null: nullpx
Entretenimiento

La increíble razón por la que Esteban Loaiza no puede salir de prisión

El expelotero necesitaría menos de 25,000 dólares para disfrutar de la libertad bajo fianza. Sin embargo, aunque durante su carrera generó cerca de 43 millones de dólares, hoy día no tiene dinero ni para hacerle frente a esa cuota que le cobrarían los fiadores.
13 Abr 2018 – 07:41 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Pese a que generó millones de dólares durante su carrera en las Grandes Ligas, el viudo de Jenni Rivera, Esteban Loaiza, no tiene dinero ni para pagar la cuota que cobran las compañías de fianza.

Por eso, el exlanzador acusado de un cargo de narcotráfico reclama una reducción de 80,000 dólares en la fianza impuesta por la magistrada federal Nita Stormes del Tribunal de Distrito del sureste de California, según la moción presentada por su abogada Janice Deaton.

Loading
Cargando galería

El pasado 12 de marzo, Stormes le fijó una fianza de 200,000 dólares, que debía pagar en efectivo o a través de una compañía de fianzas reconocida y solvente. De prestar el dinero, el hombre de 46 años quedaría bajo arresto domiciliario con vigilancia electrónica. Tendría que mantenerse empleado, no podría salir de la jurisdicción de San Diego y tendría prohibido viajar a México, donde mantiene una residencia.

La casa ofrece garantía "moral"


Desde ese mismo día, Deaton ha intentado sin éxito que la togada reduzca el monto y modifique las condiciones del pago del dinero, que garantiza la comparecencia a sala de un acusado de delito.

En la moción de apelación que presentó el 30 de marzo y que será atendida por el juez Anthony Battaglia el próximo 23 de abril, Deaton propuso reducir la fianza a 120,000 dólares, una cifra que Loaiza respaldaría con la propiedad en Mansfield, en Texas, de su amiga, expareja y madre de su hijo Esteban Sage, Ashley Esposito.

La propiedad, según la abogada, está valorada entre 135,000 y 170,000 dólares.

Para fortalecer su petición, la abogada señaló que la casa de Esposito ofrecía una garantía económica y “moral” porque de faltar a sus citas en corte Loaiza colocaría en peligro el techo de su primer hijo Esteban Sage y de su mejor amiga.

Deaton, según la moción que aparece en el expediente electrónico del caso, justificó su petición explicando que la familia de Loaiza contactó a varias compañías de fianzas que cobraban entre un 10 a un 12 por ciento de comisión por prestar el dinero. Ni Loaiza, ni su familia cuentan con el dinero para pagar el costo por servicio que oscila entre los 20,000 a los 24,000 dólares, afirmó la abogada.

También apuntó que al hacer este planteamiento en sala, Stormes propuso a la familia de su representado tomar algún tipo de préstamo para pagar el depósito no reembolsable, una recomendación que la letrada refutó apuntando que podría violar las disposiciones de la Ley de Reforma de la Fianza.

“La sugerencia de la magistrada de que la señora Esposito obtenga un préstamo con garantía hipotecaria para pagar el depósito no reembolsable de 24,000 dólares para obtener el dinero en efectivo o la fianza corporativa equivale a exigir que el señor Loaiza compre su libertad, un acto prohibido por la Ley de Reforma de la Fianza”, apuntaló la abogada.

Loading
Cargando galería

En un intento por atender los planteamientos del fiscal Jarad Hodes, quien exige que Loaiza permanezca en la cárcel por constituir un riesgo de fuga por sus lazos con México, Deaton apuntó que el exlanzador se convirtió en residente legal de Estados Unidos a los cinco años y creció en San Diego.

Recordó que el viudo de la intérprete de 'Paloma Negra' se graduó de la Escuela Superior de Mar Vista en San Diego, en el 1990, y que toda su familia reside en este país. También resaltó el vínculo de Loaiza con su hijo Sage, de 17 años, y la madre del menor con quien el ahora acusado convivió del 1998 al 2014.

“Luego que se separaron, el señor Loaiza continuó apoyándola a ella y a su hijo Sage”, afirmó Deaton.

Además, aseguró que Loaiza no tiene un historial de enfermedades mentales, ni de abuso de sustancias.

Largo tiempo tras las rejas


Loaiza se encuentra preso desde el 9 de abril cuando agentes de la Unidad de Supresión de Narcotráfico de la Frontera de la Oficina del Aguacil de San Diego lo detuvieron tras rebasar una señal de pare, poco después de salir de la residencia que alquilaba en la ciudad de Imperial Beach.

Los agentes lo vigilaban porque sospechaban que la camioneta Mercedes Benz 450, modelo 2010, que manejaba estaba involucrada en el trasiego de drogas. Al detenerlo, un can especializado alertó sobre la presencia de rastros de narcóticos en la parte posterior del vehículo. Luego los agentes allanaron la residencia del pelotero jubilado, que se dedicaba a ofrecer clínicas de béisbol, donde encontraron 20 kilogramos (44 libras) de una sustancia que aparentaba ser cocaína en un vehículo estacionado en la marquesina.

Por esos hechos, Loaiza, quien ganó más de 43 millones de dólares en una carrera en las Grandes Ligas que se extendió 14 temporadas, enfrenta un cargo de posesión de cocaína con intención de venderla. De ser hallado culpable, se expone a una pena mínima de 10 años de cárcel y a ser deportado a México, su país de origen.


Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés