante la noche. Al amanecer, el hombre siempre debe irse a la casa de su propia familia y luego ir a trabajar.

Otras tradiciones del matriarcado Mosuo

A diferencia del mundo occidental, cuando la pasión se acaba, la ruptura ocurre de forma muy sencilla: simplemente el hombre deja de visitar a la mujer o ella deja una prenda de él en su puerta como signo de que no quiere verlo más.

En las relaciones de larga duración o que duran toda la vida, el hombre ayuda a la familia de su pareja en las actividades agrícolas, y si su propia familia se desintegra, puede ser acogido por la familia de su pareja, pero entre los mosuo no existe el matrimonio y las parejas no conviven juntas.

Si una mujer queda embarazada, los hijos permanecen en su casa y el padre puede visitarlos, pero no tiene ningún derecho sobre ellos y no existe ningún prejuicio social por saber quién es el padre del hijo. Los hombres viven toda su vida con sus respectivas familias, por lo que no conviven con sus propios hijos, pero sí con sus sobrinos de parte de sus hermanas.

Esta civilización no parece real, pero lo es y es una de las sociedades matriarcales que aún encontramos alrededor del mundo.

Artículos recomendados:

Reacciona
Comparte