publicidad
Hoy en día la ley de salud exige que los planes de salud cubran los problemas emocionales o mentales de igual forma que las enfermedades físicas.
Reena Pande
Opinión

Jefa Médica de AbleTo.Inc. Cardióloga del hospital Brigham and Women’s de Boston e instructora en la Escuela de Medicina de Harvard.

Atrévete a hablar de tu salud mental: 60% de quienes necesitan ayuda no reciben tratamiento

Atrévete a hablar de tu salud mental: 60% de quienes necesitan ayuda no reciben tratamiento

El estigma que existe en torno a problemas como la depresión o la ansiedad hace que muchas personas carguen con esa cruz en silencio. Pero no hay nada de qué avergonzarse, según lo explica la doctora Reena Pande.

Hoy en día la ley de salud exige que los planes de salud cubran los prob...
Hoy en día la ley de salud exige que los planes de salud cubran los problemas emocionales o mentales de igual forma que las enfermedades físicas.

Las enfermedades mentales y emocionales, incluyendo la depresión, ansiedad y otros desórdenes asociados, no discriminan. Con 300 millones de personas en el mundo que padecen de depresión, la mayoría conoce a alguien con esta condición. Debido al estigma que hay en torno a las enfermedades mentales, muchos enfrentan el problema por su cuenta y se abstienen de buscar la ayuda que merecen. El sistema de salud ha separado durante demasiado tiempo la salud emocional y física. Pero es tiempo de que eso cambie. Llegó el momento de levantar la voz y de tratar a la persona como un todo, porque el cómo nos sentimos emocionalmente, puede tener un gran impacto en cómo sanamos físicamente.

publicidad

Read this article in English

La salud mental y la comunidad latina

La comunidad de hispanos está afectada por problemas mentales en un índice similar a otras poblaciones. Pero no hay duda de que hay grandes diferencias en actitud, estigma, preocupación en torno a la privacidad y acceso a tratamientos de calidad para tratar los problemas mentales. Esta inequidad es un problema por resolver. La asociación sin fines de lucro, National Alliance on Mental Illness reporta que uno de cada cinco adultos en Estados Unidos experimenta un problema mental y 60% de los que necesitan ayuda no reciben tratamiento, pero que los hispanos tienen un acceso a la salud aún menor que otras comunidades.

Debido a estas preocupantes estadísticas, es tiempo de trabajar juntos para buscar una solución.

Many latinos struggle alone with mental disorders.
Many latinos struggle alone with mental disorders.

Los hispanos pueden liderar el movimiento

Muchas entidades del sistema estadounidense están haciendo del cuidado de la salud mental una prioridad. Para 2020 los hispanos serán el mayor grupo minoritario en EEUU, al representar un 15% de la población. No tienes que ser un médico, terapista o experto en salud para formar parte de la solución. Esto es lo que puedes hacer:


  1. Mejorar el acceso al tratamiento: el acceso fácil a atención psicológica de calidad es una barrera de entrada crítica para mucha gente, sobre todo los latinos. Un reporte elaborado en 2001 por Surgeon General encontró que sólo 20% de los hispanos con síntomas de un desorden psicológico hablan con su médico sobre sus problemas: apenas 10% contacta a un especialista en salud mental. Debemos asegurarnos de que los pacientes hispanos tengan acceso a proveedores que entiendan las diferencias culturales que los latinos pueden enfrentar y que puedan ofrecer terapia en español.
  2. Usar la tecnología para mejorar el acceso y calidad de la atención: un artículo reciente de Univision describió el uso de la telemedicina como solución al problema del acceso. Hay buenas investigaciones que apoyan los beneficios de la tecnología para ayudar a pacientes a cuidar su salud y bienestar emocional y a ofrecerles atención en inglés y español. La tecnología puede reducir barreras que hay para acceder a proveedores de habla hispana y mejorar el acceso en zonas del país con poca cantidad de profesionales de la salud mental.
  3. Presionar para obtener cobertura de salud para condiciones de salud mental: hoy en día la ley de salud exige que los planes de salud cubran los problemas emocionales o mentales de igual forma que las enfermedades físicas. Si a un paciente le han negado el cuidado en estas áreas o no ha podido acceder a él, puede introducir una queja a través de una página web ofrecida por el Kennedy Forum. Las respuestas se usan para forjar las políticas públicas e influenciar para tener una legislación que asista a las personas con condiciones de salud mental o abuso de sustancias. Los planes de salud están percibiendo la carga económica de la crisis de salud mental. Décadas de investigación han demostrado el profundo impacto que los problemas emocionales tienen en la salud física, al empeorar los pronósticos, impedir la productividad laboral y llevar a mayores gastos médicos que alcanzan hasta 200 billones de dólares en gastos médicos evitables cada año. Estudios recientes han demostrado que cada dólar gastado en atender problemas de salud mental puede ahorrar hasta cuatro dólares en gastos médicos generales. Tratar la salud mental es bueno para todos.
  4. Combatir el estigma en la red: participando en iniciativas de redes sociales como la campaña Depresión: Hablemos de la Organización Mundial de la Salud, puedes ayudar a eliminar el estigma asociado con la depresión. Reportando el bullying es otra forma en que puedes marcar la diferencia en tu comunidad digital.
  5. Liderar con el ejemplo: si te has visto afectado por la depresión, no tengas miedo de hablar sobre tu experiencia con familiares y amigos. El estigma existe porque se lo permitimos. Si necesitas inspiración. The Mighty y Thrive Global son publicaciones que publican historias personales de famosos y no famosos.

El cambio comienza con nosotros, como una comunidad global, diciendo está bien no estar bien.

publicidad

Acerca del autor

La Dra. Reena Pande es Jefa Médica de AbleTo, un proveedor de salud mental sustentado en la tecnología. Le apasiona la conexión entre la salud física y emocional. Es cardióloga del hospital Brigham and Women’s de Boston e instructora en la Escuela de Medicina de Harvard. Obtuvo su título universitario en Biología en la Universidad de Harvard y un M.D. de la Escuela de Medicina de esa misma institución. También ostenta un Máster en Epidemiología. Vive en Boston junto a su esposo y tres hijos.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es). Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Vea también:

“Yo intenté quitarme la vida”
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad