null: nullpx
Zapatos

8 pasos para comprar tacones con los que puedas sobrevivir a una larga fiesta

Aunque todas la desconozcan, hay una ciencia detrás de conseguir tacones que no maten los pies.
24 Mar 2016 – 4:58 PM EDT

Sales de casa, te sientes más estirada, más vigorosa, cada pantorrilla una torre de eléctrica sensualidad. Al cabo de un par de horas, buscas cualquier oportunidad para sentarte y así aliviar la hinchazón de tus pies, tu dolor de espalda y la ampolla de cuya existencia tienes la certeza aún sin haberla visto.

Nos ha sucedido a todas las mujeres que ignoramos que no es lo mismo comprar unos tacones, que comprar unos tacones cómodos y que esto último tiene su ciencia. A continuación, encontrarás algunos secretos que te ayudarán a aminorar los riesgos y evitar las lágrimas a la hora de comprar tus heels de ensueño.

1. NO COMPRES EN LÍNEA LO QUE PUEDES COMPRAR EN TIENDAS. A menos de que se trate de un zapato que ya conoces y que hayas usado, es mejor evitar las compras online de tacones.



2. NO ES LO ALTO, SINO LO DISPUESTO. Contrario a lo que podría suponerse, la altura del tacón importa menos que su posición. Ni muy atrás, ni muy adelante, el tacón debe de estar alineado con el hueso del talón para evitar que te tambalees.



3. CALIDAD MATA PRECIO. Los tacones baratos terminarán por pasarte la cuenta. La mayor parte de los zapatos de bajo costo están hechos de materiales sintéticos y rígidos que no dan de sí, ni se amoldan a tus pies, provocando ampollas en el mejor de los casos.



4. REDONDITO ES MÁS BONITO. A menos de que los dedos de tus pies tengan en su conjunto y por algún error de la naturaleza, forma de lanza, evita los zapatos puntiagudos. Por lo general, una forma redondeada es más cómoda que una que va a obligar a tus pies a adoptar una posición antinatural y que con el uso prolongado, puede traer consecuencias graves como la artritis, los juanetes y los dedos de martillo.



5. MÁS ES MÁS. Debe de haber aproximadamente 2cm de distancia entre la punta interna del zapato y tu dedo más largo, para asegurar que tus dedos tengan suficiente espacio para moverse en vez de rozar contra el zapato. Si no hay una distancia del ancho de tu pulgar entre tu dedo más largo del pie y la punta del zapato, sube medio número.



6. LEVÁNTATE Y ANDA. Muchas zapaterías cuentan con una esponjosa alfombra para aumentar la sensación de comodidad al caminar, de modo que es importante caminar sobre una superficie sin alfombra, y hacerlo durante un buen rato, no obstante la desesperación del personal de la tienda. Ignóralo. Cierra los ojos. Esto tendrá el beneficio añadido de sentir los zapatos en lugar de verlos para así percibir con mayor agudeza los puntos de presión que terminarán por obligarte a decorar con ellos el estante de tu clóset.



7. PIE CANSADO NO MIENTEN. El mejor momento del día para comprar unos tacones, es en la tarde, cuando tus pies están en su punto más álgido de cansancio e hinchazón. Si puedes, evita comprar de mañana y en días de clima más frío, cuando tu pie está en su estado de mayor delgadez. El zapato que te pruebes en la mañana no se sentirá como el mismo al llegar la noche, después de andar de pie a lo largo de varias horas.



8. EL QUE BIEN CORRIGE, POCO LLORA. Si ya compraste tus tacones de ensueño sin antes haber conocido estos útiles secretos y aún no los estrenas, aprovecha para andar con ellos en casa unas cuantas horas, antes de salir con ellos a la calle. Si notas cualquier indicio de incomodidad, devuélvelos o cámbialos por otros, haciendo uso de los tips que ahora conoces. Tu espalda y tu bolsillo te lo van a agradecer.


Más contenido de tu interés