Vamos a explicarte por qué Internet enloqueció con Malia y Sasha Obama

El 2016 ha sido un año muy agitado para las dos hijas del presidente Barack Obama. Un viaje histórico a Cuba, una graduación de 'high school' y la primera asistencia a una Cena de Estado han marcado un año en el que han sido protagonistas.
7 Jul 2016 – 5:10 PM EDT

A pesar de estar sometidas a la exposición mediática desde que eran unas niñas de 7 y 10 años, Sasha y Malia, las dos hijas del Presidente Barack Obama y su esposa Michelle, han crecido adaptándose a los avatares en los que la posición de sus padres las han puesto. Sin embargo, en vista de que han crecido las pequeñas que cautivaron al electorado con sus sonrisas aún sin dientes, los medios han empezado a mostrar un mayor interés en ellas.


Este 2016, además, ha sido un año especialmente agitado. El 11 de marzo asistieron por primera vez a una Cena de Estado, lo que es de alguna manera una presentación en sociedad que puso los ojos del mundo sobre ellas y sus costosos vestidos de 20 mil y 18 mil dólares creados por Naeem Khan, el diseñador indio americano favorito de su mamá.


“Las admiro mucho”, dijo en su momento el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, invitado especial de la cena quien levantando su copa en honor a las dos jovencitas y poniendo toda la atención sobre su presencia dijo: “Admiro su gran fortaleza y elegancia y solo quiero decir que todo lo que han vivo en una niñez poco convencional les servirá como fuente de sabiduría y fuerza para el resto de su vida”.

El estilo recatado y correcto que han mostrado Malia y Sasha a pesar de su juventud ha sido algo ue los críticos han celebrado en los múltiples viajes que han hecho junto a sus padres resaltando siempre que han sabido mantener el equilibrio cuando se trata de ser sofisticadas o de verse relajadas y sencillas cuando la ocasión lo amerita.

"Creo que es duro crecer en la Casa Blanca siendo tan jóvenes. Ellas podrían mostrarse rebeldes y usar ropa que luciera inapropiada. Pero, en realidad, las dos logran estar siempre con las prendas justas”, le dijo la crítica de moda Naina Singla, al portal E! News.

Desde su visita a Londres en junio del año pasado, en donde tomaron té con el Primer Ministro, David Cameron, todos repararon en sus elegantes vestidos cortos rojo y azul menta y muy propios del verano que acompañaron de unas flats básicas.


Luego, en su viaje histórico a Cuba demostraron que siguen al pie de la letra los consejos de Michelle Obama de jugar con vestidos primaverales de estilo naif (inocente) y muy cómodos.


Y finalmente en su más reciente aparición en Madrid, España, el mundo pudo comprobar que las dos niñas son ya mujeres con una voz y un carácter propio en materia de estilo, y que Malia y Sasha Obama parecen mostrarse más cómodas en la exposición pública y el consecuente ‘rol model’ que recae sobre sus hombros.


Pero no solo en materia de moda estas dos jovencitas han logrado colarse en los medios.

Tras la graduación de Malia Obama de Sidwell Friends School, una exclusiva escuela ubicada en Washington D.C, se conoció la noticia de que la hija mayor del presidente asistiría a la Universidad de Harvard no sin antes tomarse un año sabático, información que puso a los medios a discutir las razones y consecuencias de esa decisión.

Ese ‘gap year’ (como se le conoce en Estados Unidos) tildado por muchos como una excentricidad de ricos y, por otros, como un proceso natural para definir lo que quieres con tu destino, será usado por la jovencita, que recién cumplió 18 años, para hacer trabajos de voluntariado. Se han apuntado que su destino puede ser la embajada de España, o los países de Perú o Bolivia.


Sasha, por su parte, también tuvo su momento de popularidad recientemente una vez que el Presidente Obama, en una alocución el pasado 5 de julio, mientras hablaba de Donald Trump y las consecuencias de Twittear sin control, insinuó que su hija menor, Sasha tenía su propia cuenta de la red social. Teniendo en cuenta que ninguna de las dos jovencitas tiene una cuenta oficial en Twittter, los cibernautas enloquecieron buscando qué cuenta fantasma podría ser la que estuviera usando Sasha, solo para darse cuenta al final que Obama estaba realmente hablando hipotéticamente.

Estos episodios insignificantes, casi cotidianos, solo demuestran que en vista de que el periodo presidencial de Barack Obama empieza su cuenta regresiva los medios quieren sacarle su mejor partido a Michelle, Maia y Sasha, tres mujeres que si bien inspiran al mundo con sus maneras, con sus ideales de familia y su estilo son sobreto una fuente segura de clicks.

Vea también:
Malia Obama creció dándonos lecciones básicas de moda

Malia Obama creció dándonos lecciones básicas de moda

Loading
Cargando galería
Publicidad