Casa

El mejor edificio de 2016, la casa de una empleada doméstica en Sao Paulo

La modesta casa de una trabajadora doméstica en Brasil -con 95 m2 de construcción- es hoy catalogada como el "Edificio del año" y una referencia para la arquitectura mundial.
11 Abr 2016 – 3:24 PM EDT

Se trata de una modesta casa en Vila Matilde, un barrio popular de Sao Paulo, habitada por Dalva Borges Ramos, una trabajadora doméstica de 74 años de edad. Y sorpresivamente, uno de los portales de arquitectura más populares y respetados en el mundo la incluyó entre los 14 ganadores de su premio " Edificio del año".

La vivienda se coló entre proyectos monumentales como la Ópera de Harbin, de MAD Architecs, y trabajos firmados por despachos integrantes de star system de la arquitectura global, como Herzog & de Meuron. El concurso fue creado en 2009 por Arch Daily y que se decide por votación de los visitantes del sitio.

Danilo Terra, Pedro Tuma y Fernanda Sakano, integrantes de Terra e Tuma Arquitetos, el despacho que diseñó y construyó el proyecto, sintetizan así la historia de una casa que hoy coloca en el centro de la atención la arquitectura de interés social:

"El edificio del año" es la casa de una empleada doméstica (Fotos)

Loading
Cargando galería

“En 2011 se acercó a nosotros un joven para pedirnos que remodeláramos la casa de su madre, una persona de escasos recursos económicos que vivía en una construcción con severos problemas estructurales y sanitarios. La señora Dalva había vivido por décadas ahí, en Vila Matilde, un barrio en las afueras de Sao Paulo, cerca de primos, tíos, hermanos y amigos. La primera opción habría sido vender la casa para, sumando los ahorros de toda su vida, comprar un departamento pequeño, en un desarrollo todavía más alejado del centro, pero su decisión fue no moverse, resistirse al aislamiento. Nuestro reto fue, entonces, lograr que ese espacio funcionara con un proyecto que se ajustara a las limitaciones financieras de la familia.

“A inicio de 2014, la casa mostraba signos evidentes de deterioro y comenzaba a colapsarse. La señora Dalva tuvo que rentar una habitación en casa de un pariente. Eso obligó a construir la nueva casa lo más rápido posible, para que los gastos de renta no terminaran por consumir sus ahorros. Utilizamos entonces nuestra experiencia en la construcción de muros de bloques aparentes para levantar un edificio de bajo costo con gran rapidez. El reto mayor surgió en la primera etapa de la construcción. La demolición de la casa antigua tomó cuatro meses, y se realizó al mismo tiempo que se trabajaba en la cimentación y el reforzamiento de los muros de contención que sostenían a las construcciones vecinas. El trabajo de albañilería terminó seis meses después. El resultado es una solución sencilla, pero resultado de un proceso largo, complejo y gratificante: En la planta baja, hay una sala, un baño, la cocina, un carto de lavado y una habitación, conectados por un pequeño patio interior que les proporciona luz y ventilación. En la planta alta hay una segunda habitación y un huerto- jardín que crece sobre el techo de concreto de la sala, y que puede convertirse en una habitación adicional si más adelante se necesita y hay recursos para construirla".

En total, apenas 95 metros cuadrados de construcción sobre un terreno 4.8 metros de frente por 25 de profundidad, que se convierten hoy en una referencia para la arquitectura mundial.


RELACIONADOS:Arquitectura
Publicidad