Belleza

Los malos hábitos de belleza tienen sus consecuencias

Un error que cometemos muchas mujeres cuando somos jóvenes es creer que lo seremos toda la vida y que no necesitamos cuidarnos desde tan tempranas edades.
2 Sep 2016 – 5:54 PM EDT

Cosechas lo que siembras. Si eres disciplinada con tu rutina de belleza desde los 18, por ejemplo, recibirás tu premio cuando seas mayor. Yo era la típica perezosa que no me desmaquillaba, siempre podía más el sueño que la vanidad y la salud de mi piel. Lo que me confundía era que amanecía como si me acabara de maquillar; ni una gota de máscara de pestañas corrida, nada, todo en su sitio. Entonces, en mi tontería pensaba: esto no puede ser tan malo si me veo tan bien.


Eso sí, dormía fatal porque inconscientemente estaba cuidando de no ensuciar las sábanas. ¡Qué horror! No sé cómo podía, con lo delicioso que es dormir con la cara limpia e hidratada con una crema indicada para la noche. Que, dicho sea de paso, es el momento en que la piel está más receptiva a cualquier producto y lo aprovecha de forma integral.


Sobre advertencia...

Cuando conocí a la condesa Christine D’Ornano, presidenta de la marca Sisley y le comenté mi desidia, no lo podía creer. Me dijo: “Cada día que te duermes maquillada tu piel pierde brillo porque no respira; envejece a un ritmo mucho más acelerado que el natural, realmente es lo peor que puedes hacer. Ahora no lo notas porque todavía eres joven, pero a la larga te vas a arrepentir.” La verdad sí me sacudió todo lo que me dijo, porque ella, que trabajaba de cerca con los expertos de la marca, conocía de primera mano las investigaciones llevadas a cabo en los laboratorios y había visto palpable el daño tan terrible que le hace a la piel pasar toda una noche maquillada.


Después de mi encuentro con Christine me impuse una disciplina que no he vuelto a romper desde entonces. Ahora, por más cansada que esté, me doy el tiempo necesario para mi rutina de limpieza y hasta la disfruto. Y la mejor recompensa me la llevo en la mañana cuando me levanto y veo mi piel sana. Yo les aconsejo que, por más jóvenes que sean, o crean que tienen una piel a prueba de todo, no dejen de lavarse la cara antes de acostarse. Vale la pena.


El cuello y las manos: los olvidados más traidores

Otro error que solemos cometer es el de preocuparnos mucho por el rostro y olvidamos atender el cuello y las manos. Y has de saber que esas son las zonas que más delatan la edad. A veces nos aplicamos los productos que usamos a diario sin llegar al cuello y este se va deteriorando paulatinamente. Lo que sucede es que lo miramos menos, y cuando reparamos en él ya es muy tarde. Hay cremas especiales para cuello y escote, pero si no te interesa invertir en tantas cosas -que es lo ideal-, utiliza lo mismo que pones en tu cara en esa parte. Siempre será mejor eso que nada.

Lo mismo te digo para las manos. Hay cremas realmente eficaces para protegerlas y evitar la aparición de manchas de sol y de la edad. Usa siempre protector solar con alto SFP. Una vez que aparecen las pecas, ya no es tan fácil borrarlas. Una persona con las manos descuidadas, y el cuello flácido y con líneas, parecerá mayor de lo que es, aunque tenga un cuerpo y una cara jóvenes.



Los tiempos que corren en el tema de la belleza son, al igual que en lo que respecta a la salud, de prevención. Mucho mejor antes que después, y mejor también prevenir que tener que remediar.


Publicidad