null: nullpx
anime

Recordamos Sally, la bruja, el anime pionero del mahō shōjo

Publicado 5 Oct 2016 – 12:21 PM EDT | Actualizado 14 Mar 2018 – 09:48 AM EDT
Reacciona
Comparte

Sally es la princesa del Mundo de la Magia desde donde mira con fascinación a los humanos. Es tal el encanto, que no duda en abandonar su vida de ensueño para vivir entre los hombres y ser una más del montón mientras descubre cómo es la vida en la Tierra. Para ello, oculta su identidad y actúa como una típica niña, aunque a veces tendrá que utilizar sus habilidades por el bien de sus amigos.

Esa es la historia de Sally, la Bruja, un anime que marcó hito en la historia de la animación por abrir las puertas para un nuevo género: el mahō shōjo, también conocido como Magical Girl, en el cual chicas promedio obtienen o poseen poderes especiales.

Es también uno de los primeros animés producidos por Toei Animation y el primero del tipo shōjo, donde abundan destellos, figuras estilizadas y grandes ojos.

¡Y pensar que todo empezó por una bruja quien cometió la osadía de casarse con un mortal! ¿Te suena familiar?

¡Gracias, Samantha!

Samantha Stephens es como la madre de la brujería y hechicería de la televisión, gracias a Bewitched. Esta serie llegó a la televisión en 1964 y contaba la historia de esta mujer, quien se casaba con el publicista Darrin Stephens, un mortal como cualquier otro. La noche de la boda, Samantha le revela su secreto: es una bruja.

La historia fue muy popular en todo el mundo, incluyendo Japón. Es país oriental estaba fascinado con las aventuras de Samantha, quien, pese a los deseos de su marido, debía usar sus poderes para acabar con locos embrollos.

Fue en esta historia que se inspiró Mitsuteru Yokoyama, quien escribió e ilustró el manga publicado en la revista Ribon de 1966 a 1967. Otros apuntan que las aventuras de Mary Poppins (1965) también dieron su granito de arena para la creación de Sally, la Bruja y las posteriores series Magical Girl.

El manga fue rápidamente adaptado por Toei Animation, contando con la dirección de Toshio Katsuta. Se produjeron 109 episodios desde 1966 a 1968. Los primeros 17 fueron en blanco y negro.

La metáfora japonesa

Sally fue la protagonista, pero no la única de la historia. Se acompañó de personajes entrañables como Yoshiko y Sumire, sus mejores amigas; Kabu, su asistente de transformación (suele ser confundido como su hermano menor pues toma la forma de un pequeño de cinco años); los trillizos Hanamura (hermanos de Yoshiko); y Daimaō, el padre de Sally, quien le prohíbe ir a la Tierra al inicio de la historia.

En realidad, la trama era una metáfora al proceso de modernización japonés y a su crecimiento económico, así como una muestra de la influencia de la cultura occidental en el país asiático.

La esperada secuela

La historia de Sally culmina cuando su abuela le informa que debe regresar a casa. Antes de hacerlo, la chica le cuenta la verdad a sus amigos, quienes no le creen hasta que la ven usando sus poderes para apagar un incendio en su escuela.

Sally fue tan popular que se produjo una segunda parte, 20 años después. La secuela inicia pocos años después del final de la narración original y finaliza con la película Sally, la bruja: el amor de mamá es eterno, en el que la chica se convierte en la soberana del Mundo de las Brujas.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:animeanime para chicasMagiaMagical Girlsseries anime