Jennifer Aniston "está harta" y tenemos las razones por las que el mundo debería dejarla en paz

La actriz ha publicado una carta en The Huffington Post en la que pide que dejen de someter su cuerpo a escrutinio público. Si fuera por las revistas, la actriz tendría más de cinco hijos y hasta gemelos.
16 Jun 2016 – 7:47 PM EDT

Jennifer Aniston lleva embarazada más de una década. Si fuera por los anuncios de las revistas, la actriz tendría más de cinco hijos, unos gemelos y, según INTouch, estaría esperando uno más para ampliar su familia ficticia hecha de titulares errados y de un deseo casi enfermizo de que esté encinta.

Por eso, la intérprete ha publicado una carta en The Huffington Post en donde hace una sentida reflexión sobre las maneras como la prensa la lleva acosando todos estos años: "Para que quede claro, no estoy embarazada. Lo que estoy es harta. Cansada de este deporte nacional de escrutinio y humillación física que sucede todos los días bajo el nombre de periodismo, la Primera Enmienda (de la Constitución de Estados Unidos) y las noticias de famosos".


Ella y su esposo, Justin Theroux, han denunciado que sufren acosos casi diarios en los que se pone en riesgo su privicidad y su vida. "La cosificación y el escrutinio a los que sometemos a las mujeres es absurdo y alarmante. La forma en que los medios me muestran es simplemente un reflejo de cómo vemos y describimos a las mujeres en general, con la medida de unos retorcidos estándares de belleza", dijo enfática la actriz en la carta.

Pero ¿por qué todos están tan obsesionados con perseguirla y tener la primicia de que está embarazada? ¿por qué todo el mundo desea que tenga una hijo? Tenemos tres teorías por las que creemos que esta obsesión se ha vuelto masiva y por las que el mundo ya debería dejarla en paz.

Primera teoría:
A la sociedad no le termina de encajar que la mujer más guapa del mundo (nombrada así en 2014 y 2016 por la Revista People) aún no tenga hijos. Es como si a pesar de mantenerse exitosa, saludable y guapa a su edad, aún no hubiera hecho méritos suficientes para ser la verdadera sweetheart de América. No lo es porque aún todos están esperando que la actriz haga el gran anuncio.

Jennifer Aniston encarna tantos roles tradicionales de las mujeres en la sociedad (es cálida, es natural, es saludable, es dulce) que parece casi natural querer completar la lista con: es mamá. Pero no, no lo es, aunque la revista de turno quiera jugar con las fantasías de todos y jure (señalando su panza en una foto) que sí lo está.

“Voy a tener un bebé cuando yo lo decida”, ha dicho desafiante la actriz tratando de sacudirse de los rumores y las presiones que siempre la acosan. “Tener un bebé no mide mi felicidad o el éxito de mi vida o mis logros”, ha replicado con la intención quizás de, al menos, poner en cuestión la idea de que ser madre es un destino natural y constitutivo de la mujer. Así, también lo ha dejado claro en su carta: "Me he cansado de ser parte de esta historia. Sí, puede que sea madre algún día y, como pasa siempre, si lo soy, seréis los primeros en enteraros. Pero no estoy buscándolo porque me sienta incompleta, como nuestra cultura quiere hacernos creer".

Es valiente que lo diga, sobre todo, para hacerle eco a todas esas voces de mujeres que no se oyen para las que ser madre es la única opción en sus vidas para ser respetadas y validadas.


Segunda teoría:
Después de ver sufrir tanto a la niña guapa y dulce, a la actriz que conquistó el corazón de Brad Pitt, y después de que la sociedad entera padeciera con ella su corazón roto, sus seguidores buscan desesperadamente un signo que les haga pensar que por fin 'Jen' encontró el amor. Por supuesto, no es suficiente con que se haya casado el año pasado con Justin Theroux, la verdadera prueba reina del amor sería un hijo.

De nuevo es evidente que los hijos tienen más significado de lo que parece y se usan para más cosas de las que se sospecha. A pesar de que los expertos terapeutas han advertido hasta el cansancio lo equivocado que es intentar salvar un matrimonio en crisis con un bebé, y, aun cuando, los estudios lancen datos contundentes -como que un 15 por ciento de los nuevos padres en América se divorcia a los tres años de que su hijo haya nacido-, los bebés siguen siendo entendidos como un signo de una verdadera familia, una estable y sólida. Signos del amor.


Tercera teoría:
Todos quieren confirmar -si aún a alguien le cabe la duda después de leer la historia de la mujer de 70 años que tuvo un hijo- que a los 47 aún puedes estar embarazada y no está demás desmontar también que ni siquiera la barrera de los 45 sirve para que te dejen de presionar de que tengas un bebé.

Vaticinar que Jennifer Aniston está embaraza a sus 47 es seguir intentando borrar la noción de reloj biológico que tanto pesó sobre otras generaciones a las que se les advirtió el profundo riesgo que significaba tener un bebé después de los 40. Hoy, con datos del CDC ( Centers for Disease Control and Prevention) que demuestran que entre 1997 y 2007 la tasa en América de mujeres embarazadas entre los 45 y los 49 años aumentó un 50 por ciento y con el fortalecimiento de movimientos como Pregnancyafter50.com o MotherhoodLater.com, Jennifer Aniston sería solo una muestra más de que “nunca tienes que dejar de ser madre”, así ya no seas joven.

Lea también:


Publicidad