Famosos

Un minuto agónico y mortal: el accidente 'imposible' que mató a Anton Yelchin

Un desperfecto de fábrica en su Grand Cherokee causó la trágica muerte de Anton Yelchin cuando este famoso actor de 27 años salía de casa para encontrarse con unos amigos. Fueron ellos, sus amigos, quienes descubrieron su cuerpo sin vida.
3 May 2018 – 5:04 PM EDT

La tarde del 19 de junio de 2016, el actor Anton Yelchin tenía una cita con sus amigos para ensayar. Se subió a su camioneta y se dispuso a salir de su propiedad, una vivienda en Studio City, en el condado de Los Ángeles. Nunca llegó a la carretera. Por razones que aún siguen siendo un enigma, el intérprete de la saga cinematográfica 'Star Trek' se bajó del vehículo y se dirigió hacia la reja metálica que delimita el exterior de la casa. Su carro se avalanzó sobre él y lo atropelló, según confirmó el Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD).

Anton Yelchin tenía 27 años y una prometedora vida por delante. La muerte lo encontró de una forma surrealista -el accidente fue calificado como 'freak' (raro)- y se lo llevó tras un agónico minuto en el que luchó por respirar hasta el último aliento.

El coche, una camioneta Jeep Grand Cherokee modelo 2015, aplastó a Yelchin contra una columna de ladrillos y la reja de seguridad.

Famosos que murieron jóvenes

Loading
Cargando galería


En búsqueda de un sueño


Yelchin nació el 23 de marzo de 1989 en San Petersburgo, Rusia (todavía en ese entonces llamada Leningrado). Sus padres, Irina y Viktor, eran patinadores artísticos y auténticos ídolos en la entonces Unión Soviética. Sin embargo, y pese a su fama, la familia sufría opresión, era objeto de discriminación por ser judíos y estaba bajo constante vigilancia por parte de la KGB. Esto lo reveló Yelchin en una entrevista con The Daily Beast en 2011. Esta fue la razón por la que cuando él tenía 6 meses, emigraron a Estados Unidos como refugiados.

En Estados Unidos, se establecieron en California y ahí, mientras Viktor era entrenador de patinaje artístico (entre sus alumnas estuvo la medallista olímpica Sasha Cohen), Irina se convirtió en coreógrafa de la misma disciplina, trabajando en conjunto con su marido. Anton nunca tuvo mucho talento para el patinaje, como dijo en entrevista con el Boston Globe, por lo que encontró más interés en talleres de actuación.

A los 10 años debutó como actor en un episodio de 'ER', aunque s primer papel importante fue al lado de Anthony Hopkins en 'Hearts in Atlantis' estrenada en 2001.

Un detalle de la vida de Anton, que no se supo hasta después de su muerte cuando sus padres crearon una fundación en su nombre, fue que nació con fibrosis quística. La fundación, de la que su amiga Zoe Saldaña es miembro, se creó para apoyar a jóvenes con este padecimiento genético que afecta a las mucosas en los pulmones y tubo digestivo, principalmente.

Desperfecto fatal


El modelo 2015 de la camioneta Grand Cherokee de Jeep, fabricada por Fiat-Chrysler, escondía un defecto que en la palanca de velocidades que daba una lectura equivocada al conductor a la hora de detener el vehículo en posición de estacionamiento. Esto hacía que el carro se pudiera desplazar inesperadamente, detalló Los Angeles Times. En abril de 2016, antes de la muerte del actor, ese modelo de vehículo había sido llamado a revisión por el fabricante -1.1 millones de autos fueron citados para reparación- luego de detectarse que había deficiencias.

Según el reporte de Fiat Chrysler algunos conductores al salir de sus vehículos tras colocar la transmisión en 'park', mientras el motor estaba encendido, se encontraban con que el vehículo se puede desplazar de forma involuntaria y los fabricantes habían recibido información de que 41 personas resultaron lesionadas a consecuencia del problema, como reportó USA Today.

La compañía dijo que mejoraría "los avisos" y el sistema de transmisión en los vehículos afectados para "automáticamente prevenir que los vehículos se desplacen, bajo determinadas circunstancias, incluso si el conductor no selecciona la posición de aparcamiento".


En un parpadeo


Ese domingo 19 de junio, de acuerdo a las declaraciones de su publicista, Jennifer Allen, Yelchin iba a reunirse con amigos para un ensayo cuando bajó del auto por un momento, por una razón que nunca se explicó. El auto retrocedió y lo atropelló. Además, se confirmó que fueron unos amigos los que descubrieron el cuerpo luego de preocuparse por su demora.

Según el reporte forense, la muerte de Yelchin se debió a una asfixia traumática contundente, ya que sostuvo severos daños en su pecho y cabeza: la camioneta aplastó sus pulmones y calculan que murió en el minuto posterior.

Las reacciones de quienes lo conocieron y trabajaron con él no se hicieron esperar: "Era un alma rara y hermosa con una imparable pasión por la vida", dijo Jodie Foster, que lo dirigió en ' The Beaver', al diario inglés The Guardian. "Era a partes iguales un pensador serio y el hermano pequeño más divertido que se podría desear".

"Lo que era grandioso respecto a él era que podía hacer cualquier cosa. Era un camaleón. Podía hacer películas más grandes o más pequeñas, más íntimas", explicó a la AP el director de Drake Doremus, que lo dirigió en 'Like Crazy' "Hay mucha gente que no puede, que sólo puede hacer una u otra (...) Eso es lo que me dejaba perplejo".

Después del incidente, los padres de Yelchin interpusieron una demanda con la compañía automotriz, por el desperfecto, y llegaron a un acuerdo el 22 de marzo de 2018. Aunque no se hizo pública la suma otorgada por Fiat-Chrysler, la cantidad, íntegra, reportó la BBC, se donó a la Fundación Anton Yelchin, que seguirá generando programas de becas y apoyo para jóvenes con deseos de estudiar, todo en memoria de un joven talento que se apagó demasiado pronto.

También te puede interesar:


Publicidad