null: nullpx
El estilo de las celebridades

Los vestidos blancos no son aburridos y Kate Middleton mostró cómo darles un toque diferente

Publicado 24 Ago 2020 – 04:31 PM EDT | Actualizado 24 Ago 2020 – 04:31 PM EDT
Reacciona
Comparte

Las mujeres de la realeza se han convertido en un referente de la moda, ya que cada pieza que usan se vuelve un statement y todas las fashionistas quieren llevarlas.

Aunque hay ciertos protocolos de vestimenta que deben seguir, muchas de las royals se han mantenido fieles a su personalidad y lo ven reflejado en sus prendas (puedes conocer más sobre princesas rebeldes en una serie gratis aquí).

En este contexto aparece Kate Middleton, que a pesar de seguir al pie de la letra las reglas impuestas por la Corona, encontró la forma de ser un icono fashionista por su gran sentido del estilo.

Sus looks se han vuelto una guía para otras mujeres, quienes la ven como una role model por su elegante y sofisticada forma de vestir, que se adapta muy bien con la vida diaria.

La duquesa de Cambridge no teme en arriesgarse para crear sus looks con tonos muy coloridos. Sin embargo, sabe que el blanco es el nuevo negro y encontró la mejor manera de presumirlo sin lucir aburrido: en vestidos.

En sus más reciente aparición, la mamá de los tres príncipes deslumbró a todos al llevar una pieza completamente blanca que enmarcó a la perfección su silueta.

La royal eligió un vestido de seda italiana bajo la firma Suzannah, en el que las mangas abullonadas, el cuello en V, botones y un cinturón fueron los elementos que le dieron un toque chic y muy favorecedor a su atuendo completamente blanco.

Este cómodo y versátil look dejó en claro que esta tonalidad neutra puede lucir muy bien tanto en eventos formales como en casuales.

Asimismo, dio otra lección de estilo: demostró que el glitter también se puede llevar de día, pues lució unos tacones de Jimmy Choo.

Middleton ya había presumido que un outfit blanco puede ser tan clásico y atemporal como el negro.

Esta tonalidad no sólo transmite elegancia, también significa pureza, paz y tranquilidad en las personas que se atreven a llevarlo.

En 2019, para la gala anual de la Semana de Concientización sobre las Adicciones, la esposa del príncipe William se enfundó en un vestido blanco con escote off shoulder, el cual combinó con las mismas zapatillas brillantes.

De nueva cuenta, enseñó que ese color no es aburrido, al contrario puede ser tan atractivo y llamativo como te lo propongas.

El vestido blanco es tan versátil y tiene tantas variantes como el little black dress que la misma Kate lo sabe.

Entre su inmenso guardarropa hay una diseño extravagante con cortes circulares que dejan a la vista parte de sus brazos.

Este mismo estampado aparece en la parte de su cintura, el cual crea un efecto visual que enmarca su figura. Este tipo de vestido, sin duda, sale de lo común.

El blanco es un color básico que evoca elegancia en cualquier atuendo, pero también puede combinarse con otras tonalidades sin dejar de perder esa formalidad que le caracteriza.

En 2016, Kate optó por llevar un vestido por arriba de las rodillas que sobresalió por el estampado de flores azules que enmarcaron su cintura.

Ese corte de vestido también lo ha combinado con el tono elegante por excelencia: el negro. Este toque hizo que su pieza blanca tuviera un twist.

Para romper con la seriedad de estas dos tonalidades, eligió unos mini tacones azul marino que la hicieron lucir mucho más joven. ¿Qué opinas?

La duquesa no sólo ha demostrado ser una experta en crear tendencias, también en transformar sus prendas en algo muy llamativo.

Sabe muy bien cómo portar los vestidos blancos y llevarlos al nivel más alto del glamour. ¿Seguirás sus pasos?

mini:


No te vayas sin antes leer esto:

Reacciona
Comparte