null: nullpx
Logo image
Vix

¿Puede el COVID-19 cambiar nuestras vidas para siempre? Expertos opinan

Publicado 27 Mar 2020 – 01:41 PM EDT | Actualizado 27 Mar 2020 – 02:02 PM EDT
Reacciona
Comparte

La pandemia de coronavirus está alterando la vida tal y como la conocemos. A medida que los gobiernos intensifican las precauciones sanitarias para disminuir el número de contagios, varias economías alrededor del mundo se han ido desgarrando poco a poco, modificando la forma en la que estamos acostumbrados a vivir.

Desde el confinamiento de más de una cuarta parte de los 7.800 millones de habitantes del mundo, hasta el cierre de fronteras, aeropuertos, hoteles y negocios, esta crisis ha provocado, entre muchas cosas más, la pérdida masiva de puestos de trabajo y ha provocado la caída de millones de personas en pobreza e inseguridad alimentaria.

A pesar de que el futuro es incierto, muchos analistas y expertos afirman que esta pandemia y las medidas que se están tomando podrían cambiar permanentemente la forma en la que vivimos, trabajamos y nos relacionamos.

Imaginar y pensar ese mundo post-pandémico es clave para asegurar un cambio satisfactorio en la creación de estas nuevas estructuras sociales.

Entonces, ¿como se ve el futuro?


guia-alejarse-coronavirus-shutterstock-ayudin-clorx-4.jpg

Al Jazeera le preguntó a expertos en medicina, cultura, economía, política y tecnología como pronosticaban el futuro. Esto fue lo que respondieron:

Andrew Keen - Tecnología

Andrew es un comentarista y crítico de la revolución digital y autor de cinco libros, entre los que figura Cómo arreglar el futuro. El experto argumenta que una de las consecuencias más graves que presentará esta crisis, es la muerte definitiva de los medios de comunicación análogicos, tales como la televisión y el radio.

quote: “A medida que el 'mundo analógico' caiga en crisis, las firmas tecnológicas se harán aún más poderosas”

Keen asegura que, actualmente, todos estamos sobreviviendo a la pandemia debido a la tecnología y a todas las herramientas que nos ofrece para comunicarnos, entretenernos e informarnos.

Asimismo, dice que en el mundo post-pandémico, la tecnología será tan importante como lo es ahora, si no es que mucho más. A medida que el tiempo pase, menciona, el resentimiento de generaciones anteriores a los medios digitales irá desapareciendo, y las empresas estadounidenses y chinas tomarán el control del mercado económico.

Sin embargo, el incremento de la popularidad de estos sectores también puede traducirse en el alza de estas herramientas para la vigilancia gubernamental. Tales acciones amenazan con socavar la libertad individual y la privacidad.

En el futuro, esto afectará no sólo a nuestra capacidad de escondernos de la cámara, sino también a determinar nuestros derechos sociopolíticos.

Para aquellos que luchan por la libertad, la privacidad y los derechos individuales, el mundo después del coronavirus, luce mucho más preocupante.

Andreas Krieg - Política

Krieg se desempeña como profesor adjunto en la Escuela de Estudios de Seguridad del King’s College de Londres, Reino Unido. El también investigador, argumenta que esta crisis sanitaria acelerara la cuarta revolución industrial y la digitalización de todos los servicios, incluidos los que son públicos.

“La relación entre la comunidad y el Estado será cada vez más remota, por lo que los gobiernos estarán ampliando su control remoto sobre la sociedad civil y la vida privada”, advierte.

Además, en medio de esta pandemia, argumenta que el individuo se verá presionado para renunciar a sus libertades civiles a cambio de seguridad.

En el ámbito internacional, habrá menos cooperación entre países, aunque la tendencia del nacionalismo y la patria seguirán presentes, especialmente, cuando se trate de políticas en defensa del Estado, como la creación de leyes de migración y fronteras.

Finaliza argumentando que la crisis de salud pública agravará notablemente las crisis económicas ya existentes. De esta forma, estados frágiles y vulnerables serán empujados al caos, así como la destrucción de algunos regímenes que serán derrocados por su incapacidad para gestionar la crisis.

Peter Lynn - Sociedad

Además de desarrollarse como escritor, Peter Lynn dirige dirige la Unidad de Investigación del Comportamiento del Instituto de Investigación Económica y Social de Dublín, Irlanda. El experto, comienza su aportación mencionando que esta crisis cambiará totalmente, la forma en la que está estructurada la sociedad.

