null: nullpx
dolor menstrual

¿Estás segura de que tus calambres menstruales son normales?

Publicado 18 Nov 2016 – 08:00 AM EST | Actualizado 5 Abr 2018 – 01:47 PM EDT
Reacciona
Comparte

El período es uno de los procesos más naturales que ocurren en el organismo femenino. Cada mes, nuestro cuerpo se prepara para contener y proteger a un ser vivo, que solo en contadas ocasiones se desarrolla. En el resto de los casos, nuestro sistema reproductivo responde con la llegada del período y, en su compañía, vienen los insoportables y conocidos calambres y malestares.

Si bien estos son muy frecuentes, la intensidad de dolor que podemos aguantar tiene un límite y todas deberíamos reconocer cuándo este ha sido sobrepasado y nos esta queriendo decir algo más.

¿Qué son los calambres ''normales"?

Cada vez que no ingresa un huevo fecundado en el útero, el tejido endometrial preparado para recibirlo se desprende y es expulsado a través de la sangre. Durante este período se liberan químicos tales como las prostaglandinas que provocan una respuesta inflamatoria por parte del cuerpo y contracciones musculares que dan lugar a calambres.

Si bien el dolor es muy subjetivo, el dolor más ''normal'' es aquel que puede controlarse con medicaciones o bolsas de agua caliente y tiene una duración máxima de entre 3 y 4 días.

¿Cuándo los calambres son ''anormales''?

Si tu período te obliga a poner en pausa tu vida, los calambres no son en absoluto normales. Si tienes la necesidad de suspender tus actividades porque el dolor es más fuerte, esta es una clara señal de que debes consultar con tu médico de inmediato.

Si antes no solías tener dolores pero poco a poco padeces cada vez más tu período, tal vez este sea el signo de una condición médica. A pesar de que la menstruación puede volverse peor con la edad, un cambio radical en el dolor significa algo más que deberías detectar a tiempo con la ayuda de un profesional.

¿Qué podría ser ese "algo más"?

  • Fibroides: se trata de tumores benignos que aparecen en las paredes del útero. Son muy comunes y alrededor de un 70 % de mujeres los padecerán en algún momento.
  • Endometriosis: esto ocurre cuando el tejido endometrial crece donde no debería( es decir, fuera del útero) y provoca profundos dolores. 
  • Adenomiosis: las mujeres de entre 30 y 40 tienen un mayor riesgo a sufrir esta condición. Lo que sucede es que el revestimiento del útero comienza a invadir los músculos del útero. El útero se contrae y provoca aún más y peores calambres.
  • Aborto espontáneo: lamentablemente hasta un 25 % de mujeres sufren abortos espontáneos. En algunos casos, puede suceder que la mujer ni siquiera esté al tanto de lo que le está sucediendo. Pero estos se presentan con un sangrado muy abundante y dolores abdominales.

Pero, ¡todas estas condiciones tienen cura!

La buena noticia es que estas afecciones no son graves ni ponen en riesgo tu vida. Las fibroides pueden removerse de forma simple, mientras que la endometriosis y la adenomiosis pueden tratarse con medicaciones hormonales y hasta con cirugías mínimamente invasivas.

Muchas mujeres asumen que el dolor es parte de su vida y prefieren incluso omitir hablar de lo irritante y duro que es tener que lidiar con ese dolor todos los meses. Pero, cuando estos comienzan a interferir de forma drástica con nuestra rutina, es fundamental que consultemos a un médico. Ninguna mujer tiene que soportar semejante tortura.

Reacciona
Comparte