null: nullpx
Belleza

Dile adiós al pegamento, llegaron las pestañas postizas magnéticas

One Two Lash revoluciona la industria de la belleza con pestañas magnéticas que son fáciles de colocar, no dañan tus propias pestañas y se pueden reusar hasta el cansancio.
14 Jul 2016 – 2:17 PM EDT

Frustrada del lidiar con el proceso tedioso de colocar y quitar las pestañas postizas constantemente, la desarrolladora de bienes raíces y ahora empresaria en el mundo de la cosmética con sede en Miami Beach, Katy Stoka, se decidió a crear las primeras pestañas magnéticas One Two Lash que se pegan con imanes en lugar de pegamento.

Tener pestañas largas, sexys y glamurosas es algo que todas queremos tener y la máscaras ayudan, pero no necesariamente nos dan lo que buscamos. En ese momento es cuando recurrimos a las pestañas postizas, a las extensiones de pestañas que además de ser costosas su colocación por un experto toma horas, o a fórmulas que prometen su crecimiento natural. Todo en favor de lograr volumen y definición de la mirada.



Hasta la llegada de las pestañas magnéticas de One Two Lash, colocarse unas falsas siempre había implicado un ritual que significaba tiempo para ponerles el pegamento, esperar unos segundos y (lo más desafiante y a la vez clave) colocarlas con alguna pinza en el lugar correcto que, por lo general, implicaba hacer ajustes, ajustes y más ajustes. Es aquí cuando comenzaban los problemas: que se corría el maquillaje, que quedaban por encima de la línea de las propias pestañas, que se pegaban entre ellas, que no quedaban iguales en ambos ojos, y la lista continuaba. Si a eso le sumamos que usarlas seguido afecta a las propias pestañas naturales porque las reseca y a la piel del párpado por el constante estiramiento al quitarlas, el problema es aún mayor. ¿Reusarlas? Sí, era posible pero el pegamento adherido del uso anterior lo complicaba.

Para empezar, Stoka propone un formato de las pestañas magnéticas que no es el de un arco completo. ¿La razón? Es que, según la creadora, “el tamaño de los ojos varía y corres el riesgo de que sean o demasiado cortas o demasiado largas”. Por lo tanto, One Two Lash ofrece tiras de pestañas de aproximadamente 1cm (dos sets para cada ojo) con imanes invisibles que se colocan hacia el final de la línea de las propias pestañas creando un efecto como si fueran alas que “abren” el ojo. Para cada ojo vienen dos tiras de pestañas. Una se coloca por encima de las pestañas naturales y la otra tira por debajo a manera de sándwich. De esta manera, se “pegan” entre sí. Y, para quitarlas, simplemente se coloca el pulgar en la tira de abajo y el dedo índice sobre la de arriba, se presionan juntas y suavemente se deslizan en dirección opuesta entre ambos dedos hacia afuera.

Hay cuatro tipos de pestañas magnéticas: Original, Bold, Accent y Filler. Mi opción inmediata fue Bold. El kit trae tres sets de tiras de pestañas para cada ojo: uno para un look más natural, que son más cortas; otro para practicar, que son más largas y tienen la línea negra de donde nacen las pestañas; y el último más glamuroso, que también son más largas y vienen sin la línea negra. Me fui directamente por las glamurosas. Luego de colocarlas el resultado fue increíble porque no lucían artificiales y prácticamente no se sienten al ser sumamente livianas. Requieren práctica como toda aplicación de cualquier tipo de pestaña postiza, pero ante cualquier error que se cometa es fácil corregirlo porque no hay ningún elemento pegajoso con que luchar.

De hecho, puedes colocarte máscara antes y/o después, pero no es indispensable a menos que busques más volumen como para un look de noche. El kit tiene un valor de $59 dólares, pero la inversión significa que se pueden reusar hasta que creas conveniente reemplazarlas. Stoka me confesó que llevaba usando el mismo set ¡por 17ª vez! De momento se pueden pre-ordenar y hay videos tutoriales que grafican mejor su colocación.-



RELACIONADOS:Belleza
Publicidad