null: nullpx
bebe

¿A qué edad empiezan a soñar los bebés? Pediatras explican

Publicado 19 Jun 2020 – 09:41 AM EDT | Actualizado 19 Jun 2020 – 11:14 AM EDT
Reacciona
Comparte

El sueño es una necesidad biológica que permite que el cuerpo descanse y se mantenga saludable.

Al igual que la alimentación, es una actividad fundamental para que nuestro organismo tenga energía y podamos realizar nuestras actividades diarias.

De acuerdo con la neuropediatra Beatriz Romo, en el caso de los bebés, además de darles descanso, este proceso les permite generar conexiones neuronales que son fundamentales para su desarrollo cognitivo.

A continuación, te mostramos cómo funciona el ciclo del sueño de tu pequeño y cuál es su importancia en su crecimiento, según los expertos en desarrollo infantil.

¿A qué edad empiezan a soñar los bebés?

La Asociación Española de Psiquiatría del Niño y el Adolescente explica que los bebés comienzan a soñar a partir de los 18 meses de edad.

A pesar de que hay quienes afirman que este proceso inicia a las 32 semanas de gestación, lo cierto es que cuando el bebé se encuentra en el útero duerme la mayor parte del tiempo, de modo que no es posible que pueda soñar, porque no atraviesa las diferentes fases del sueño.

Además, cuando soñamos se presenta mucho más movimiento ocular, lo que impide que llegue a un estado completo de relajación.

¿Cómo sueñan los bebés?

El ciclo del sueño se divide en dos fases: NO-REM y REM. De acuerdo con la revista digital de salud y bienestar Webconsultas, la primera fase tiene como finalidad reponer la energía que el pequeño ha consumido a lo largo del día. Suele durar entre 90 y 110 minutos.

La segunda etapa se caracteriza por ser más profunda y tener una duración mayor a dos horas. En esta fase aparecen los sueños y las pesadillas.

La fase REM es fundamental para el crecimiento de los niños, pues tiene una labor específica en el desarrollo de los procesos de atención y memoria, así como en su desarrollo cognitivo y de aprendizaje.

Ambas etapas trabajan en conjunto para relajar el cuerpo de tu pequeño y que éste reciba todos los beneficios que puede otorgarle el sueño.

Por esto, la Academia Americana de Pediatría recomienda que el bebé duerma en un entorno tranquilo, silencioso y lejos de estímulos que puedan despertarlo.

De otra forma, su ciclo del sueño puede verse interrumpido, lo que puede retrasar su crecimiento y tener consecuencias negativas en su conducta y desarrollo cognitivo.

Por otro lado, es probable que durante las primeras semanas de vida tu pequeño realice muecas, gestos y movimientos bruscos al dormir, pero no hay nada de qué preocuparse.

Dichas conductas llevan por nombre mioclonías neonatales benignas y son reflejos de sus sueños. Suelen desaparecer después del tercer mes de vida, según la Sociedad Argentina de Pediatría.

Finalmente, conforme la capacidad de comunicación y aprendizaje de tu pequeño aumente, sus sueños tomarán mayor relevancia en su vida.

Asegúrate de brindarle las condiciones necesarias para que su ciclo de sueño pueda desarrollarse adecuadamente y acompáñalo durante esta emocionante etapa.

Su crecimiento está en tus manos, no lo olvides.

Y tú ¿cómo cuidas el descanso de tu bebé? Cuéntanos en los comentarios.

mini:


Pst, pst pensamos que te gustaría leer esto:

Reacciona
Comparte