null: nullpx
Belleza

Barbie Forever

Ya no hay nada más una Barbie rubia y despampanante: contamos con una barbie-democracia y hay para todos los gustos.
2 Mar 2016 – 01:21 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
The toy doll Barbie appears in her various incarnations at Leuralla NSW toy and railway museum, as the iconic doll approaches her 50th birthhday May 18, 2007 in Sydney, Australia. Crédito: Getty Images

Por Mari Paz Ocejo | @univisiontrends


Con unas bubs de impacto y una cintura imposible, Barbie irrumpe con fuerza en el mundo de las niñas desde los 60. Compitiendo con bebés y figuras infantiles, esta muñeca da en el blanco de las pequeñas que queríamos sentirnos adultas, es decir, TODAS.

Pero esas atractivas curvas, a la larga, le traerían problemas a la más bella y “perfecta” de las muñecas. Nació en 1959 con unas medidas que probablemente ni Thalía tenga: 91 de busto, 46 de cintura, 84 de cadera y 1.75 m de estatura. Obviamente su cabellera era absolutamente rubia –Legally Blond se diría hoy-. Nada mal a simple vista, pero estudios realizados por el Hospital Universitario Central de Helsinki probaron que, basados en sus especificaciones corporales, Barbie pesaría 50 kilos y no podría ni siquiera tener la grasa corporal mínimamente necesaria.

Tal vez en estas épocas nadie se preocuparía de la anatomía de aquella Barbie, pero en 1959, y por bastantes años más, no era común un físico de esas características. Por otro lado, sus pies eran diminutos como los de una geisha, atributo también muy bello y femenino, pero que tomando en cuenta todo lo mencionado, nuestra heroína no podría dar un paso sin caerse, o irse directamente de “pechito”.


Los tiempos cambian y obviamente Barbie tuvo que hacerlo y adaptarse a los nuevos cánones de belleza. Aumentaron su cintura para darle balance a su figura, de manera que se vea más real.

Hoy ya no hay nada más una Barbie rubia y despampanante: ahora contamos con una barbie-democracia y hay para todos los gustos: morenas, pelirrojas, de pelo negrísimo, largo, menos largo, en fin… hay una para cada barbie-fan. Se liberó también de aquéllos tacones de vértigo y ahora puede ir incluso en flats. Así que tenemos Barbie para rato. Felicidad total, porque yo la quiero desde siempre.


__

*Mari Paz Ocejo. Autoridad en el mundo de moda y belleza en México. Durante 12 años fue Editora General de ELLE México. Trabajó también en las revistas Paula y Eres Novia.

También te interesa:

Reacciona
Comparte
Publicidad