null: nullpx
bebe

¿A qué edad empiezan a caminar los bebés y qué pasa si se tardan más tiempo?

Publicado 30 Abr 2020 – 05:29 PM EDT | Actualizado 30 Abr 2020 – 05:29 PM EDT
Reacciona
Comparte

Los primeros pasos de tu pequeño se encuentran entre los momentos más significativos de su crecimiento. La edad en la que empiezan a caminar varía dependiendo del ritmo al que se esté desarrollando.

Sin embargo, es importante que cuando este momento llegue, los padres sepan reconocer cada etapa del proceso.

Te explicamos cuál es la edad aproximada en la que un bebé debe comenzar a caminar, según los expertos, y cuales son las señales a las que debes estar alerta en caso de que no pueda conseguirlo.

Primeros pasos

No existe una edad exacta para que el bebé empiece a caminar. Al igual que la primera palabra o el primer balbuceo, este proceso depende de factores cognitivos y físicos que sólo son posibles de impulsar a través de ejercicios de estimulación temprana.

Según la Guía para pacientes y profesionales médicos en la región de Nueva York y el Atlántico Medio, esto también se relaciona con la genética; si sus padres caminaron a una edad temprana, es probable que el bebé también lo haga.

Lo mismo ocurrirá si hubo algún retraso o si presentaron algún trastorno de aprendizaje cuando eran pequeños.

Otros factores que influyen en este proceso son la complexión física del bebé, su peso, estatura, si tiene algún problema o trastorno, si recibe estimulación temprana y si realiza alguna una actividad física que le permita trabajar sus extremidades y habilidades cognitivas.

En este sentido, lograr este objetivo depende de su entorno, historial genético y del empeño que se ponga en la estimulación de su aprendizaje.

Mi bebé no quiere caminar

Como ya se mencionó, no existe una edad exacta en la que un bebé empiece a caminar, pero sí hay un parámetro. Algunos pequeños caminan perfectamente a los 10 meses, mientras que otros no lo hacen hasta los 15 o los 18 meses.

En caso de que tu bebé rebase esa edad y aún no dé sus primeros pasos, puede deberse a varias razones que a continuación explicamos.

Dificultades en su desarrollo

Si desde pequeño bebé tu presentó alguna dificultad para mover el cuerpo (especialmente sus extremidades), lo más probable es que tarde un par de meses más en aprender a caminar. Esto se debe a que su ritmo es distinto.

Lo único que debes observar es que este proceso no venga acompañado de otros factores como mala conducta o dificultad para concentrarse. En caso de que notes algún comportamiento irregular, acude con tu pediatra para descartar cualquier trastorno.

Es más tranquilo que el resto

Hay bebés que suelen ser muy tranquilos al momento de jugar, dormir y relacionarse con los demás. Esto es completamente normal. Eventualmente, la curiosidad surgirá y comenzará a ponerse de pie.

Miedo o temor a lo desconocido

Esta reacción suele ser común en los bebés más precavidos, tímidos o temerosos. En la mayoría de los casos, este temperamento los empuja a tener miedo de las situaciones o procesos que les resultan desconocidos.

Cómo puedo ayudarlo

De acuerdo con Augusta Franco Andrade, especialista y terapeuta kinesióloga, esto es lo que debes hacer en cada etapa.

La fase de pararse solo

Si tu bebé comienza a pararse, ayúdalo a “aterrizar” de manera segura cuando esté listo para sentarse de nuevo.

Además de generarle confianza, este ejercicio le mostrará la mecánica de arriba-abajo y le provocará un mayor interés en esta actividad.

La etapa de caminar con ayuda

Una vez que tu pequeño pueda ponerse de pie y mantenerse sin caer o presentar temblores, es hora de que avance.

Sostenlo con ambas manos y ayúdale a mantener el equilibrio mientras da un par de pasos; esto hará que se acostumbre a la sensación de soportar su propio peso.

La fase de crucero

Esta etapa se caracteriza porque el pequeño comienza a levantarse y a atravesar el cuarto por sí mismo, apoyándose en los muebles.

Asegúrate de crear un entorno seguro. Elimina los obstáculos innecesarios y cualquier otro objeto que pueda resultar peligroso o que impida su movilidad.

De pie en solitario

Después de varias semanas de práctica, el pequeño podrá pararse con facilidad y mantener el equilibrio. Es aquí cuando se presentan los primeros pasos sin necesidad de ayuda.

Primeros pasos

Una vez que estén activos y en movimiento, todo lo que necesitas hacer es ofrecerle las oportunidad para que pueda practicar sus nuevas habilidades.

Ya sea una salida al parque o un pequeño paseo por la calle, estas actividades impulsan su aprendizaje y lo refuerzan.

Aprender a caminar no solo significa el arranque de la independencia de tu hijo, también es un paso en la transición de bebé a niño pequeño.

Sé paciente y recuerda que cada niño va a un ritmo distinto. Es cuestión de tiempo para que pueda levantarse solito y comience a explorar el mundo paso a paso.

Y tú, ¿estás lista para recibir este inolvidable momento? Cuéntanos en los comentarios.

mini:


¡Hey, no te vayas! Pensamos que te gustaría leer esto:

Reacciona
Comparte