null: nullpx
Entretenimiento

El crimen de la tía de Kalimba, Julia Marichal: un trágico y misterioso asesinato que casi destruyó a una familia

El brutal homicidio de la actriz de 'Marimar' y 'La Chacala' causó conmoción en el medio artístico y llevó a uno de sus sobrinos a prisión.
25 Feb 2018 – 10:13 AM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

La muerte de la primera actriz Julia Marichal fue un crimen despiadado y brutal. Así lo describieron los medios el 2 de diciembre de 2011, cuando tras varios días de haber sido reportada la desaparición de la intérprete de 67 años, muy reconocida en el cine y las telenovelas mexicanas como ' Mundo de juguete', ' Marimar' y ' La Chacala', sus restos mutilados fueron hallados en el interior de la cisterna de su domicilio particular al sur de la ciudad de México. El cuerpo había sido desmembrado, presentaba numerosas contusiones y señales de asfixia.

Este horripilante hallazgo fue solo el comienzo de una pesadilla que casi destruyó a la familia de la actriz y provocó un escándalo en medios y la comunidad artística al haberse arrestado a un hombre por un crimen que no cometió.

Loading
Cargando galería

Una figura inolvidable

La actriz nació en Veracruz, México en 1944 (algunas fuentes citan Habana, Cuba en 1942, pero nunca se confirmó) y su nombre completo era Julia Esther Antonia de la Concepción Marichal Martínez, hija de la actriz de origen cubano Esther Martínez Peñate e hija adoptiva, a raíz del matrimonio de su madre con él, del célebre escritor mexicano Juan de la Cabada, reconocido como uno de los más importantes narradores del siglo XX, alcanzando el éxito también como guionista de cineastas como Ismael Rodríguez y Luis Buñuel.

Loading
Cargando galería


El hogar en el que Julia creció en Ciudad de México fue nido de cultura: escritores, músicos, cineastas y artistas como Diego Rivera, Frida Kahlo y Salvador Novo convivieron con la familia. Desde pequeños, Julia y su hermano Alfredo se vieron expuestos a todas las manifestaciones del arte y distintos estilos musicales. Lo mismo escuchaban Jazz que Soul, que Rock o ritmos afroantillanos. A los 21 años de edad, mientras estudiaba en el Centro Universitario de Teatro, Julia hizo su debut como actriz en televisión con una breve intervención la telenovela ' El derecho de nacer', y en teatro universitario participó en puestas más arriesgadas como ' Zaratustra', de Jodorowsky o ' Los Negros', de Jean Genet.

Bella, hábil, muy inteligente y siempre ávida de conocimientos, Julia fue mucho más célebre en la arena intelectual que en la del espectáculo, aunque siempre supo mezclar muy bien ambos universos: en su casa solía recibir a figuras importantes del ámbito cultural, con los que departía en animadas reuniones, lo cual la hizo una figura muy querida y popular.

Cargando Video...
Para ponerte la piel de gallina, estos son asesinatos escalofriantes del espectáculo


En televisión tuvo intervenciones muy notables; son muchos quienes la recuerdan como la noble nana 'Corazón', en ' Marimar', al lado de Thalía; o como la temible sacerdotisa vudú 'Dominga', en la telenovela de corte sobrenatural 'La Chacala', que se transmitió en 1998. Igualmente impulsó la promoción de la cultura en diversos ámbitos: conciertos de música afroantillana, teatro clásico y otras empresas de difusión artística y cultural, que impulsaba con optimismo y alegría.

Asímismo, desde hacía 19 años, Julia era la responsable de clasificar el archivo de su padre adoptivo; el acervo del escritor incluía cartas, borradores de novelas, guiones de cine y cuentos inéditos. El archivo consta de 64 secciones y alrededor de 2,600 expedientes. Julia había obtenido una beca del CONACULTA -hoy Secetaría de Cultura de México- para terminar de clasificar el archivo del cuentista y novelista, quien fue fundador de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios y, junto con David Alfaro Siqueiros, creó el órgano de la Lucha Intelectual Proletaria, por lo que a base del ejemplo, Julia heredó ese espíritu de combate político. Participaba en el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad liderado por el poeta Javier Sicilia.

La actriz recurrió al apoyo de su sobrino Mauricio Marichal - sus otros sobrinos son Kalimba y M'Balia, ambos cantantes - para concluir el trabajo y también recurrió a las instalaciones a la Escuela Mexicana de Archivos (Emaap), propiedad de Ramón Aguilera Murguía y Jorge Nacif Mina. Sin embargo, el proceso para ordenar el legado de Juan de la Cabada estuvo plagado de misterios y conflictos; incluso, semanas antes del asesinato de la actriz, se registraron actos de vandalismo en las instalaciones de la Emaap. La relación entre Mauricio Marichal y Nacif Mina se caracterizó por peleas ríspidas y también el sobrino de Julia sufrió algunas diferencias laborales con su tía, lo que llevaría a trazar una línea de investigación, toda vez se supo que había ocurrido este dantesco crimen.

Sin rastro alguno

Julia desapareció el 12 de noviembre de 2011. Al menos esa fue la fecha en que fue vista por última vez por sus vecinos. Alta, grande, oronda, ataviada en prendas coloridas, era popular en su comunidad y siempre era amable. Su ausencia no pasó desapercibida tampoco para sus amistades, ya que era una cibernauta consumada y no era normal que no posteara varios mensajes en días o que no respondiera a telefonemas o mensajes de sus amigos y familiares.

