null: nullpx

¿Quién ganará el Emmy? La respuesta es más previsible de lo que crees

La Academia de Televisión tiene unos ciertos patrones de conducta que se repiten una y otra vez. Hicimos nuestras apuestas y aquí te decimos los muy posibles ganadores del Emmy.
17 Sep 2016 – 12:54 PM EDT

Esta noche se irán a casa ganadores y perdedores (sí, lo importante es competir... pero habrá gente con trofeos y otros que no tendrán qué poner sobre la chimenea), pero, como se ha hecho cada vez más evidente cuando se trata de los premios de las Academias, que esos ganadores y perdedores, incluso que esos nominados, sean los que se lo merezcan no queda claro.

Sin embargo, la lista está, los votos han sido emitidos y los resultados de quién se lleva un Emmy se sabrán esta la noche. Y aunque no se pertenezca a la firma de seguridad que resguarda los sobres, sí pueden hacerse ciertas predicciones casi infalibles. No se trata de tener una bola de cristal, se trata de ver los pasados comportamientos de los Emmy y extrapolar.

Repetir patrones

La Academia de Televisión tiende a repetir ciertos patrones (¿les recuerda a otra cierta Academia?) en cuanto a nominados y premiados. El más básico: quien ganó el año pasado tiene la más alta probabilidad de llevarse el premio el siguiente. Véase el caso de Modern Family: ganó como Mejor Comedia en 2010 y repitió en 2011, 2012, 2013 y 2014. La misma serie puede utilizarse para poner otro ejemplo. Cuando la Academia deja de premiar ya no vuelve a hacerlo (con la excepción tal vez de una última temporada). Modern Family no ganó en 2015 o 2016, por lo que este año hay una altísima probabilidad de que otra comedia se lleve el premio mayor.


¿Cuál podría ser? Veep lleva las de ganar -se llevó el premio dos años seguidos- y no sería una mala elección. La más reciente temporada de la serie, incluso sin su creador, ha mantenido la calidad y el humor. Silicon Valley es otra contendiente (ha estado nominada en muchas ocasiones), lo mismo sucede con la aclamada Transparent. Más nuevas, y por ende muy probablemente relegadas al “es un premio estar nominado”, son Master of None, Unbreakable Kimmy Schmidt o Blackish.

La primera temporada es "la buena"

En el caso de los dramas se produjo una gran sorpresa este año. Otro de los comportamientos académicos podría resumirse así: Una vez que una serie no entra a competir en su primera temporada es casi imposible que entre más tarde. Se trata de que se enteren de que existes desde el inicio. Y en el caso de The Americans eso no pasó. La excelente serie sobre dos espías rusos no fue reconocida en ninguna categoría importante en sus primeras tres temporadas, pero este año recibió nominaciones en escritura, dirección, Mejor Actriz, Mejor Actor y Mejor Drama. Podría ser una sorpresa bien recibida, pero la realidad es que el primer patrón se aplica. Y si es así el premio a Mejor Drama irá a manos de Juego de Tronos. La serie de HBO no había ganado hasta el año pasado, pero tomando en cuenta que esta temporada se ha alejado de los libros con éxito y que es la serie con más nominaciones (23), sus chances de llevarse la estatuilla son altas.


Le sigue los pasos la novedosa y muy bien recibida Mr. Robot (aunque puede que una débil segunda temporada lastime sus oportunidades). También se suman Better Call Saul, Homeland (una previa favorita que cae en el segundo patrón: ha dejado de ganar), House of Cards y Downton Abbey (en su última temporada, lo que podría darle una oportunidad).


¡Acción!

En cuanto a los actores se repiten las normas. En la categoría de Mejor Actor en un Drama es una carrera abierta (el año pasado ganó John Hamm por la última temporada de Mad Men) Rami Malek, de Mr. Robot, tiene la más alta probabilidad. Le sigue los pasos Kevin Spacey, nominado tres veces por House of Cards y aún sin estatuilla. Matthew Rhys, The Americans, sería una muy agradable sorpresa. Bob Odenkirk, Better Call Saul; Liev Schrieber, Ray Donovan, o Kyle Chandler, Bloodline, son menos probables.

En el caso de las actrices no está tan claro. Robin Wright, House of Cards, podría llevarse el premio. También Viola Davis, How To Get Away with Murder, que ganó el año pasado. Claire Danes, una previa favorita por Homeland podría reaparecer, y un triunfo merecido sería el de Keri Russell por The Americans. También compiten Tatiana Maslany por Orphan Black y Taraji P. Henson por Empire.

En la comedia la actriz que se llevará la estatuilla, casi con seguridad, es Julia Louis-Dreyfus por Veep. Desde que la serie estrenó ha ganado todos los años y no es inmerecido. Compiten con ella Ellie Kemper, Unbreakable Kimmy Schmidt, que podría ser una contendiente gracias al buen recibimiento de la segunda temporada de la serie de Netflix; Laurie Metcalf, Getting On; Tracee Ellis Ross, Black-ish; Amy Schumer, Inside Amy Schumer, y Lily Tomlin, Grace and Frankie.


En el caso de los actores el futuro es más incierto, pero no del todo. Jeffrey Tambor ganó el año pasado por Transparent y el patrón tenderá a repetirse. Puede haber alguna sorpresa,como Anthony Anderson, Black-ish o Aziz Ansari, Master of None, pero es improbable. También compiten Will Forte, The Last Man on Earth; William H. Macy, Shameless, y Thomas Middleditch, Silicon Valley.


Categorías principales

Los Emmy son uno de los premios con más categorías en la industria, una revisión de todas ellas sería extensa y no necesariamente entretenida a sólo un día de la ceremonia. Pero sí se pueden revisar las categorías en que nadie, o casi nadie, duda de los ganadores. The People vs. OJ Simpson se ha asumido como ganadora, en la categoría de Miniserie, desde que se estrenó. Lo mismo pasa con su protagonista, Sarah Paulson. Menos claro, pero muy posible, es que alguno de sus compañeros de reparto se lleve el Emmy. ¿El más probable? Courtney B. Vance.


En el caso de los nominados en Show de Variedades es interesante. The Daily Show ha sido el ganador durante años y en esta edición no está ni siquiera nominado (esto tras la salida de John Stewart y la llegada del nuevo presentador, Trevor Noah). Esto deja terreno abierto al heredero más claro de ese programa, Last Week Tonight with John Oliver, pero no descarta a otros como The Late, Late Show with James Corden (sus Carpool Karaoke es un éxito viral).


Sólo restan unas horas para saber si la Academia prestara atención a sus viejos patrones o se arriesgará a cambiar de métodos. Lo cierto es que, en un año lleno de controversias en el mundo del cine sobre la falta de diversidad, la televisión y los Emmy han demostrado que no tiene que ser así (incluso cuando dejan fuera de sus nominados a gente tan talentosa como Gina Rodríguez).

Esta noche todo se sabrá, y los perdedores y ganadores se irán a casa sabiendo que a veces el resultado no tiene nada que ver con la calidad y mucho que ver con la costumbre.


También ve:


Publicidad