publicidad
Crunchies

Los 'Oscar de Silicon Valley', una fiesta de la diversidad sin latinos a la vista

Los 'Oscar de Silicon Valley', una fiesta de la diversidad sin latinos a la vista

La industria tech promete mejorar la diversidad de género y racial en su gran noche

Crunchies
Crunchies

Por Diego Graglia @TheDailyDG, corresponsal de Silicon Valley

Los reflectores surcaban el cielo con sus trazos. Los multimillionarios apuraban el paso por la escalinata principal de la Ópera de San Francisco.

Damas de vestidos de coctel y caballeros de smoking se tomaban selfies junto a los brillosos coches híbridos de un patrocinador. Una estrella de la comedia condujo la ceremonia y los ganadores agradecieron emocionados las estatuillas tan codiciadas.

La gala de los Crunchies tuvo todo para ser la noche de los “Oscar de la tecnología”. Pero además, este año, vino con un mea culpa importante: Silicon Valley reconoció en voz alta que la falta de diversidad en sus empresas es un problema.

Aun así, en una noche en que las minorías fueron protagonistas, los latinos no figuraron.

Fue un recordatorio de que esta industria todavía necesita cambiar si quiere dejar de ser vista como un club de hombres blancos privilegiados.

Una noche irónica
“El Área de la Bahía se ha vuelto un lugar muy incluyente”, bromeó desde el inicio la comediante Chelsea Peretti, protagonista de la parodia policial de TV ‘Brooklyn Nine-Nine’. “...tanto para los millonarios... como para los milmillonarios”.

El tono de la fiesta fue así de irónico toda la noche.

En los premios que entrega el blog TechCrunch, Silicon Valley se reúne a celebrar sus logros, pero no quiere que parezca que se toma el premio —un simio que levanta un hueso en alto— demasiado en serio.

publicidad

Por cada smoking o corbata, había diez o veinte camisas de cuello abierto y varios abrigos de capucha, el uniforme del programador de software veinteañero. “No sabía que tenía que vestirme elegante”, comentaba Jelena Jovanovic, una ex empleada de Google yugoslava, de jeans y camiseta, que buscaba conocer gente para promocionar un pequeño ‘drone-pulsera’ que desarrolló con su esposo.

Robert Scoble, uno de los blogueros más famosos del mundo tech, llegó a las butacas de prensa con una gorra donde su apellido estaba escrito en luces que se prendían y apagaban.

“¿Qué c... estás haciendo?”, le gritó Kara Swisher, editora del sitio Recode y una de las periodistas más temidas en el Valle por sus análisis punzantes y tuits ácidos. “Siendo yo mismo”, respondió Scoble, bufonesco. Una joven periodista sentada cerca miraba el diálogo con la boca abierta.

Más allá, alguien disfrazado como el fantasma del logo de la app Snapchat se sentaba en medio del auditorio.

Diversidad, la nueva obsesión
El tema de la noche fue la diversidad, incluso a través de un nuevo premio.

Peretti bromeó que el mismo nombre de esa categoría, ‘Incluir la Diversidad’, mostraba que Silicon Valley lo toma como una obligación a cumplir.

Cuando la aplicación de comunicación entre equipos de trabajo Slack ganó el premio a la startup que crece más rápido, el primero de la noche, cuatro ingenieras afroamericanas subieron a recibirlo. Fue un gesto político que la audiencia recibió con un aplauso y muchos tuits que destacaron el hecho.

publicidad


“Hay muchas cosas que son clave en el éxito de Slack”, dijo una de las ingenieras. “La diversidad y la inclusión no son menores entre ellas”.

Slack, cuyo CEO Stewart Butterfield también ganó el premio al fundador del año, es una de las compañías que más se ocupa de publicar datos demográficos sobre sus empleados. En su último reporte, hace unos días, dijo que tiene 9% de mujeres de color y 5,6% de latinos entre sus ingenieros. También reportó que hay 43% de mujeres entre sus gerentes, una cifra mejor que el promedio de la industria.

Enseguida, el premio a la organización con mayor impacto social fue para Code.org, que impulsa la enseñanza de computación en las escuelas, con énfasis en niñas y minorías.

Así, el gran arranque de los Crunchies fue una fiesta de la diversidad. ( El resto de los ganadores está aquí).

Cifras desalentadoras
Sin embargo, los latinos brillaron por su ausencia.

No había ninguno entre los nominados. (Ni tampoco entre los presentadores, que eran figuras de la industria y periodistas de TechCrunch).

Esto quizás es una muestra de la poca presencia que tienen en la industria en general. Son 6% de los profesionales y técnicos de empresas tecnológicas y 5% de los empleados jerárquicos, según un análisis que publicó en noviembre la revista Wired.

publicidad

Claro que los afroamericanos se quedan en 3% y 2% en esos rubros. Las mujeres son 24% y 25%.

Las cifras que publica cada empresa muestran que, en general, Silicon Valley tiene mucho trabajo pendiente en este tema.

Tres de cada cuatro de los empleados jerárquicos de Apple son hombres, según su último reporte de diversidad. 43% de los empleados y 49% de los gerentes y ejecutivos son hombres blancos.

Facebook reportó el año pasado que tiene 32% de mujeres, 4% de latinos y 2% de afroamericanos.

Google tiene 30% de mujeres, 3% de latinos y 2% de afroamericanos.

Twitter — 34% de mujeres, 4% de latinos, 2% de afroamericanos— ha enfrentado renuncias de ejecutivos afroamericanos por su falta de diversidad.

¿En la dirección correcta?
Estas compañías apenas empezaron a publicar sus estadísticas hace un par de años y, cada vez que lo hacen, prometen seguir impulsando una fuerza de trabajo más diversa.

El énfasis de la fiesta de los Crunchies pareció mostrar que Silicon Valley va caminando en esa dirección.

“Es un honor recibir este premio por primera vez”, dijo Kimberly Bryant, de la organización para enseñar programación a jóvenes afroamericanas Black Girls Code, cuando ganó el premio ‘Incluir...’.

Pero agregó: “Quisiera que hubiera cinco premios de éstos porque todos los nominados merecen reconocimiento por lo que hacen”.

Los otros nominados fueron:

publicidad
  • Laura Weidman Powers, de Code 2040, que busca generar una oferta de programadores de minorías para que las empresas los contraten.
  • Erica Baker, ingeniera de Slack y propulsora de la publicación de las estadísticas internas de diversidad.
  • Joelle Emerson, de Paradigm, un grupo que asesora a las empresas en temas de diversidad.
  • Kortney Ryan Ziegler, fundador de Trans*H4CK, un programa para incluir a personas transgénero en la industria tech.

“Todas estas piezas son importantes”, dijo Bryant. “El trabajo que hacemos es crear la oportunidad para que dentro de unos años este premio ya no haga falta”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
preview
Video: Policía londinense responde a reportes de un supuesto tiroteo en ‘Black Friday’
preview
El videíto: Esta familia volvió a los 70 para celebrar su cena de Acción de Gracias
publicidad