null: nullpx

Cuando Hollywood (y la moda) descubrieron Cuba

En estos días, Cuba se ha vuelto irresistible. Pero cuando todos quieren estar allí, recordamos a los famosos que -con unos mojitos- se adelantaron.
20 Mar 2016 – 1:53 PM EDT

Por Georgina Hidalgo Vivas | @cactodeasfalto

Exótica, indomable, encapsulada en el tiempo, Cuba ocupa desde hace al menos un año los principales titulares de las revistas del mundo. Desde que el presidente estadounidense Barack Obama anunció el restablecimiento de relaciones bilaterales -el 17 de diciembre de 2014-, el mundo vive pendiente de su visita a la isla, que al fin ocurrirá este domingo 20 de marzo.

Sí, ahora todos quieren estar allí. Pero no han sido los políticos o analistas los que han ido de avanzada.

Las industrias de la moda y el entretenimiento padecen desde hace décadas una singular "fiebre cubana" que ha llevado a sus más controvertidos protagonistas a desafiar las restricciones del embargo y a pagar millonarias multas al Departamento del Tesoro.

Y las fashionistas lo saben, lo saben...

A finales de los años 90 el encanto de lo prohibido puso a Cuba en los titulares de las más prestigiosas revistas de moda de Estados Unidos y el Reino Unido. Y como todo en esos años, la culpa fue de Naomi Campbell y Kate Moss.


Corría el mes de mayo de 1999 y las divas de Versace aparecieron elegantes, sencillas y muy divertidas en "Meet me in Havana", el fotoreportaje principal de la revista Harper´s Bazaar.

El francés Patrick Demarchelie (toda una celebridad como fotógrafo oficial de la princesa Diana, Brooke Shields, Farrah Fawcett y otras) mostró a las modelos usando costosas y coloridas faldas de Jean Paul Gaultier, Marc Jacobs; vestidos de algodón y seda de Narciso Rodríguez y Ralph Laurent; y zapatos de Prada y Manolo Blanik.

En una atmósfera apacible, como en las viejas películas de acabados technicolor, Demarchelier logró lo imposible: capturar con renovada actualidad el alma vintage de la Bodeguita del Medio, la Escuela de Ballet, en el Teatro García Lorca, el Hotel Nacional, el gimnasio La Lisa y hasta en los puestos callejeros de la Vieja Habana. Un año después, también sería histórica la multa de 31 mil dólares que tendría que pagar Harper´s Bazaar por haber violado el embargo.

Pese al castigo, comenzó el contagio.



En tan solo unos meses, la fiebre cubana llevó a las revistas W Magazine ("Viva Cuba", ago 2015), Porter Magazine ("Cuba", ago 2015), Marie Claire ("Havana Days", sept 2015) a mostrar "los contrastes" de la isla y el carisma natural de sus habitantes haciéndolos posar entre modelos blanquísimas o negrísimas según la luz o el entorno a resaltar.

Pero de todas, la que se viralizó fue la sesión especial de la revista Vanity Fair, que para su número de octubre de 2015, se lució desnudando a Rihanna aprovechando la estética "derruida" de la mansión colonial de Josie Alonso en el barrio El Vedado y el encanto vintage del Lincon Continental Mark II que alguna vez perteneció a la esposa del dictador Fulgencio Batista.


Las fotos a cargo de la experimentada Annie Leibovitz hicieron de la publicación todo un suceso, pues además de las provocativas poses en la cama de los Alonso ("a la que afortunadamente le quitamos el crucifijo", contaría Josie después) y otras en sitios populares como el bar La Rosa, las escaleras del restaurante La guarida y las calles de la Vieja Habana.

El texto, por su parte, ventilaba por primera vez las razones del regreso de la cantante con su novio-agresor Chris Brown.

Viendo atrás, parece que están lejos los días en que había que esconderse como Leonardo Di Caprio, o "disfrazar" las vacaciones de "visitas educativas" como hicieran Beyonce y Jay Z en abril del 2013 para celebrar su quinto aniversario de bodas. Que aunque no pertecenzcan al mundo de la moda, son la pareja hip hopera más glamurosa de (ese y este) momento y entonces fueron ampliamente criticados. Los rumores aseguran que incluso enfrentaron una multa.


Mojito TV

La televisión tampoco ha querido quedarse fuera del set cubano y adelantándose incluso a la prensa, el popular comediante Conan O'Brien transmitió su show desde la isla en marzo del 2015.

Vestido con un traje de lino blanco, camisa azul, corbata verde pastel y sombrero panameño el comediante abrió su programa en una calle cualquiera del centro habanero, con solo una mesa en medio y un grupo de chicas locales cantando una bachata. Un niño sentado no deja de mirarlo y las vecinas toman fotos como si nada.

Durante el show va desde un intento por bailar salsa hasta pasar la tarde en el malecón bebiendo ron de tetrapack con la juventud que apenas lo conoce.


Con todo y sus risas grabadas el programa de O`Brien pasó a la historia como el primero en grabarse desde 1962.

Sin embargo, esta pasión cubana es todo menos reciente. La lista los que han sucumbido a los encantos de la isla -mucho antes de este fashionismo hollywoodense- durante cincuenta años de socialismo y embargo es extensa. Y aún hay mucho por contarse.


Publicidad