Belleza

La belleza está en la diversidad

Aunque la industria de la moda nos bombardea con publicidad poco sana y estereotipos lejanos a la realidad, está en nosotros aprender a querer nuestro cuerpo.
8 Jun 2016 – 12:55 PM EDT

Todos recordamos la emblemática escena de American Beauty, donde Mena Suvari interpretaba a una adolescente que aparecía en los sueños del papá de su mejor amiga en una tina llena de rosas rojas. Estos sueños van cambiando, hasta que simplemente tiene un par de rosas sobre su cuerpo, tapando solo lo justo y necesario. ¡Quién no soñó con ser Mena en esa escena!

Por eso es que nos enamoramos del proyecto de la fotógrafa Carey Fruth. En su proyecto, llamado American Beauty, la artista fotografió a 14 mujeres normales, en la famosa pose de la película. En estas fotos no vemos a las típicas modelos flacas y altas, sino que son 14 mujeres orgullosas de sus cuerpos, con distintas formas, tamaños, color de cabello etnias y distintas edades. En este proyecto, la artista prueba que la belleza puede ser encontrada en cada mujer, cicatriz e imperfección, porque cada parte de nosotras nos hace auténticas, demostrando que la belleza está en la diversidad, lejos de los estereotipos que nos imponen.



Cada modelo, con flores en su cuerpo, demuestra que cada una es bella en su estilo, y que una talla 32 es igual de sensual que una talla 42. Y que no necesitas tener 18 para ser sensual. Todo es cuestión de actitud.


Parámetros de belleza

Si bien en nuestra cultura tenemos ciertos parámetros de belleza, lo cierto es que están empezando a cambiar. Las maniquíes muy delgadas solo son parte de un pequeño grupo que aún no entiende que están lejos de la realidad y que además es poco saludable. De hecho, hay varias marcas de belleza que están optando por salirse de los típicos parámetros de belleza para encontrar lo lindo en lo imperfecto.


A veces somos tan duros con nosotros mismos, que buscamos la mínima imperfección para quejarnos y dejar que nuestro mundo se caiga. En este video podemos ver cómo las personas les gustarían cambiar cosas de su apariencia física, siendo cosas que solo ellos ven, como el tamaño de su frente, ser más altos o tener una piel sin imperfecciones. Y luego cuándo le preguntan a los niños qué cambiarían de ellos, estos responden que les gustaría tener una cola de sirena, o algún superpoder. En este sentido, nos damos cuenta que desde que somos niños no tenemos prejuicios con nuestro cuerpo, sino que nuestro entorno va construyendo esos prejuicios, los que finalmente van destruyendo nuestro autoestima.


Al final cómo nos vemos físicamente dependerá de cómo estamos internamente y que tan conforme estamos con nuestra apariencia. Si bien la publicidad y las revistas de moda, hacen que queramos aspirar a un modelo de belleza, dependerá de nosotros seguirlo o no. Y sobre todo, entender que cada uno es bello en su forma de ser y nuestras imperfecciones son parte de nuestra belleza.


Más contenido de tu interés