null: nullpx
buena salud

Adenomiosis, la enfermedad que se confunde con los "simples cólicos"

Publicado 23 Abr 2019 – 08:48 PM EDT | Actualizado 30 Jun 2020 – 11:30 AM EDT
Reacciona
Comparte

Sólo mirar esa marca roja del calendario es suficiente para hacerte temblar y, ¿cómo no va ser de esa forma? Si además de anunciar el inicio de tu menstruación también vaticina tu 'tormento', y no es por la sangre o la incomodidad, sino por los horribles cólicos.

Un malestar frecuente en la mayoría de las mujeres, pero destruyendo el mito popular, no es incapacitante siempre que no lo confundas con adenomiosis. Una enfermedad que de acuerdo al instituto médico Mayo Clinic se produce cuando el tejido, que normalmente recubre el útero, se desarrolla en la pared muscular de dicho órgano.

Lo peculiar de la adenomiosis es que el tejido sigue realizando sus funciones con normalidad: se engrosa, degrada y produce sangrado durante cada ciclo menstrual, con la diferencia de que el útero se agranda y los períodos se vuelven más abundantes y dolorosos.

¿Cómo saber que lo sufres?

Si bien el ginecólogo es el único que puede dar un diagnóstico, hay síntomas que pueden ayudarte a descubrir si tu problema es la adenomiosis, aquí los más significativos:

  • Calambres intensos o dolor pélvico punzante similar a una puñalada
  • Dolor pélvico crónico
  • Sensibilidad en la parte baja del abdomen o presión

Algunas de sus causas

Al igual que en muchos padecimientos sus causas no son del todo conocidas, pero hay factores que posiblemente detonan el problema, el instituto Mayo Clinic señala los siguientes:

1. Inflamación uterina relacionada con el parto. La inflamación del revestimiento uterino durante el posparto podría causar una rotura en el límite normal de las células.

2. Desarrollo. Se cree que la adenomiosis puede surgir del tejido endometrial que se deposita en el útero cuando se forma en el feto.

3. Crecimiento de tejido invasivo. Las incisiones uterinas realizadas durante una cesárea u otra operación pueden causar una invasión directa de células endometriales.

Algunos tratamientos médicos con los que te puedes topar son: medicamentos antiinflamatorios, pastillas anticonceptivas combinadas, anillo vaginal e histerectomia (se extirpa el útero), pero éste sólo es en casos extremos.

También te puede interesar:

Reacciona
Comparte