Cargando Video...
Muerte misteriosa de una mujer


" ¿Dónde está Julia?", era la pregunta que se hacían sus conocidos y seres queridos, al cabo de cinco días de no saber nada de ella. La búsqueda inició en casa, cuando su cuñada María Luisa Cancino fue a buscarla y no la encontró. Fue ella quien dio aviso a las autoridades de la delegación Magdalena Contreras el 1 de diciembre y, al día siguiente, Mauricio fue interrogado y arrestado bajo sospecha de homicidio, iniciando una pesadilla para el sobrino de la actriz -un muchacho de 30 años- que permaneció detenido durante casi un mes.

Amarga pesadilla

Por haber tenido diferencias en público con su tía Julia y portar una navaja, Mauricio fue acusado públicamente de asesinato. En el proceso se cometieron múltiples irregularidades: se obstaculizó el ejercicio de la defensa, elusión del contenido de la averiguación previa, privación a los abogados de conocer la parte acusatoria, ejecución de un arraigo sin investigación previa y restricción a los testigos para aportar pruebas.

La defensa de Mauricio le costó a su madre, María Luisa Cancino, perder todos sus ahorros de su jubilación y afectó a su marido, Alfredo Marichal, uno de los jazzistas más relevantes en la escena nacional, quien padece de esclerosis múltiple. La familia gastó más de 300,000 pesos en abogados, suma exorbitante para una familia mexicana de ingresos promedio.

Los investigadores de la policía encontraron los restos mortales Julia en la cisterna de su domicilio. Había sido asfixiada con una almohada en algún momento entre el 12 y el 13 de noviembre; posteriormente, había sido golpeada brutalmente con un palo o tubo - esto según el número y tipo de contusiones que presentaba el cuerpo- cuando todavía estaba con vida, aunque ya inconsciente, y una vez muerta, fue mutilada y desmembrada: sus manos y cabeza fueron separados de su cuerpo y puestos en bolsas de plástico. El cadáver fue envuelto en un cobertor y arrojado a la cisterna, y cuando los restos mortales se entregaron a los servicios forenses, presentaban un avanzado estado de descomposición.

Loading
Cargando galería


Presionado durante su interrogatorio preliminar, Mauricio cayó en contradicciones y, ante la evidencia circunstancial, fue retenido, mientras se seguían otras líneas de investigación, a instancia y presión de amigos y familiares, quienes defendieron la inocencia del joven. No fue sino hasta el 28 de diciembre que agentes de la Policía de Investigación de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, capturaron y presentaron a Pedro Oswaldo Castellanos y Betsaida Duarte Acosta, como responsables confesos del asesinato de la actriz.

Después de diversas investigaciones, agentes asignados a la Fiscalía de Homicidios de la Procuraduría de Justicia capitalina lograron la captura de ambos empleados de la actriz, luego de que se realizaran varias llamadas desde el teléfono celular de Julia Marichal, con lo que pudieron ubicarlos. Además, en las indagatorias periciales, se estableció que la pareja realizó compras en autoservicios, supermercados y gasolineras con las tarjetas de crédito de la difunta en diversas ocasiones, dejando un rastro de los plásticos a nombre de quien fuera su empleadora: Pedro fungía como su chofer y Betsaida como su asistente doméstica.

El 30 de diciembre de 2011 la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal informó que los detenidos confesaron su participación en el feminicidio, donde detallaron cómo se introdujeron a la casa de Julia, la asfixiaron, golpearon y usaron un serrucho para desmembrarla y posteriormente meter el cuerpo en la cisterna. En sus declaraciones ante la autoridad judicial, se deslindó a Mauricio Marichal como presunto partícipe en el homicidio, por lo que fue puesto en libertad en las horas siguientes, luego de haber cumplido veinte días de arraigo mientras era investigado.

La sombra larga del crimen

Si bien Oswaldo Castellanos González y Ana Betsaida Duarte Acosta fueron detenidos por la Procuraduría General de Justicia como los verdaderos asesinos confesos de la actriz, Mauricio Marichal permaneció en incertidumbre jurídica por varios meses y no fue hasta septiembre de 2012 que el Juez 12 Penal, con sede en el Reclusorio Preventivo Norte, quien condenó a 52 años y seis meses de prisión a Castellanos González y Duarte Acosta por el delito de homicidio doloso.

Loading
Cargando galería


Además el impartidor de justicia los condenó a pagar de manera mancomunada 47,257 pesos por reparación del daño y gastos funerarios, al acreditar también el robo que sufrió la actriz de 67 años de edad. Durante el proceso penal, el Ministerio Público capitalino demostró que en noviembre de 2011,los sentenciados acudieron a casa de Julia Marichal Martínez, ubicada en calles de la colonia Huayatla, delegación Magdalena Contreras. Fue la propia Julia quien los recibió y dejó entrar al inmueble, ya que eran sus empleados de confianza desde hacía cinco años.

El día de los hechos -fijado como 13 de noviembre- Castellanos sorprendió a la actriz, quien estaba distraída mientras conversaba con él, y la tomó del cuello para someterla; luego de golpearla y brutalizarla, la metieron en su recámara y, con una almohada, Oswaldo la asfixió, mientras su pareja lo asistía. Después la golpearon hasta que falleció y posteriormente la mutilaron. Entre ambos metieron los miembros en bolsas de plástico negras. Luego procedieron a saquear el lugar y despojarla de joyería, efectivo y tarjetas.

La familia enterró a Julia con gran pesar y, a la fecha, evita tocar el tema. El golpe traumático que representó, hizo que se provocaran fragmentaciones y daños que nunca se van a reparar: no obstante, el legado de Julia Marichal, pese a lo macabro de su fin, sigue adelante. Numerosas actividades artísticas y festivales culturales en México, que ella fundó, siguen vigentes y la Secretaría de Cultura continuó adelante con lo que fue la labor de su vida: la preservación del archivo del gran escritor Juan de la Cabada, como un tesoro nacional.

También te puede interesar:


Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés