null: nullpx
Fashion Week

La revolución del afro se toma el NYFW

Más que político es una apuesta por la aceptación. El 'natural hair' está ganando terreno.
11 Feb 2016 – 7:50 AM EST

Por Angélica Gallón S.| @univisiontrends

Las predicciones de tendencias globales han dejado claro que el 2016 es un año comprometido con celebrar dos ideas desde todos los frentes: lo natural y lo individual.

Parece que los consumidores cansados de tener que ser alguien que no son, -ya sea porque tenían que ser más flacos, más altos, más jóvenes, o más blancos-, empiezan a aceptar lo que los hace diferentes y quieren dejar atrás los complejos. La moda, por supuesto se convierte en la vía más efectiva para hacer ese manifiesto.


No extraña entonces ver por los pasillos de los recintos donde se celebra por estos días el New York Fashion Week e inundando las calles de la ciudad, a unas empoderadas señoritas que parecen haber dejado atrás los mandatos sociales y los peligrosos tratamientos que alisaban sus rizos. Este parece ser el momento del cabello natural, del volumen, del afro.

Cuando se les pregunta por su apuesta, ninguna admite inmediatamente que se trate de una apuesta política, aunque parezca casi imposible no traer a colación los movimientos reivindicativos de otras décadas en donde los manifiestos de raza pasaros sobretodo por el pelo.


Hoy la motivación tiene que ver con dos ideas que parecen colarse profundamente en la mentalidad de los Millenials.

La primera, es que están comprometidos con cuidar de ellos mismo, de no hacer nada que los pueda afectar o dañar su salud. La segunda, es que no quieren uniformarse, ni pertenecer a un grupo, quieren solo celebrar su individualidad.

Ambos sentimientos parecen ser poderosos argumentos para no tener que seguir sometiéndose a horas infinitas y costosas de salón de belleza, en donde tratamientos químicos, -sobre los que siempre pesaba una sospecha por parte de los estamentos de salud mundial-, terminaban quemando o maltratando su pelo.

No es que se esté poniendo en riesgo la millonaria industria de los salones de belleza para afros, es que el énfasis ahora es otro: se invierte más en hidratantes que en productos para alisar.


La revolución, que se ve en la calle como en las pasarelas, con diseñadores que quieren hacer del pelo de sus modelos un verdadero statement afro, como lo vimos ayer en la pasarela de la diseñadora Emily Saunders (foto), no solo se vive en Estados Unidos.

República Dominicana, con ejemplos clarísimos como su top model, Lineisy Montero, y Brasil parecen estar viviendo también su propias reivindicaciones.


Justamente, el año pasado la diseñadora estadounidense de orígenes brasileros Andrea Pippins creo ‘I love my hair’, un libro para colorear dedicado a los adultos, en el que en lugar de darle vida a mandalas o paisajes, creó un recetario de cómo llevar el pelo rizado. A través de las páginas, se encuentran esas múltiples y vibrantes maneras que tienen las mujeres de color de jugar con su afro.

Esto parece ser eso justamente, una invitación al juego, al divertimento y disfrute de lo que cado uno es, y ese llamado parece cada vez estarse viviendo con más gracia y estilo.

Ver también:

RELACIONADOS:Fashion WeekAfroModaBellezaAccesorios

Más contenido de tu interés