Explica que esta crisis sanitaria modificará radicalmente la forma en la viajamos, nuestras rutinas diarias, el ritmo cotidiano, nuestros hábitos alimenticios y cómo nos comunicamos en el entorno familiar. Esto, menciona, será un cambio que veremos en cuestión de meses o incluso, años.

Más allá de eso, argumenta que la modificación más importante se presentará en la manera en la que la sociedad se une para un bien común. Lynn explica que, una vez que las personas se den cuenta del cambio que se puede lograr uniendo fuerzas, se forjará un fuerte sentido de comunidad y unión.

Sin embargo, no todo es positivo, pues esta crisis afectará gravemente a las personas que están en relaciones de abuso y violencia, y aquellos que tienen enfermedades mentales como depresión, trastorno obsesivo compulsivo y paranoia, por mencionar algunas.

Vin Gupta - Medicina

Vin Gupta es profesor asistente afiliado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en Seattle, EE.UU, y experto en políticas públicas especializadas en programas de salud gubernamentales.

“No hemos enfrentado una emergencia de salud pública de esta escala en un siglo. Esta crisis, es el pretexto ideal para que todo el mundo exija atención médica universal”, reflexiona.

Por lo tanto, el experto argumenta que de ahora en más, será necesario que los gobiernos se comprometan en crear políticas que sean igual de benéficas para todos, y que se eleve la seguridad sanitaria al mismo nivel prioritario que otras amenazas, como el desarme nuclear y el terrorismo.

Concluye hablando del papel que tomaran las nuevas tecnologías en el sector salud, y explica que serán una herramienta esencial cuando se trate de servicios hospitalarios básicos, tales como consultas o chequeos de rutina.

Mohd Faizal Musa - Cultura

Faizal Musa es investigador y colaborador del Instituto del Mundo Malayo y la Civilización en la Universidad Nacional de Malasia en Kuala Lumpur. El también escritor, agrega que uno de los aspectos de la vida cotidiana que se verán seriamente afectados por esta crisis es, específicamente, la religión.

Comienza explicando que en algunos países como Corea del Sur, Irán y Malasia, el aumento de los casos de COVID-19, fueron atribuidos a reuniones religiosas y lugares de peregrinación. Esto se une al cierre, como medida sanitaria, de templos, iglesias y sitios sagrados que nunca antes habían sido clausurados.

En un mes, predice, los musulmanes regresarán al Ramadán, pero lo harán con una visión diferente, una en donde los rituales se han visto disminuidos y perturbados. Son rituales y tradiciones que ni siquiera la tecnología puede sustituir.

En otras palabras, la religión -una de las mayores fuentes de cultura para el ser humano y la epistemología de la sociedad- tendrá que reformularse para siempre.

Shanta Devarajan - Comercio

Profesora de Práctica de Desarrollo Internacional en la Escuela de Servicio Exterior de la Universidad de Georgetown en Washington, DC, EE.UU, Devarajan ha dedicado toda su carrera a investigar el impacto de crisis, enfermedades y conflictos, en el mercado económico mundial.

Shanta argumenta que esta epidemia es el ejemplo perfecto para demostrar cómo se desequilibra el comercio mundial cuando la producción de cada país se desacelera. Esta, menciona, también demuestra lo dependientes que somos de la cadena de suministro global, incluyendo el consumo de materiales como equipos médicos, de salud y de prevención.

Asimismo, con el fin de que la economía no colapse aún más, explica que múltiples empresas y gobiernos, han propuesto planes de acción para ayudar a los que menos tienen. Esto se traduce, positivamente, a un aumento de políticas públicas en pro de los más vulnerables y en una disminución de la desigualdad.

Sin embargo, finaliza, será necesario que se equilibren cuidadosamente los subsidios financieros y que se tome en cuenta la situación económica de cada país para crear planes adecuados que funcionen para todos.

Si bien algunos pronósticos son muy buenos, y otros no tanto, lo cierto es que como ciudadanos, debemos poner nuestro granito de arena respetando los lineamientos de seguridad propuestos por las instituciones pertinentes.

Recuerda que en nuestras manos está reducir la curva de contagios por el coronavirus. Cuídate, sigue las recomendaciones básicas de limpieza y prevención y trata, en medida de tus posibilidades, de resguardarte en casa. Prevenir es vivir, no lo olvides.

Y tú ¿piensas que el mundo será otro luego de esta crisis sanitaria? Cuéntanos en los comentarios.

mini:


¡Hey, no te vayas! Pensamos que te gustaría leer esto:

Reacciona
Comparte