Ivanka Trump niega que haya copiado las sandalias de Aquazurra y pide que el caso se cierre

Desde principios de este año, la marca italiana ha acusado a la empresaria estadounidense de copiar sus diseños. La hija del candidato presidencial por fin rompe su silencio para decir que ella no ha cometido ninguna práctica desleal.
24 Ago 2016 – 2:13 PM EDT

Ivanaka Trump y sus asesores han respondido a la demanda legal interpuesta el pasado mes de junio en los tribunales de Nueva York por la marca Aquazurra en la que la acusan del plagio de varios de sus modelos de zapatos, en especial de unos emblemáticos que la compañía italiana llamó Wild Thing.

Sin que a nadie sorprenda mucho, la defensa de la hija del candidato presidencial Donald Trump ha negando todas las acusaciones y ha asegurado que ella no ha participado en "ninguna infracción, competencia desleal, ni práctica comercial engañosa" a pesar de los montajes fotográficos que varios medios han publicado en donde son visibles las coincidencias entre los modelos.

Según el conteo hecho por el Huffington Post, la defensa usa en su argumentación 65 veces la palabra “niega” solo para dejar claro que ellos creen que el caso se puede cerrar por falta de pruebas.

Desde el 2010, Edgardo Osorio, el creador colombiano de la marca Aquazzura basada en Italia, ha tenido que lidiar con la copia sistemática de sus diseños: “La firma americana Ivanka Trump, de manera constante empezó a copiar entre 8 a 10 modelos míos por colección”, dice indignado Osorio por teléfono a Univision Trends desde Italia. "No toleraremos que siga habiendo este tipo de confunsiones en el mercado".


Su paciencia, y la de su equipo de abogados se colmó cuando, la firma liderada por la hija de Donald Trump, lanzó su zapatos Hettie Heel, sin ninguna modificación aparente de un modelo que Aquazzura había lanzado en agosto de 2014 y que había puesto en tiendas para la colección Spring-Summer 2015, con el nombre de Wild Thing.

El zapato de flecos cortados a mano y de hilos de cuero para anudar en los tobillos se convirtió rápidamente en un ícono y se agotó a solo unos días de lanzamiento. “Yo tengo ya una larga lista de espera que pidió sus tacones, pero vaya sorpresa me llevé cuando vi que mi zapatos agotados estaban por todos lados bajo la etiqueta Ivanka Trump”.

"Shame on you", le dijo el diseñador a Ivanka en su Instagram. “Ya emprendimos un proceso legal, pero eso se toma su tiempo, y muchas veces cuando ya ha pasado más de un año, los zapatos han salido de colección, entonces quedamos completamente desprotegidos”, explica el creador.


Si hace unas décadas la copia era casi un halago para los diseñadores, como una vez lo confirmó Chanel, porque significaba que su estilo se propagaba por todo el mercado, hoy es una amenaza una vez que muchas veces la copia llega antes a las tiendas que el modelo original, haciendo que negocios de marcas emergentes, de lujo o de tipo artesanal, se vean amenazadas.


“No comprendo por qué una firma tan poderosa no contrata sus propios diseñadores para hacer sus colecciones o al menos contrata uno que modifiquen un poco los diseños para que no salgan al mercado como una copia vulgar”, añade el diseñador quien sentencia “puedes usar mis modelos como inspiración, pero no puedes robar mis ideas”.


Estos zapatos los diseñó Edgardo Osorio pensando en el baile de su natal Barranquilla, pensando en la mujer que encuentra en sus zapatos el eco de sus movimientos cadenciosos y sofisticados, “pero francamente no sé qué historia pueda contar Ivanka detrás de sus zapatos, si ella no los ha creado, si ella no conoce la magia detrás de unos zapatos”. Mientras se resuelven los asuntos legales, los zapatos que Edgardo Osorio reconoce de su autoría se mantienen orondos en el Instagram de Ivanka Trump, como uno de sus modelos más exitosos de temporada.


La conservadora guía de estilo de Ivanka Trump (que puedes copiar para la oficina)

Loading
Cargando galería

Lea también:


Publicidad