null: nullpx
Entretenimiento

Así se enteraron los Quintanilla de que Selena estaba muerta

El 31 de marzo de 1995 la cantautora de 'Bidi, Bidi, Bom, Bom' no llegó al estudio de música donde la esperaban su hermano A.B. y su papá Abraham Quintanilla para continuar con la grabación de su primer álbum en inglés. Por la tarde, ellos recibieron una llamada que les cambiaría la vida para siempre.
30 Mar 2018 – 2:32 PM EDT

El esposo de Selena Quintanilla, el guitarrista Chris Pérez, despertó la mañana del 31 de marzo de 1995 con el ruido de su compañera saliendo de la casa que compartían en el 705 de la Calle Bloomington del barrio La Molina, localizado al oeste de Corpus Christi.

Cerca de las 9:00 de la mañana, la cantante -vestida con un conjunto de sudadera verde- abordó la pickup azul marca Chevy de su marido sin decir hacia donde se dirigía. Sin embargo, antes de partir ojeó las páginas amarillas buscando algo, recordó el músico en la declaración jurada que ofreció esa noche.

Fue la última vez que los pasos de Selena se escucharon en esa casa.


Foto a foto: esto fue lo que le pasó a Selena el día que Yolanda la mató

Loading
Cargando galería

Casi dos horas después, sonó el teléfono de la residencia. Al otro lado del auricular, Abraham Quintanilla preguntaba por su hija, quien no había llegado a su cita en el estudio de grabación. En ese entonces, la cantautora de 'Bidi, Bidi, Bom, Bom' grababa su primer álbum en inglés ‘Dreaming of you’, que se lanzó póstumamente el 18 de julio de 1995 y vendió 175,000 copias en su primera semana de venta.

Chris Pérez

“Le envié un mensaje por beeper y ella llamó entre las 11:00 y las 11:15 de la mañana. Sonaba como si hablara del celular y quizás iba manejando. No me dijo que estaba con Yolanda Saldívar”, afirmó Chris, quien en ese momento tenía 25 años.

Luego el guitarrista salió de compras con su padre Gilbert Pérez, quien estaba de visita y mientras regresaban a la casa a las 12:30 de la tarde escuchó que sonaba el teléfono.

“Era una empleada del banco donde tenemos nuestra cuenta, Yolanda Olivarez. Ella me dijo que su mamá le había dicho que a Selena le habían disparado dos veces. Le dije que no era cierto. Que era un rumor”, contó.

Tras recibir una segunda llamada repitiendo la terrible noticia, Chris llamó a Q Productions para hablar con Selena y despejar las dudas. Pero le respondió la tía de Selena, Dolores Quintanilla, confirmando que su esposa y compañera de banda se encontraba en situación crítica en el hospital Corpus Christi Memorial. Alguien había baleado a la artista de tan solo 23 años.


Abraham Quintanilla

A 3.4 millas de distancia, unos minutos antes, Abraham caminaba hacia su oficina en Q Productions con su hijo A.B. Quintanilla cuando sonó el teléfono. El dúo venía de almorzar en el restaurante Hi Ho, uno de los lugares que también frecuentaba su hija.

“Yo le digo, ¿qué pasó?”, relató el productor y músico en una entrevista de televisión.

Atribulada, la tía de Selena señaló que la cantante se encontraba en el hospital. Su papá pensó que se trataba de un accidente automovilístico y partió del estudio a toda prisa.

“No tenía idea de lo que había pasado. Mi hijo y yo fuimos al Memorial Hospital donde vi mucha gente en las inmediaciones”, afirmó Abraham Quintanilla en su declaración jurada del 5 de abril.

La noticia

"Cuando nos bajamos del carro y voy entrando al cuarto de emergencias, un policía me dice: 'a tu hija la acaban de matar', así me dijo", añadió el productor posteriormente en una entrevista de televisión.

Entonces cuando entró a la clínica, un médico le informó que su hija menor había llegado al hospital muerta. Los médicos trataron de reanimar a la cantante durante 50 minutos.

“La gente estaba diciendo que una mujer de nombre Yolanda le había disparado e inmediatamente supe que se trataba de Yolanda Saldívar”, indicó el hombre, quien vivía en una casa contigua a la de su hija menor.

Poco después, arribó Chris. Fue el suegro quien le informó que Selena estaba muerta.

A poca distancia, en el estacionamiento del entonces motel Days Inn, quedó estacionada la camioneta azul guiada por Selena, quien unas horas antes había llevado a Saldívar -su amiga y confidente- al hospital para recibir atención médica tras sufrir un día antes una supuesta violación en México (algo que fue descartado por los médicos).

Frente a la habitación 158 del hostal donde Saldívar le disparó a Selena por la espalda quedó la cartera, el celular y un maletín con documentos de la cantante.

Contrario a lo que horas antes había hecho Selena por Yolanda, la enfermera convertida en la contable de las dos tiendas Selena Etc., no procuró atención médica para la mujer a quien decía querer como a una hija.

Los médicos declararon a Selena muerta a la 1:05 de la tarde.

Más contenido de tu interés