Los verdaderos Juegos Olímpicos de las mujeres

No solo la contundente participación de mujeres que alcanzó un 45%, sino fenómenos como los de Simone Biles o Monica Puig esperan cambiar la realidad de un mundo en el que el 50% de las niñas que entran a la pubertad abandonan la practica de cualquier disciplina deportiva.
22 Ago 2016 – 8:56 PM EDT

El protagonismo de las mujeres en estos Juegos Olímpicos 2016 se hizo evidente en la contundencia de su participación, una vez que 4.700 de los competidores, es decir el 45%, fueron mujeres, (un número que hace prever que en los próximos juegos se conseguirá una igualdad de 50-50.

Pero los efectos que dejan unos Juegos Olímpicos en las mujeres no se reduce solo a un representativo número de participantes, el impacto que tiene en futuras deportistas y niñas ver subida en el podio a una jovencita como Simone Biles con cinco medallas encima parece no poderse desestimar.

“Los Olímpicos son una oportunidad única para promover el deporte en las niñas y mujeres de todo el mundo, sobretodo con cifras que dicen que un 50% de las que entran a la pubertad dejan de practicar una disciplina deportiva por recelo a que vean su cuerpo, por los miedos de la menstruación o por los mitos que aún perviven de que el deporte es solo cosa de niños”, explican voceros de ONU Mujeres.

De hecho, en esta edición de Río, de la mano del programa ‘ One Win Leads to Another’ (que cuenta con la participación de 217 mil niñas en 25 países), se convocaron a 350 niñas que a pesar de vivir en las favelas más deprimidas de Brasil han conseguido desarrollar su pasión por el deporte gracias a tener pequeñas villas deportivas bien adecuadas en sus barrios y contar con entrenadores físicos y emocionales para poder insistir en sus sueños.

“Con este programa que se desarrolló de la mano del Comité Olímpico estamos transformando la vida de 455 niñas entre 12 y 17 años en Río de Janeiro y queremos que el proyecto se mantenga para conseguir en el 2017 más de 2500 niñas participantes”, explica Sharon Grobeisen, de comunicaciones de ONU Mujeres.

“El deporte me ha enseñado que una mujer empoderada persigue sus sueños sin importar lo que la sociedad piensa de su actitud. Así que yo soy una mujer empoderada porque puedo conseguir lo que quiero. Las niñas soñadoras de mi país ya no rendirán sus sueños a las opiniones o limitaciones que otros les impongan”, dijo Marcelly Victória de 16 años representante del programa y quien fue protagonista junto a importantes atletas de la ceremonia de cierre de Río 2016.


“Como mujer y atleta, sé algo acerca del poder del deporte. Lo he visto en mi propia vida. El deporte me dio la fuerza y la confianza en mí misma para superar muchas barreras que encontré en mi camino”, dice por su parte Nawal Moutawakel, campeona olímpica y miembro del Comité Olímpico Internacional quien está comprometida en trasformar cifras que ponen en evidencia que solo 22 mujeres (24%) son miembros activos del Comité Olímpico Internacional (COI) y cuatro mujeres (25 por ciento) son miembros de la Junta Ejecutiva.

Con las mujeres liderando el medallero latinoamericano, con historias como las de Simone Manuel, la primera afroamericana en ganar una medalla de oro en natación individual, o la de Simone Biles, que con tan solo 18 años hizo historia con sus logros, ONU Mujeres espera que realidades como la retribución total para la última Copa Mundial de Fútbol Femenino (que fue de 15 millones de dólares) no esté tan abismalmente distante de los millones que recibe la Copa Mundial de Fútbol Masculino.


Lea también:


Publicidad