Educación Especial

Texas violó la ley al fallarle a niños con necesidad de educación especial, concluye investigación federal

El Departamento de Educación encontró que el estado no identificó adecuadamente a todos sus estudiantes con discapacidades. Muchos de los afectados serían hijos de inmigrantes con un conocimiento limitado del inglés.

Distritos escolares a lo largo de Texas retrasaron evaluaciones o negaron servicios del programa de educación especial a estudiantes y, al hacerlo, violaron la ley federal que garantiza que los menores deben tener una educación pública gratuita y apropiada, señalaron el jueves autoridades federales.

Una investigación del Departamento de Educación concluyó que la Agencia de Educación de Texas le falló a muchos estudiantes con discapacidades e incumplió con la ley que protege a individuos con necesidades especiales (IDEA, por sus siglas en inglés).


La agencia federal condujo entrevistas con padres, funcionarios estatales y representantes escolares y realizó visitas a distritos escolares como parte de su pesquisa, la cual se inició luego de que el Houston Chronicle publicara una serie de reportajes en 2016 en el que destacaba que distritos escolares estaban limitando la entrada a su programa de educación especial porque la Agencia de Educación de Texas había establecido un 8.5 por ciento como indicador de registro.

Muchos de los afectados son estudiantes inmigrantes, refugiados y niños nacidos en el país que tenían un conocimiento limitado del inglés.

La oficina federal para el Programa de Educación Especial (OSEP, por sus siglas en inglés) “encontró evidencia de un patrón de prácticas en distritos escolares independientes en todo el estado en el que las evaluaciones fueron retrasadas o no se realizaron cuando se sospechaba que los niños tenían una discapacidad porque estos niños estaban recibiendo apoyo para estudiantes con dificultades en clases de educación general”, señala el reporte.

Debido a esa situación, la Agencia de Educación de Texas (TEA) no se aseguró de que todos los distritos estaban identificando, ubicando y evaluando a todos los niños con discapacidad que necesitaban estar en el programa de educación especial y recibir servicios, como lo exige la ley.

“Todos los niños con discapacidad deben tener un acceso apropiada a una educación especial y servicios relacionados para atender sus necesidades específicas”, señaló la secretaria de Educación, Betsy DeVos, en un comunicado. “Demasiados estudiantes en Texas han dejado de recibir apoyo y servicios otorgados bajo la IDEA”.

La investigación federal concluyó que el indicador de 8.5 por ciento en efecto había “resultado en una caída en la tasa de identificación de estudiantes con discapacidades en Texas”.

Ese indicador fue introducido por la TEA en 2004. La agencia argumentó que no era un tope de registro sino una forma de orientar a los distritos para que no catalogaran a estudiantes dentro del programa de educación especial cuando no lo necesitaban.

Desde que el indicador se implementó, el número de estudiantes identificados como niños con discapacidades por las escuelas disminuyó en 32,000 (entre el 2003-2004 y el 2016-2017), mientras que el número de estudiantes en las escuelas texanas creció en más de un millón de estudiantes.

Exigen cambios

En una carta enviada al comisionado de la TEA, Mike Morath, el departamento de Educación destaca que la agencia estatal ya ha tomado ciertos pasos para remediar la situación, como mandar cartas a los distritos recordando que deben identificar a los estudiantes que necesitan educación especial.

La Legislatura pasó una ley que veta que se establezcan puntos de referencia o porcentajes para el número de estudiantes en educación especial.

Pero las autoridades federales destacaron que todavía hace falta más y pidieron a la TEA un plan para corregir la situación en un tiempo acordado por ambos.

Por su parte, el gobernador Greg Abbott exigió en una carta a Morath que un "plan inicial" con un cronograma concreto sea presentado en los próximos siete días.

El comisionado contestó por su parte aseguró que comparte la urgencia de Abbott y que el plan de la agencia "delineará pasos específicos que la TEA tomará para solventar los problemas identificados". Prometió incluir a los padres y a los grupos que velan por los derechos de los estudiantes con discapacidades.

Morath destacó que el año pasado se incorporaron 39 empleados dedicados al área de educación especial y prometió más recursos destinados al entrenamiento y apoyo a los distritos escolares.

En diciembre, la controversia en torno a la educación especial en el estado se avivó cuando la TEA canceló un contraro que había otorgado a dedo a una compañía llamada SPEDx, que se suponía iba a analizar información de los distritos para ayudarlos a mejorar sus programas de educación especial.

Morath señaló que muchos desconfiaban de la empresa por lo que no sería exitosa en su labor.

La directora de educación especial Laurie Kash, quien había sido contratada recientemente, introdujo una queja federal en la que argumentaba que el proceso para otorgar el contrato había sido inadecuado. Al día siguiente, fue despedida, reportó el Texas Tribune.

Kash argumentó que su salida se debió a la denuncia que hizo, pero funcionarios de la TEA sostuvieron que habían puesto fin a la relación laboral porque la directora no les informó que había sido acusada de ocultar el abuso sexual de una niña de años cuando trabajaba en Oregon, señaló el medio.

Morath, quien llegó al cargo en enero de 2016, aseguró el jueves que su prioridad ha sido y sigue siendo "mejorar el desempeño de todos los estudiantes en Texas".

Vea también: