null: nullpx
Cesárea

Si tu bebé nacerá por cesárea, estos son los cuidados y precauciones que debes tener

Publicado 4 Jul 2019 – 01:12 PM EDT | Actualizado 4 Jul 2019 – 01:12 PM EDT
Reacciona
Comparte

Dar a luz es uno de los procesos del cuerpo humano más difíciles y dolorosos. Las mujeres que pasan por esto experimentan múltiples cambios físicos y psicológicos, por lo que es necesario tener un período de recuperación.

El parto natural requiere un menor tiempo, pero no siempre es una opción, ya que en ocasiones la cesárea es mucho más recomendable para proteger la vida de la mamá y el bebé. No obstante, ésta requiere de más cuidados posteriores.

Aunque la cesárea es un procedimiento muy seguro para las madres y sus pequeños, no deja de ser una cirugía. Por lo tanto, existen ciertos riesgos y complicaciones que pueden evitarse al seguir algunos cuidados.

Higiene

Lo principal es cuidar que la herida no se infecte. Es necesario lavarla diariamente con agua y jabón neutro (sin ningún tipo de perfume). Debe hacerse sólo con la mano, sin usar alguna esponja.

Además, es muy importante mantenerla seca con ayuda de una gasa estéril, pues la humedad aumenta la probabilidad de contraer una infección.

Hidratación

Durante las primeras semanas es totalmente normal sentir la piel tirante y comezón en la zona, e incluso un poco de adormecimiento. Para que la piel sane correctamente, es importante hidratar el área con una crema corporal. Consulta a tu médico para conocer si tu producto elegido es apto.

Mucho reposo

Las madres que han tenido una cesárea deben evitar a toda costa hacer grandes esfuerzos físicos, ya que esto podría provocar que la herida se abra. Durante el período de recuperación no se debe correr, hacer movimientos bruscos o cargar objetos pesados. La ayuda de la familia y/o amigos resultará esencial.

Es recomendable tener reposo en cama y descansar lo más que se pueda. No obstante, también es necesario caminar constantemente para favorecer la recuperación muscular, activar los movimientos intestinales y aliviar algunos dolores y molestias.

Otras personas sugieren usar una faja que comprima la herida para evitar que se abra, pero en este caso, lo mejor es seguir las indicaciones del médico. Además, se recomienda no tener relaciones sexuales durante las seis primeras semanas, o hasta que el especialista lo apruebe.

Presta atención a la herida

Es importante revisar el desarrollo de la herida. Si está caliente, de un color muy rojo, con inflamación o secreción de pus, podría ser signo de una infección, por lo que es necesario acudir con el médico de inmediato.

La recuperación puede variar en cada persona, por lo que es indispensable mantenerse en contacto frecuente con el médico y consultar cualquier duda.

También te puede interesar:

Reacciona
Comparte