null: nullpx
Cine Independiente

10 películas independientes tan comerciales que nos gustan a todos

Publicado 9 Jun 2015 – 10:00 AM EDT | Actualizado 26 Mar 2018 – 10:34 AM EDT
Reacciona
Comparte

En la comparación con el presupuesto normal de un blockbuster, algunas costaron un centavo, un puñado de monedas, casi nada. Pero a pesar de ello, o recaudaron una fortuna, o devinieron en piezas de culto. Existen ejemplos de sobra, a lo largo de la historia.

Directores como Roger Corman forman un imperio sobre la base de exprimir y ahorrar recursos al máximo. Grandes estudios surgieron en oficinas mugrosas, garajes y alcantarillas. A veces, lo pequeño no solo es bueno, sino redituable y trascendente. En consecuencia, repasamos una lista de películas independientes que fueron muy exitosas.

1. Easy Rider

La primera del conteo, por obligación. Busco mi Destino divide en dos la evolución del séptimo arte, dentro y fuera de la industria. Marca un rumbo, cuando Hollywood había perdido la brújula y el contacto con los jóvenes. Es la carta de presentación de una serie de talentos inmortales: Dennis Hopper, Jack Nicholson y Peter Fonda. Hoy seguimos tras la ruta de su legado. Road movie perfecta. Un grito insurreccional de la contracultura.

2. THX-1138

Cuando George Lucas ni soñaba con ser atraído y devorado por el lado oscuro de la fuerza. Su ópera prima es la antítesis de Star Wars. Un filme intenso, incómodo, distópico, abstracto, políticamente incorrecto. Pinta un “no futuro”, desolador, frío, deshumanizado. Ciencia ficción pura y dura. Inobjetable. Quince pulgares arriba. De plena vigencia.

3. Pink Flamingos

El largometraje más sucio del planeta. Rodado y concebido por la mente de John Waters, genio del mundo trash y del universo Pop. Subvierte esquemas, transgrede códigos, sacude las conciencias de diferentes generaciones. El underground en su estado de feliz anarquía. Iconoclasta celebración de los desechos, las periferias y los márgenes del status quo.

4. Halloween

Otra viga de cemento. Pilar del género de terror durante el apogeo de la llamada pesadilla americana. Hermana de La Matanza de Texas y La Noche de los Muertos Vivientes. Introduce a un asesino en serie, todavía incorregible e indomable: Michael Myers. Le abre las puertas a un maestro del pánico de serie “b”: John Carpenter. Irrepetible, pero mal clonada. La original es una barbaridad, del plano secuencia de apertura a su final ambiguo, perverso, maquiavélico.

5. The Evil Dead

Inaugura la vertiente caricaturesca de la escuela del espanto y el brinco. La dirige Sam Raimi, el padre de la primera trilogía de Spider Man. The Evil Dead es su disparatada, desequilibrada, chispeante y vertiginosa ópera prima. Un carrusel de sangre, embrujos, chistes gruesos, carcajadas y efectos artesanales. La broma macabra de los ochenta.

6. Sexo, Mentiras y Video

Fenómeno global. Palma de Oro de Cannes de 1989. Diversificó a la oferta de los chicos emergentes. Catapulta a la fama a Steven Soderberg, quien la escribe en 8 días, e hizo su rodaje en apenas cinco semanas. Mezcla distintos formatos y experimenta con las infinitas posibilidades de la tecnología casera en boga. Asimismo, impulsa la meteórica carrera de James Spader, y plantea uno de los dilemas de la época.

¿Amor o carnalidad sin compromisos? Para rebobinarla cien veces.

7. El Mariachi

El debut glorioso de Robert Rodríguez con un puñado de dólares. Es la Ciudadano Kane del narco cine, de la estética pirata, del “ do it yourself”. Le proporciona alas y autoestima a los chicos escépticos de los 90. Llega en el momento justo e indicado. Rápida, furiosa y conceptual, a su modo. Reparto de auténticos desconocidos. Lúdica y autoconsciente de sus limitaciones. Legendaria.

8. Reservoir Dogs

Uno de los cantos de cisne de Tarantino. Su posmoderna, deconstructiva y personal lectura del filón de gánsteres. Sorprende por su impactante hiperviolencia, normalizada por unos personajes, aparentemente vulgares, comunes y corrientes. Ahí radica su insólito giro de tuerca. Despliega un caos, un perfil de criminalidad, a partir de un enfoque sarcástico y desprovisto de juicios morales. Única e inspiradora.

9. Proyecto de la Bruja de Blair

Desata una ola internacional de miedo y escalofrío. Invade a las incipientes redes de la autopista de la información. Cambió a una anquilosada estructura de negocios. Implanta el esquema, ahora agotado, del falso documental con actividades paranormales de por medio. Confunde a los entendidos y a los advenedizos, ya que nos toma de imprevisto. Insuperable en su propuesta de horror verité.

10. Donnie Darko y Memento

Tomen cualquiera de los dos, da igual a cuál le den el décimo lugar y a cuál coloquen de bonus. Son efecto de las fobias, los traumas, los delirios y las paranoias de principios del siglo XXI. Analizan las secuelas de la esquizofrenia colectiva, se centran en víctimas de un decorado, de un espacio, de un contexto en decadencia. Nos sumergen en los laberintos de la memoria desgarrada de una sociedad apocalíptica. Negrísimas, fantasmagóricas y alucinadas. Para estudiarlas a fondo.

Reacciona
Comparte