null: nullpx
Criticas de Cine

Crítica de 47 Ronin: una aventura verdaderamente épica

Publicado 6 Ene 2014 – 04:13 PM EST | Actualizado 26 Mar 2018 – 10:34 AM EDT
Reacciona
Comparte

Aunque más de uno piense que con 10 dólares se puede hacer un film de la talla de la trilogía de El Señor de los Anillos, la verdad es que no. Para hacer 47 Ronin, el director Carl Rinsch requirió la más de 100 millones de dólares, presupuesto que luego fue subiendo debido a batallas entre éste y el estudio Universal Pictures y, finalmente, al momento del estreno todos la habían descartado del todo, ya que tenía que haberse lanzado a fines de 2012. Sin embargo, aunque haya sido ampliamente ultrajada (tiene menos de 20% de aprobación en RottenTomatoes), 47 Ronin es una aventura épica, que merece ser vista más allá de los prejuicios.

Cambiando las reglas

Seguro lo que más recuerdan de la campaña promocional del film (particularmente tráilers que vinieron detrás de films como El Hobbit: La Desolación de Smaug) es la presencia de Keanu Reeves y, posiblemente, más de uno creyó que era el protagonista. Sin embargo, su personaje Kai es meramente el motor que da pie a toda la aventura, y hasta podría decirse que el film está en su contra: son los otros guerreros los que reciben los aplausos y el desarrollo de personaje, Kai sólo está allí. ¿En qué película moderna vieron algo como esto?

Para una historia centrada en 47 guerreros, las aventuras y peleas son únicas e inolvidables, como aquella (ampliamente recortada, seguro veremos más de ella en el DVD) ubicada en el puesto de intercambio de Dejima, en donde gran número de protagonistas pelean con enormes y brutales ogros. Sí, el mundo de este film no es el más certero históricamente, pero todo monstruo presentado aquí (brujas, samuráis mágicos, dragones, y mucho más) es representado a todo volumen de imaginación.

Maravilla visual

Los actores quizás sean el eslabón más débil del film, aunque la nominada al Academy Award Rinko Kikuchi roba todas las escenas en las que aparece, su villana es una de las mejores presencias malévolas del año. Hiroyuki Sanada, quien interpreta al verdadero protagonista, el ronin principal Ôishi, podía haber sido mejor pero está bien en su rol; mientras que Tadanobu Asano (que reconocerán como Hogun en las Thor) se calza apropiadamente los zapatos de villano.

Finalmente, el trabajo de CGI y cinematografía de la película merecen su propia mención, creando un mundo tan maravilloso, que inmediatamente nos veremos sumergidos en él, los rojos profundos y plateados brillantes destacándose en el impactante conjunto. Esto último hace del film un espectáculo que seguramente no se querrán perder, dos horas de verdadera acción épica.

La película llega, con un poco de suerte, en enero para Latinoamérica. ¿Irán a ver 47 Ronin?

Reacciona
Comparte