null: nullpx
Logo image
Vix

La vida en la Tierra se ha extinguido de dos formas: fuego y hielo (y no, no es GoT)

Publicado 4 Jun 2020 – 05:55 PM EDT | Actualizado 4 Jun 2020 – 05:55 PM EDT
Reacciona
Comparte

La periodos de extinción en la Tierra solo han ocurrido de dos formas y, analizando el pasado, podría haber una predicción de cómo será la próxima extinción.

Durante sus 4,500 millones de años de vida, la Tierra ha pasado por procesos naturales de extinción ocasionados por factores impredecibles o casuales.

Existen 5 extinciones masivas y, aunque unas han acabado con más especies que otras, todas tienen en común que fueran ocasionadas por congelamiento o calentamiento.

Además, la Tierra también ha vivido eras de hielo o de calentamiento que no acaban con todas las especies de forma masiva, pero sí con un gran porcentaje.

Hasta el momento, no hay existe evidencia científica de que la vida en la Tierra pueda terminar de otra manera, incluso cuando sea causada por un factor externo.

Por ejemplo, la última extinción ocurrió hace 65 millones de años con la caída del meteorito que acabó con la vida de los dinosaurios.

En realidad, el meteorito no acabó con las especies sino todo el proceso que siguió al impacto: el meteorito levantó una capa de azufre que ocasionó la reducción de la temperatura en la Tierra y la mayoría de los dinosaurios murieron congelados.

Los dinosaurios ya habían pasado por una era de hielo antes de la caída del meteorito, en donde algunas especies se tuvieron que adaptar para sobrevivir, pero la reacción del meteorito fue mucho peor.

El proceso terrestre de extinción no es muy diferente entre un periodo y otro. Otro ejemplo es lo que sucedió durante la eras de hielo de Huronia y Criogenia.

Hace 2,500 millones de años, la atmósfera estaba formada de metano y dióxido de carbono. La vida era microscópica pero algunas bacterias evolucionaron para crecer a partir de la fotosíntesis.

Los seres vivos que absorbían la luz del sol generaban oxígeno y la reacción atmosférica fue desastrosa. También se formó una nueva corteza continental y es probable que el Sol haya entrado en una fase tenue, dando menos calor a la Tierra.

Los factores combinados dieron como resultado una era de hielo que terminó con los seres vivos microscópicos congelados o envenenados por oxígeno.

Los sobrevivientes se adaptaron a la oxigenación, pero el planeta entró en un periodo extremadamente caliente que duró mil millones de años.

En la era de Hielo Criogenia ocurrió un proceso similar: la Tierra se enfrió como nunca, se formaron los polos y el hielo evitaba que la Tierra absorbiera el calor del Sol.

En un proceso de millones de años, los organismos productores de oxigeno murieron poco a poco y ocasionaron que la atmósfera se llenara de dióxido de carbono para volver a calentarse.

Después, hubo tanta vegetación en la Tierra que los restos de árboles se convertían en lechos de carbón y absorbían en dióxido de carbono. Consecuentemente, la Tierra se volvió a enfriar.

La Tierra entró a la era de Hielo de Karoo y los árboles dejaron de crecer; sin embargo, había tanto oxígeno que la superficie era peligrosamente flamable y ocurrieron muchos incendios forestales.

El fuego generó nuevo dióxido de carbono que le dio equilibrio a la atmósfera y la Tierra se volvió a calentar.

Hasta ahora pareciera que las extinciones son cíclicas: la Tierra se enfría, las especies mueren, se vuelve a calentar, hay nueva vida, pero se vuelve a enfriar.

Además, una vez que hubo vegetación y oxígeno en la Tierra se convirtieron en elementos importantes para mantener ese equilibrio. Entre menos plantas, mayor dióxido de carbono y más calor.

Hace 110 mil años ocurrió la Era de Hielo más popular de la historia, en la cual ya había humanos, y no acabó con las especies en la Tierra pero se extendió durante miles de años.

Actualmente, la Tierra vive un periodo conocido como Holoceno y, como ocurre después de cada periodo glaciar, el planeta tiene que volver a calentarse.

Esos procesos ocurren durante millones de años; sin embargo, la actividad humana ya ha generado tanto dióxido de carbono como lo que generaron los dinosaurios durante toda su existencia.

Lo estragos ecológicos y las extinciones son inevitables, pero lo humanos podrían causar una nueva extinción provocada por ellos mismos.

El exceso de dióxido de carbono no solo ocasiona el calentamiento global, también el perecimiento de muchas especies y, eventualmente, la Tierra tiene que buscar la forma para volver a enfriarse.

No te pierdas:

Reacciona
Comparte