null: nullpx
Consejos

5 formas económicas de refrescar la casa en verano

Publicado 26 Jul 2014 – 04:00 PM EDT | Actualizado 26 Mar 2018 – 10:34 AM EDT
Reacciona
Comparte

El verano es una época del año esperada por la mayoría de las personas; sin embargo, una vez llegada comenzamos con las quejas, la imposibilidad de dormir durante las noches, los sudores… Y se hace inevitable e imprescindible buscar soluciones efectivas para contrarrestar los inconvenientes que ocasionan las altas temperaturas. Para propiciar el ahorro y tu bienestar es fundamental conocer algunas formas de refrescar la casa en verano.

#1 Sábanas frías para un dormitorio fresco

Escoge sábanas del tipo algodón egipcio para que sea más fresca; una media hora antes de acostarte (o un poco más) coloca las sábanas dentro de una bolsa y guárdalas en el congelador. A la hora de irte a dormir extiende las sábanas frías sobre la cama y estará más que fresca. Además, sitúa tu cama tan al ras del piso como te sea posible, no olvides que el calor siempre sube.

#2 Un ventilador que gira en sentido contrario

Para que el ventilador funcione bien y proporcione aire fresco a toda la casa, sus cuchillas o aspas deben girar en el sentido contrario a las agujas del reloj. Recuerda que debes mantener tu limpiador limpio, en unos 15 minutos puedes desarmar tu ventilador de pie, lavar cada una de sus partes y volver a armarlo para que dé aire fresco.

#3 Ventilador bien orientado para un aire fresco 

Si tienes la posibilidad abre la ventana de la habitación y sitúa el ventilador de modo tal que éste mire en dirección a la habitación. La idea es que el aire que entre de afuera se combine con el que genera el ventilador y ambos se orienten en igual sentido, o sea hacia el interior de la habitación.

#4 Luz natural para evitar las bombillas eléctricas

Cualquier bombilla que enciendas por poco que sea emitirá calor, así que intenta prescindir de la luz artificial. De igual modo, desconecta todos los aparatos electrónicos cuando no los utilices.

#5 Sábanas húmedas para las puertas

Coloca una sábana húmeda a modo de cortina en una ventana o en la puerta, para que al balancearse desprenda aire fresco.

Pon en práctica estos consejos para refrescar la casa en verano y disfruta de esta hermosa época del año. Y si el calor puede más tú, coloca arroz dentro un calcetín y hazle un nudo en la punta para que quede cerrado, llévalo al congelador y ¡ya tienes un enfriador personal que te proveerá de frescor durante media hora!

Reacciona
Comparte